8 Señales con las que un bebé se comunica antes de hablar

Revista bbmundo · 23 septiembre, 2020

Antes de decir mamá o papá, incluso antes de balbucear, te contamos las señales con las que un bebé se comunica antes de hablar.

Los humanos somos seres sociales y por ende necesitamos interactuar. Desde que nacemos, nuestra condición mamífera nos obliga a estar pendientes del entorno para sobrevivir y los lactantes no son la excepción. Para ayudarte a interpretar a tu crío, te enseñamos ocho señales con las que un bebé se comunica antes de hablar.

8 Señales con las que un bebé se comunica antes de hablar

De acuerdo con Paul C. Holinger, psiquiatra infantil estadounidense y autor del libro What Babies Say Before They Talk, (Lo que los bebés dicen antes de hablar): “Las primeras expresiones se modifican y crecen tan rápidamente como lo hacen los niños”. Su investigación muestra que el vocabulario de un menor de seis meses consiste en ocho señales y emociones básicas:

1. Interés: sube o baja sutilmente las cejas, la boca puede estar un poco abierta y está concentrado (escucha y mira con atención)

2. Placer: surge una sonrisa y muestra las encías de arriba o abajo

3. Sorpresa: tiene cejas levantadas y ojos abiertos, parpadea y pone la boca en forma de “O”

4. Angustia: frunce el ceño, posiciona hacia abajo las comisuras de la boca, llora y/o solloza

Revisa: ¿Qué es el frenillo corto en los bebés?

5. Enojo: “congela” la mirada y presenta piel pálida, sudor, temblor facial y erección en el pelo

6. Pena: baja los párpados y disminuye el tono muscular de cara y cuello

7. Asco: hace muecas de repulsión o alza los labios y la lengua

8. Aversión al mal olor: levanta el labio superior y la nariz, gira la cabeza hacia otro lado

¿Ves? No es tan distinto a ti. En realidad sus expresiones faciales son fáciles de asociar a un estado de ánimo o situación.

Genética VS Crianza

Además de hablar de las señales con las que un bebé se comunica antes de hablar, te explicamos que el reconocido psicólogo estadounidense Daniel Stern, autor del libro The Interpersonal World of the Infant (El mundo interpersonal de los infantes), dice que un niño es el resultado de una compleja red de atributos innatos, circunstancias, experiencias y la calidad de la crianza de sus padres, es decir, no hay mucho qué hacer contra su genética, pero sí puede moldearse la forma de relacionarse con los demás desde la etapa de comunicación pre verbal, la cual influirá de manera decisiva en su desarrollo emocional y social.

Por otro lado: Los 20 nombres para bebé más populares del 2020

¿Cómo entenderlo?

Estás hablando con tu mamá y empieza a inquietarse; dependiendo de tu humor y en tu afán por manejar la situación le dices algo como: “Mi amor ,espera, estoy hablando con la abuela, volveré en un minuto”. Se calma, retomas la llamada pero después sus gritos se intensifican, te vas 10 segundos a otra habitación, él estalla y tú estás irritada. Revisas biberón, pañal, muñeco, todo está en orden. ¿Qué pasó? No lograste comprenderlo.

Esto no quiere decir que siempre podrás atender sus señales y no hay por qué autoflagelarte. El truco está en no tardarte tanto en descifrarlas. Ten presente que todos los menores experimentan frustración y aprender a manejarla es una habilidad indispensable.

Los episodios cortos de mala comunicación son mínimamente dañinos, pero si desatenderlo se convierte en un hábito, será difícil que adquiera un sentido positivo de sí mismo y crecerá inseguro al sentir que no puede depender de ti. Procúralo mostrándole cariño.

Los tres signos fundamentales

Cuando estimulas a tu hijo lo ayudas a construir un pilar emocional sólido que lo hará crecer con confianza, inteligencia y optimismo. Para lograrlo, además de las señales con las que un bebé se comunica antes de hablar te explicamos estos tres pasos:

También: Síndrome de maullido de gato

 

1. Muéstrale cómo funcionan las cosas
Propicia el acercamiento con las texturas para que discierna entre lo duro y lo suave, ponle sonidos altos y bajos, y exploren juntos el mundo porque para él ¡todo es un misterio! Como requiere apropiarse del concepto de causa y efecto dile cosas como: “Si jalas el mantel, los platos se caerán”. Aunque sea obvio para ti, será un gran descubrimiento para él.

2. Deja que te revele lo que le gusta
Desde etapas tempranas tiene fuertes opiniones acerca de lo que le da placer y lo que le estresa. Introduce todo tipo de actividades para que ambos diferencien sus deseos de sus aversiones.

3. Mantén a raya la sorpresa
Validar su reacción lo reconforta al comprender que harás algo por él. Considera que deberás protegerlo de la situación que desató el asombro y explicarla; por ejemplo si suena una alarma de coche y brinca, tápale los oídos y háblale de esa medida de seguridad, se calmará.

Artículo publicado en la revista 100, febrero 2014