Síndrome de maullido de gato: una enfermedad muy poco conocida en bebés

Guadalupe Camacho · 22 septiembre, 2020

El síndrome de maullido de gato es una enfermedad cromosómica, desconocida incluso para los pediatras. ¡Conócela!

Todos los recién nacidos tienen un llanto muy particular, algunos los hacen con mucha fuerza y parece que se van a privar; otros, lloran más tranquilos. Sin embargo, existe un sollozo muy particular que al escucharlo parece literalmente el maullido de un gato y no debe pasar desapercibido para los padres o médicos, puesto que ese tipo de llanto es característico de una enfermedad.

El síndrome de maullido de gato

Es más común en niñas

«El síndrome del maullido del gato, también se le conoce como síndrome Cri du Chat (ScdC) o síndrome 5p, es una enfermedad rara, que se presentan en, aproximadamente uno de cada 20 mil nacimientos y es más común en las niñas», explica, el neonatólogo pediatra Javier Sánchez Nava.

La alteración cromosómica se origina desde el desarrollo embrionario en el 80% de los casos, y el 20% restante surge por una alteración de los padres, de acuerdo con una investigación del Centro Español de Malformaciones Congénitas.

Los recién nacidos afectados tienen un llanto muy particular (de felino) que se presenta por alteraciones en la laringe. Pero, estos niños también padecen otras situaciones:

* Bajo peso al nacer, parecen muy desnutridos
* Anomalías en el corazón
* Fracturas patológicas (su origen no es por caídas o golpes)
* Malformaciones craneales
* Bajo tono muscular
* Cuello corto
* Al paso de los meses o años se puede observar discapacidad intelectual, problemas de dentales y maxilares.

«La esperanza de vida de estos pequeños depende del número de alteraciones y de la severidad de cada una. Pero también del diagnóstico temprano y oportuno, pues algunos pequeños logran, tras terapias de estimulación, tratamientos y atención, tener una vida promedio», indica el entrevistado.

Los primeros 15 días de vida

El neonatólogo Sánchez Nava recomienda que los primeros 15 días después del nacimiento de bebé, se visite el neonatólogo o bien al pediatra para una revisión completa en caso de que su llanto sea de gato. O bien, los padres descubran alguna otra alteración que pasó desapercibida al momento del nacimiento.

«El síndrome del maullido de gato se presenta en cualquier llanto del bebé, y los padres pueden grabar el sollozo para enviarlo en audio o video a su pediatra para una consulta y así evitar sacarla o sacarlo a la calle en tiempos de la cuarentena por el coronavirus», recomienda Sánchez Nava.

Adicionalmente, la consulta con un genetista podría orientar aún más a los padres en caso de duda. «Se realizan estudios mucho más especializados a fin de tener la certeza en caso de que el recién nacido no presente alteraciones visuales determinantes», indica el experto.