Las mañanas pueden ser caóticas, lo sabemos, y más con el regreso a las aulas; sin embargo, es importante verle su lado positivo y aprovecharlo. Aunque muchos papás prefieren y pueden llegar a la escuela, en auto, te queremos explicar por qué es ideal que lo dejes unas cuadras lejos y aproveches los beneficios de ir a la escuela caminando con tus hijos.

¿Por qué tienes que ir a la escuela caminando con tus hijos?

1. Les da felicidad

Ya sabemos que caminar tiene grandes beneficios en la salud, pero está comprobado que los niños que caminan hacia la escuela o incluso se trasladan en bici o patines, les aporta diversión y les genera oxitocina, lo que les permitirá cambiar de actitud a una más positiva antes de iniciar las clases. Lo ideal es hacerlo 20 minutos antes, pero ¿por qué no empiezas con 5 minutos?

2. Les da seguridad

Entre los beneficios de ir a la escuela caminando con tus hijos, está también el desarrollo de la independencia y la libertad. Los niños pueden tomar más decisiones sobre su viaje que en el automóvil. Pueden elegir detenerse y mirar algo en el camino y pueden comenzar a tomar decisiones sobre la seguridad vial.

Por otro lado: Por esto los niños alemanes reciben un cono de cartón en su primer día de escuela

3.Mejora su relación

Estos 5-20 minutos que te permitas caminar a lado de tu hijo, te permitirá desarrollar una mejor relación con ellos. Olvídate de darle consejos como «échale ganas a la escuela», «hazle caso al maestro». Mejor pregúntale sobre sus emociones, canten juntos, cuenten chistes o platiquen sobre su película favorita. Estos minutos pueden ser la puerta para mantener un lazo afectivo sano entre familia.

No importa que tan chico esté y que no pueda comunicarse como los adultos, un bebé dice muchas cosas con sus gestos y si no está dormido, puedes aprovechar para cantarle o platicarle cuánto lo amas. Te aseguramos que el beneficio neurológico es increíble.

4. Se sentirá apoyado

Un abrazo estimula el desarrollo de la dopamina, la hormona del placer; de igual forma genera oxitocina, lo que reduce los niveles de cortisol y por lo tanto tienen menos estrés. Es por esto que un abrazo de mínimo 15 segundos, será ideal para que tu hijo se relaje y pueda aprender más durante las clases.

Sin embargo, quedarte hasta que entren al salón o te pierdan de vista, les hará sentirse seguros y apoyados.

Revisa: Esta escuela pone a niños a cocinar y planchar como parte de las clases

5. Aprenden más

Varios estudios han documentado los beneficios de ir a la escuela caminando con tus hijos, entre ellos que mejora el rendimiento académico. Los niños que caminan, muestran un mayor rendimiento académico, un mejor rendimiento cognitivo, una mejor fluidez en la lectura y un mejor funcionamiento ejecutivo.

Y como dato curioso, un estudio que se enfocó en niños con trastornos de atención encontró que solo 26 minutos de actividad física diaria aliviaron significativamente los síntomas del TDAH en niños de primaria.