Síguenos
Facebook
Twitter
Google +

Las mujeres que dan pecho

Se olvidan de la osteoporosis

Imagina que puedes evitar una fractura de cadera ¡a los 70 años! Una investigación en Sidney realizada a mujeres de 65 años señala que entre el 20 y 25% de ellas son hospitalizadas por fractura de cadera y, a causa de esto, el 16% muere durante los próximos seis meses. Según el estudio, hay una relación entre la duración de la lactancia con el bajo riesgo de sufrir osteoporosis en la menopausia.

Motivo: Durante esta etapa el metabolismo cálcico se acelera y se movilizan los depósitos óseos, este aumento en la sangre se utiliza para la producción de leche. Sin embargo, para evitar la pérdida de este nutrimento crece la absorción y a largo plazo las mujeres que dieron pecho pueden evitar algún daño en los huesos.

•    Disminuyen el riesgo de padecer diabetes tipo II

Un estudio realizado por la Universidad de Pittsburg y publicado en el American Journal of Medicine, demostró que amamantar reduce a la mitad el riesgo de que las madres desarrollen diabetes tipo II.

Después de cuestionar a 2 mil 233 mujeres de entre 40 y 78 años de edad sobre si habían amamantado alguna vez en su vida o no, el 56% lo hizo durante un mes y del grupo que no había lactado, el 27% desarrolló diabetes tipo II.

La doctora Eleanor Bimla Schawarz, quien participó en el estudio, señaló que si bien la dieta y el ejercicio ayudan a reducir el riesgo de padecer dicha enfermedad, pocas personas están conscientes de que la lactancia también lo hace debido a que ayuda a disminuir la grasa abdominal.

•    Benefician tu recuperación posparto

Por el aumento en los niveles de una hormona llamada oxitocina, el útero se contrae, lo cual ayuda a reducir el sangrado después del parto y también logra que vuelva al tamaño que tenía antes de tu embarazo.

•    Reducen la probabilidad de padecer cáncer de mama o de ovario

Una publicación en el Journal of Clinical Epidemiol, señala que las mujeres que habían amamantado durante 25 meses o más tenían un menor riesgo relativo a las que tuvieron hijos y nunca lo hicieron.

De igual forma, el beneficio se da desde la infancia, pues las que fueron amamantadas aunque sea por un corto tiempo, mostraron un riesgo de aproximadamente 25% menor en desarrollarlo, en comparación con las mujeres que fueron alimentadas con otro tipo de leche.

•    ¡Bajan de peso!

Si bien es recomendable que consumas 500 calorías adicionales para prever tus necesidades nutricionales y las de tu bebé, mientras lactas quemarás aquellas que ganaste durante el embarazo. ¡Nada mal!

•    Ahorran

Como no tienes que comprar, medir y calentar tu leche o esterilizar biberones, la lactancia materna te ahorra tiempo y dinero. La decisión de amamantar te permite relajarte y estar cerca de tu bebé y a medida de que crece cerca de ti se fortalece el vínculo emocional.