Revista bbmundo

Suscríbete
Síguenos
Facebook
Twitter
Google +

Buenos hábitos alimenticios

Durante su primer año de vida, notarás que tu bebé come muy bien y muestra aceptación a intentar nuevos sabores y texturas pero pasado ese tiempo, y quizá hasta los cinco años, atravesará por un etapa en la que la comida pasará a segundo plano y le será más “necesario” descubrir el entorno que sentarse a la mesa, tranquila, es completamente normal.

Debido a esta situación, crear hábitos positivos de alimentación es una parte fundamental en su desarrollo y de ello depende que cuando sea adulto, sepa reconocer lo qué es sano y no, tanto en ingredientes como en rutinas a la hora de comer. Por eso creamos algunos tips que te podrán ayudar a lograr el cometido.

1. Haz que todos participen y eviten las golosinas
Si tienes identificados cuáles podrían ser “los tropiezos” del balance (dulces, pasteles y refrescos) procura no comprarlos y menos consumirlos a escondidas de él. Tarde o temprano podría descuidarte y el mensaje sería incongruente. Lo mejor es que no los incluyas en tu despensa y en vez de eso, optes por dárselos como premio una vez a la semana. Habla con los maestros y pídeles que te apoyen supervisándolo en la escuela.

2. Ofrécele siempre una alimentación completa
Independientemente de que pruebe o no todo lo que le das, es primordial que siempre vea lo que es saludable por lo que cada una de sus comidas debe incluir un cereal (arroz, pan, pasta, tortilla, etc.) una fruta o verdura y un alimento de origen animal o leguminoso (carne, frijoles).

3. Genera el espacio correcto
El lugar y el ambiente familiar que crees alrededor de las horas de comida son rutinas alimentarias importantes que determinan muchas veces, la cantidad y calidad de lo que consume. Establece como regla uno o dos lugares para hacerlo, apaga la televisión y recuérdale que los juguetes deben quedarse en su cuarto; todo esto para no restarle atención a los platos que de preferencia, debes presentárselos atractivamente.

4. Foméntale el ejercicio como parte de su día a día
Además de que es bueno para su salud, al realizar actividades físicas de acuerdo a su edad, su apetito se incrementará y será más fácil que acepte lo que le ofrezcas. En caso de que aún no hayas terminado de cocinar, tenle a la mano un plato con fruta o rollos de jamón con queso.

Recuerda que los hábitos que le inculques lo acompañarán siempre y por eso lo mejor es que los adopte desde los primeros años de vida.

 

Artículos relacionados