¿En qué debes fijarte a la hora de comprar un protector solar para niños?

Guadalupe Camacho · 5 junio, 2020

El sol que tomen hoy, condiciona el desarrollo de cáncer de piel cuando sean adultos, te decimos en qué fijarte para comprar un protector solar para niños.

Los protectores solares no son una moda, sino una herramienta que debes utilizar para proteger a tus críos del impacto negativo del exceso del sol. La ciencia médica dice que un niño que sufrió una quemadura solar tiene 13% más riesgo de desarrollar cáncer de piel en el futuro. Pero ¿cómo saber cuál es el mejor? Te decimos en qué fijarte a la hora de comprar un protector solar para niños.

El mejor protector solar para niños es…

“Los niños están más expuestos al daño solar frente a los adultos, puesto que los peques toman recreo y hacen educación física en las horas donde el sol es más intenso (entre las 11 de la mañana y las 3 de la tarde), además ellos pasan más tiempo en parques, jardines, excursiones, patios escolares y actividades en la calle”, refiere el dermatólogo pediatra, Alejandro García Vargas, secretario de la Fundación Mexicana de Dermatología.

¿Cómo lo protejo?

Existen dos formas de proteger a tus críos. Puedes utilizar protección solar física y química, la primera son sombreros, gorras, playeras y blusas de manga larga, lentes oscuros y ropa de algodón (esta fibra permite que la sudoración sea la adecuada).

Por otro lado: Cambios más importantes de la piel durante el embarazo

Pero también debes protegerlos con protectores solares para niños que eviten al sol penetrar la células de la piel, especialmente porque los menores aún no tienen madura la melanina, pigmento oscuro que se encuentra en algunas células del cuerpo y que produce la coloración de la piel, el pelo y los ojos.

“Los niños nacen con un tono de color distinto en la piel y en los ojos del que tendrán en su vida adulta, porque su melanina aún está desarrollándose, entonces es cuando más se debe proteger”, explica el entrevistado.

¿Qué factor de protección es el ideal?

El entrevistado explica que no se debe poner protector solar en niños menores de seis meses puesto que los químicos del los productos aún son muy agresivos para edad edad. Por eso se recomienda que solo se de protección solar física (con la ropa y gorras).

Revisa: 3 productos para cuidar tu piel durante el embarazo

A partir de los siete meses, ya es posible utilizar el protector y se deben utilizar incluso, dentro de la casa y más, si pasan tiempo frente a las pantallas. Antes de usarlo, sigue estas recomendaciones:

  1. Compra un protector solar especial para niños, pues son dermatológicamente probados.
  2. El factor de protección solar debe ser 50, no menor porque no lograrán cuidar adecuadamente la piel de los más pequeños.
  3. Mira que sea una marca reconocida, evita comprar estos productos elaborados de forma artesanal, pues no hay garantía de su efectividad.
  4. Si vas a la playa usa los que son a prueba de agua, pues garantizan su protección por 80 minutos, después debes colocarlo nuevamente.
  5. Para la cuidad utiliza los que son resistentes al agua, puesto que tus hijos podrán sudar y aún así tener protección efectiva.
  6. Hay presentaciones en crema, spray o gel, selecciona el de tu preferencia.
  7. Nunca apliques el producto directo en los ojos, nariz o boca, tampoco en los genitales, pues irritarán la zona.
  8. Lee las instrucciones puesto que algunos se aplican cada 40 minutos, otros cada tres horas.
  9. Enséñale a tu hijo la importancia de utilizar un protector solar, para que crees hábitos de uso en ellos.
  10. Lleva tu hijo con el dermatólogo cuando veas una mancha (lunar o peca) que está creciendo o cambiando de color.

También: Cuidados básicos para mantener sana la piel del bebé

El Lucile Packard Children´s Hospital en Stanford recomienda estar alerta ante el cáncer de piel cuando:

  • Tengas antecedentes familiares de cáncer de piel
  • Estés mucho tiempo bajo el sol
  • Hayas presentado quemaduras de sol
  • Tengas en tu cuerpo muchas pecas o más de 50 lunares
  • Tengas lunares atípicos (que crezcan)
  • Hayas recibido radioterapia en el pasado
  • Tomes un medicamento que deprime el sistema inmunitario (como los usados tras un trasplante de órgano)