Muerte súbita en bebés y niños. ¡Actúa a tiempo!

Felipe Hernández · 23 septiembre, 2015

Reaccionar a tiempo puede ayudar a salvarle la vida.

Si un deportista pierde el conocimiento y se desvanece en la pista, o alguien amanece sin vida en su propia cama, solemos pensar que se debió a un infarto, pero ahora se sabe que puede ocurrir por un problema eléctrico del corazón sin que éste se detenga (y no sólo en adultos). ¿Qué es la muerte súbita? Es cuando el corazón deja de bombear sangre y se pone en peligro la vida aunque no deje de latir. La American Heart Association señala que cada 90 segundos una persona (bebé, niño o adulto) muere de un paro cardiaco fuera de un hospital. ¿Por qué sucede? Debido a una alteración en la conducción eléctrica del corazón, lo que provoca trastornos letales del ritmo cardiaco como la taquicardia ventricular (TV) sin pulso y la fibrilación ventricular (FV). Esto pasa en personas que aparentan una salud plena y no dan señales de alguna enfermedad cardiaca. No se conocen las causas exactas, pero se relaciona con una predisposición genética. ¿Cómo se da? La conciencia se pierde súbitamente porque el corazón deja de bombear sangre y la respiración está ausente o jadeante (agónica). ¿Qué hacer? Una RCP (reanimación cardiopulmonar) es vital para atender la urgencia de un trastorno en el ritmo cardiaco. Al brindar lo antes posible las Compresiones Inmediatas Efectivas (CIE) se restablece la circulación espontánea, con lo cual no se pierde tiempo mientras llega el servicio médico. También es recomendable tener en casa un oxímetro de pulso (o en las escuelas) para medir el nivel de oxígeno que transporta la sangre, que debe ser de 94%, en niños aparentemente sanos. Si es menor de 85% hay que acudir al médico. Con estos pasos ayuda a restablecer la circulación espontánea para que el corazón vuelva a latir.
  • En niños de 1 a 8 años
  1. Revisa el pulso: debes notarlo en máximo 10 segundos
  2. Si no, pide una ambulancia al 065 o 066
  3. Entrelaza los dedos con los nudillos hacia arriba
  4. Ubica el esternón (al centro de los pezones) y coloca la palma de tu mano o ambas
  5. Empieza a dar compresiones con profundidad de 5 cm para garantizar que se bombeé sangre
  6. Permite el regreso del tórax hacia arriba y evita interrupciones
  7. Al comprimir, hazlo durante máximo 4 minutos al ritmo de la canción Stayin’ Alive de los Bee Gees
  • En bebés de 0 a 12 meses
  1. Checa el pulso: debes percibirlo en menos de 10 segundos
  2. ¿No lo sientes? Llama a una ambulancia
  3. Con los dedos rectos (medio + índice o medio + anular) ubica el esternón
  4. Comprime con ellos 4 cm hacia abajo
  5. Sigue el ritmo de Stayin’ Alive
  6. Permite el regreso del tórax y evita interrupciones
 

¿Te gustó esta nota? Califícala
no me gustópuede mejorardos tresme gustame encanta (20 votes, average: 4,30 out of 5)
Loading...