Técnica Pomodoro, método para que los niños aprendan a estudiar

Redacción bbmundo · 1 septiembre, 2020

Si las horas de lectura no funcionan y se aburre fácilmente, te contamos sobre la técnica Pomodoro para que tu hijo de verdad aprenda.

Si a tu hijo le cuesta mucho retener información a la hora de estudiar, te queremos platicar de la técnica Pomodoro, una opción para que los niños aprendan a estudiar y memorizar desde la comodidad de su casa.

Técnica Pomodoro para que los niños aprendan a estudiar

Como sabemos, prestar atención no es sencillo y mucho menos ahora que las clases se han convertido  en 100% online y, queramos o no, las distracciones de la casa son mayores si no tenemos orden.

Para ayudar a tus hijos, te contamos sobre la técnica Pomodoro, una forma de estudiar en menos tiempo, retener más información y por lo tanto sacar mejores notas, que es el ideal de los padres; aunque recuerda que eso no siempre es sinónimo de que en verdad aprendió. Un número no lo es todo.

Historia de la técnica Pomodoro

Este famoso método surgió de Francesco Cirillo en la década de los 80, para sus alumnos de universidad.  Sin embargo, adaptándolo a los niños es bastante útil para ellos. Para esto, lo ideal es empezar por un buen ambiente para estudiar, sin distracciones como televisión o juguetes.

La técnica se divide en dos fases de estudio separadas, y otras dos de descanso. Esta técnica se refiere a días de estudio más intenso, antes de un examen. Ideal para los fines de semana. Dependiendo de la edad de tu hijo, cada porción equivale a unos minutos de estudio determinados. Si tu hijo tiene entre 6 y 8 años, cada porción equivale a 20 minutos.  Si tiene entre  y 11, la porción es de 40 minutos. También ten en cuenta de la capacidad de concentración de tu hijo.

El paso al paso

La técnica Pomodoro, equivale a una hora de estudio dividida en cuatro: dos partes de estudio y dos de descanso. Imagina un círculo dividida en cuatro.

1. Primero cuál es el objetivo, ¿qué tema te interesa que estudien? Usen cronómetros para marcar el tiempo determinado en que van a estudiar y va a finalizar este primer momento.

2. Ya sonó el timbre y entonces estamos en el segundo tiempo, tiempo de descanso, deja que jueguen  y se distraigan, pero este no debe ser mayor a 10 minutos en caso de los chiquitos y 5 minuto para los más grandes.

3. En el tercer periodo no estudiaremos otro tema, sino es de repaso. Retomemos 20 minutos para repasar y comprobar que tu hijo retuvo la información que obtuvo en el primer periodo.

4. El cuarto y último paso es de descanso, disfrutar el resto del día.

Como ya vimos, la técnica Pomodoro, consiste en alternar el descanso con el estudio y hacerlo como algo divertido. Recuerda que puedes repetir este ciclo, dos veces al día y en diferentes materias.