Sin miedo a educar

Vidal Schmill · 8 noviembre, 2017

Disciplinar a tu hijo no tiene que ser un acto de crueldad. Aprende más sobre disciplina inteligente.

Este nuevo siglo terminó siendo el de los niños, de los hijos. Ahora es tiempo de los padres. El escenario está poblado solo en un sector, el de los jóvenes. El otro sector está vacío. Que entren lo padres. Los hijos esperan.

  • Nuestro siglo es el siglo de la permisividad: Por miedo y no por bondad surgieron los padres permisivos. No por eso lograron diálogo y afecto. Más bien al contrario, incomprensión, distanciamiento y mucho resentimiento recíproco. Todo esto por miedo a comprometerse.

 

  • Si hay relación, debe haber reglas: La relación entre padres e hijos no se salva de esta regla de las relaciones interpersonales. Cuando uno es claro en su intención educativa, deja de tener miedo y comienza a confiar y a transmitir confianza.

 

  • El arte de ser padres, significa dejar de ser indispensables lo antes posibles (Norma Alonso): Tu intención no debe ser lograr su felicidad, sino que sean aptos para vivir SIN TI.

 

  • Decimos felicidad pero queremos hijos inteligentes, exitosos. Y no es lo mismo: Decimos bienestar pero pensamos en electrodomésticos y gadgets, viajes al exterior, estatus social. No es bien-estar.

Hay mucho mal-estar en tanto bienestar (Freud)

  • Tenemos miedo de amar, miedo de educar, miedo de hablar, miedo de actuar: Y si el chico tiene problemas, corremos al especialista. Le entregamos el hijo a otro, que sabe más, para que se ocupe de él y nos ayude a hacerlo feliz. Eso es miedo a educar.

 

  • La vida no es programable y menos la de un hijo: Tu hijo no es bonsái. Deja de temer que sea una planta salvaje.

 

  • Hijos criados en un marco de anomia (no ley) de aparente comprensión, de aparente dulzura, pero que en el fondo constituyen el empaque de una caja de chocolate vacía: Padres con miedo a educar, en un gran espacio de libertad sin normas, sin posiciones claras, sin compromisos. Esa libertad se convierte en vacío.

 

  • ¿Dónde esconderse del vacío? Droga de la evasión y evasión de la droga. Una secta religiosa. Grupos con jefes autoritarios que ordenen qué hacer, qué sentir, a qué ser fiel. Variaciones de fascismo en partidos, grupos o pandillas. Fanatismo. Los hijos criados por padres con miedo, incapaces de libertad y por tanto de decisión, se buscan otros padres definitivos. Cumplir órdenes es un descanso para la libertad. Un mundo prefabricadamente feliz es un mundo de repeticiones. Lo que se repite se vuelve verdad.

 

  • El miedo a los hijos deriva del miedo a la sociedad: La sociedad lo ordena todo. Dese el desayuno hasta el tipo de orgasmo que debo tener, y cómo debo pasear al perro. Ya no digamos cómo educar a los hijos. Lo genial del hombre es que puede salirse del libreto social y crear. 

Educar es equilibrar la espontaneidad con un marco. Es Picasso enmarcado.

Aprende más sobre educación y berrinches con Vidal Schmill en nuestro #Masterbbmundo "Escuela de supermamás". 

Inscríbete aquí 

 

¿Te gustó esta nota? Califícala
no me gustópuede mejorardos tresme gustame encanta (4 votes, average: 4,75 out of 5)
Loading...