Honestamente ¿a cuántos de ustedes les gusta su letra? La verdad es que durante mucho tiempo, tener una letra bonita, ha sido uno de los objetivos que los papás exigen a los hijos, pero ¿por qué?.  Aquí te explicamos por qué no debes preocuparte tanto porque tu hijo tenga una letra bonita y cómo es el cerebro de los niños que tienen letra fea.

¿Por qué los niños que tienen letra fea y qué significa?

 

Investigadores han comprobado que los niños con letra fea, son más inteligentes y tienen una agilidad mental mayor, a la que tienen una excelente caligrafía.

Uno de estos estudios es el que organizó la Universidad de Illinois, Accuracy in Handwriting, as Related to School Intelligence and Sex, donde 105 maestros de la escuela Worcester, Massachusetts, presentaron cuatro conjuntos de muestras representativas escritas por los alumnos, en este caso notaron que aquellos niños con letra fea tienen un coeficiente intelectual más alto y esto se le atribuye a que cuando escriben el cerebro trabaja más rápido que sus manos. 

El estudio donde dividieron las muestras en: los niños con mejor caligrafía; con peor caligrafía; alumnos habilidades mentales y alumnos con bajas habilidades mentales.

En esta división se encontró que la mejor caligrafía correspondía a los «buenos» alumnos, mientras que la mala caligrafía la realizaban los peores alumnos. De igual forma, el mayor porcentaje de aquellas que tenían buena caligrafía eran niñas y no niños.

Sin embargo, se detectó que los niños que tienen letra fea es porque son más rápidos y tienen otro tipo de agilidad mental. De igual forma, para estas personas es más importante la información procesada en ese momento que el esfuerzo en poner una letra bonita. Esto hace referencia a la teoría de Howard Gardner, creador de la teoría de las Inteligencias múltiples  quien establecía que el cerebro trabaja más rápido que las manos, menciona que  hay varias formas de aprender donde se miden diversas áreas y habilidades.

Como sabemos, la escritura no es un proceso sencillo. Muchos de nuestros hijos incluso necesitan acudir con terapeutas porque se les dificulta este tipo de entrenamientos manuales. Pero ¿qué les está afectando?

Presionar al niño

Si tu hijo no tiene una letra preciosa, seguramente tú y el maestro, se la pasan regañándolo para que tenga una letra «bonita», pero ¿qué es bonita o para quién? Te lo pregunto,  ¿no es más importante que de verdad aprenda a que tenga una letra hermosa y no aprenda nada?

No lo compares con nadie, ayúdalo a realizar ejercicios para que mejore la caligrafía, pero que no sea el objetivo principal de su vida ya que, entre más lo criticas o lo comparas, más lo aborrecerá y se bloqueará.

La introducción temprana de la lectoescritura

Todo padre quiere que su hijo sea el mejor de la clase, el más listo. En este intento lo que hacemos es empeorar las cosas ya que, lo metemos a cursos o les metemos herramientas para que aprendan antes y no sabemos que no están preparados ni sus cerebros, ni sus habilidades motrices. Esto ocasionará que se van a entorpecer su aprendizaje.

Obligarlo a que siga un patrón

No dudamos que sea importante tener una letra bonita, pero muchas veces confundimos esto con obligar a nuestros hijos a que sigan un patrón de lo que nosotros creemos que debería ser y esto ocasiona que el niño bloquee su personalidad.

Ahora ya sabemos que los niños que tienen letra fea no son menos inteligentes que otros; sin embargo, es importante que si quieres que mejoren su caligrafía, los apoyes y animes a hacerlo, sin cometer los tres errores que comentamos arriba.

 

También lee:
→¿A qué edad tiene que pronunciar correctamente?
→Las clases en línea incrementan el ojo seco en niños
→Mi hijo no pronuncia bien la «r» ni la «rr»