Así reaccionan los niños ante la muerte de un familiar cercano

Karina Trápaga · 5 abril, 2017

Entre el 4% y 7% de los niños han sufrido una experiencia de muerte de sus padres antes de la edad de 16 años.

como enfrentar la muerte los ninos

El duelo es un proceso simbólico emocional, tiene que ver con un desprendimiento de un objeto o de una persona. Es importante ligar el duelo con una pérdida, sin embargo no ante toda pérdida  existe un duelo. 

En términos de frecuencia, diversos autores han estimado que entre el 4% y 7% de los niños han sufrido una experiencia de muerte de sus padres antes de la edad de 16 años.Pero esto obviamente es mucho mayor cuando hablamos de una pérdida por separación de los padres .

Los niños y adolescentes suponen que esto les traerá una pérdida en cuanto al contacto principalmente con uno de ellos y por lo tanto pueden sufrir un duelo. Además, la pérdida inicial potencialmente conduce a más pérdidas como amigos, el hogar, la escuela, la comunidad y algo muy importante: la estabilidad.

Es importante no minimizar y pensar que todo va a pasar y continuar como si no hubiera pasado nada . Hay que observar y ver si hay cambios  como :

*Baja de apetito o comer de más por ansiedad

*Miedos

*Problemas para dormir

*Aislamiento

*Problemas de conducta

*Irritabilidad entre otros

Otros aspectos no tan evidentes pero que pueden llevar al niño a un sufrimiento por una pérdida son el cambio de colegio, la pérdida de un objeto; ya sea un muñeco que es un elemento de seguridad y de transición, (un coche, anillo etc) y que tuviera un valor simbólico especial.

De suma importancia a considerar y que muchas veces no le damos la importancia que debiera es la marcha de una de las cuidadoras del menor, con la que estaban especialmente vinculadas. Asimismo la llegada de un hermanito el cual le quita el lugar de rey y tiene que compartirlo y esto es mucho más fuerte cuando pasó mucho tiempo entre uno y el otro (4 años o más ). Esto podría incluirse dentro de una pérdida de status.

Los factores que afectan el poder lograr la adaptación a una pérdida son :

1.-La edad del niño en el momento de la pérdida y el grado de apego.

2.-Las características de la pérdida ; si es repentina, lenta o violenta.

3.-La sensibilización y ayuda de los miembros de su alrededor

4.-Si no es la primera pérdida, la experiencia y actitud que ha adquirido a través de la observación y la reacción de sus padres, compañeros y  otros adultos .

Lo mejor y más conveniente es buscar asesoría o atención psicológica de un profesional , no esperar a que la situación se agrave y se empiecen a conflictuar otras áreas de su desarrollo. Cuando hay este tipo de eventos es muy frecuente que el niño o adolescente se sienta culpable, elabore fantasías al respecto y arrastre complicaciones emocionales o sufrimiento durante mucho tiempo.

¿Te gustó esta nota? Califícala
no me gustópuede mejorardos tresme gustame encanta (2 votes, average: 5,00 out of 5)
Loading...