¿Estás criando huérfanos emocionales?

Redacción bbmundo · 24 abril, 2019

¿Fuiste un niño que a pesar de tener a sus padres, se sentía solo? Podrías repetir el patrón y estar formando huérfanos emocionales, ¡identifícalos!

huérfanos emocionales

¿Quién de ustedes sabe cómo está su hijo emocionalmente? ¿Has oído hablar de los huérfanos emocionales? Esos niños, que aún teniendo a sus dos padres, se siente emocionalmente solos y vacíos.
Conoce todas las consecuencias a futuro que cargan estos niños
Si ahorita ustedes tienen broncas para relacionarse con su pareja, problemas de salud, viven con miedos, etc, seguramente fueron huérfanos emocionales de sus padres, y les vamos a dar 10 tips para evitar que sus hijos se sientan solos.

Las consecuencias de ser huérfanos emocionales

**REPRODUCIR EN EL REPRODUCTOR

 

 

¿Qué son los huérfanos emocionales?

 

Estamos hablando de hijos huérfanos de padres vivos. La emoción de sentirnos amados, deseados, protegidos por nuestros padres es “algo” latente y que no termina ni cuando somos adultos ni cuando ellos mueren, simple y sencillamente porque es una necesidad del alma, emocional.

Hay muchos niños que son huérfanos emocionales, sus padres existen y creen que hacen lo mejor que pueden con las herramientas que tienen…

 

También: ¿Tu hijo es un huérfano digital?

 

¿Qué tan importante es que uno de los padres falte?

 

La presencia tanto del amor paterno y materno es igual de importante. Ninguno sustituye al otro. Para que todos alcancemos la madurez psicológica, es necesario que sepamos quiénes han sido nuestros padres -papá y mamá- para descubrir nuestro origen y respondernos la cuestión –“¿de dónde vengo?”- y así reconocer nuestra propia identidad –“¿quién soy?”.

 

¿Qué consecuencias tiene la orfandad emocional?

 

Un niño o niña debilitado, o que es rechazado por sus compañeros o lo contrario, que para ser aceptado necesite ser agresor para sobrevivir en un entorno.

o No hay sensación más espantosa que saber que nuestros padres viven y que no contamos para nada con ellos.
o Nuestro sentido de pertenencia y de seguridad sencillamente no existe y eso nos hace ir por la vida inseguros e incompletos.
o Se vive una soledad interior difícil de describir. Es como si trajéramos un vacío que a fuerza “necesitáramos” colmar y generalmente buscamos llenar con personas que no nos convienen.
o Cuando hay abandono por parte del ser que estaba supuesto a cuidarnos y amarnos incondicionalmente, esas huellas quedan profundamente impresas en lo más sensible de nuestro ser y difícilmente podremos vivir una vida plena.
o Es por eso por lo que a los hijos no se les puede amar solo a distancia porque el amor no solo se habla, se demuestra, se modela. No bastan las palabras cariñosas, hay que ponerles vida y acción.

Por otro lado: ¿Cómo es el proceso de adopción en México?

 

Consecuencias que viven los huérfanos emocionales

 

1. En la infancia: miedo, soledad, sensación de abandono, ansiedad, niños muy inquietos o todo lo contrario muy retraídos y aislados, no sentir pertenencia, inseguridad, problemas para relacionarse.
2. En la edad adulta: cuando se pasa por situaciones difíciles se experimenta miedo y dolor irracional, terror a la soledad, y al abandono. El corazón duele y hasta podemos llegar a sentir ansiedad y depresión. Buscaremos desesperadamente el “pertenecer” y hacer más allá de lo necesario para agradar a los demás con el fin de ser aceptados y tomados en cuenta.
3. Falta de arraigo, sentido de pertenencia e inestabilidad emocional.
4. Complejo de inferioridad.
5. Falta de modelos a seguir.

 

Además: 7 heridas de las hijas que no se sienten queridas por su madre

 

En las relaciones de pareja:

 

o Cuando uno de los dos, es huérfano emocional del padre o de la madre, va hacia la relación de pareja desde la necesidad de que el otro llene ese vacío, de tal manera que no se relaciona desde la horizontalidad, sino que pone a la pareja de padre o madre y a la vez de hijo o hija.
o Cuando hay herida de abandono, cuesta mucho trabajo relacionarse, porque por un lado la persona quiere pareja, aunque por otro lado tiene miedo de volver a ser abandonada, entonces sale corriendo por miedo. Es decir, por un lado quiere pareja, aunque por otro la rechaza.

En la salud:

 

o Si bien muchas enfermedades se encuentran en disonancia con nosotros, se hallan en resonancia con el padre o la madre excluido o incluso con resentimiento.
o A menudo una enfermedad mira hacia uno de los padres excluidos.
o Si junto con esta enfermedad contemplamos a la madre o al padre excluido y le damos un lugar en nuestra alma y en nuestro corazón, la enfermedad cumplió con sus servicio tal vez se pueda retirar.

Por otro lado: ¿Cómo evitar que tu hija termine en una relación narcisista?

 

10 tips

 

1. El amor entre los padres, es clave para no crear huérfanos emocionales, si los hijos pueden amar por igual a los padres, independientemente de su situación, se podrá evitar.

2. Si los padres por la razón que sea, se separan, no quitarle el derecho a la pertenencia a la familia de origen de los padres. Esto arraiga al hijo

3. No desahogarse de los problemas de la relación de pareja, ni hablar mal de la pareja con el hijo

4. No permitir que el hijo se ponga por encima de los padres. Es decir, que el hijo se vuelva sustituto de pareja de uno de los miembros, o que el hijo se vuelva sustituto de padre o madre de uno de los miembros, que el hijo se vuelva rescatador de uno de los padres.

5. Cuando uno o ambos padres tienen problemas de salud o adicción, no permitir que el hijo cargue con el destino de esté miembro de la familia. Mucho menos con sus responsabilidades porque al delegarle cosas que no le corresponden, creas huérfanos emocionales

6. Evitar cueste lo que cueste, las preferencias por uno de los hijos, dando pie a “las hijas de papá y a los hijos de mamá”.

7. Cuando vean debilidad en el hijo o que tiene problemas para relacionarse, que se revisen los padres a quien de ellos les falta su padre o su madre en su corazón. Pues es aquí donde el hijo carga con el asunto por amor a uno de los miembros.

8. Cuando el padre o la madre están separados, no posponer rehacer sus vidas con el pretexto “por los hijos”, sino el hijo tampoco podrá tener acceso a la felicidad, la culpa de ser feliz a costa de la desdicha, soledad o falta de prosperidad de uno de los miembros se lo impide.

9. Permitir que el hijo ame a sus abuelos de ambos lados, tanto como quiera, sin que ocupe el lugar de uno de ellos, para con su padre o madre.

10. Cuando hay asuntos de salud, que los padres se revisen a ver por quien de ellos o de la familia de origen, el niño somatiza.

Ficha Álvaro Medina