Conforme crece, tu bebé necesita nuevos nutrientes para desarrollarse sanamente y tener una mayor cantidad de energía, por eso es probable que en esta etapa empieces a notar insatisfacción con la cantidad y variedad de comida que les das. Es momento de agregar una dieta más variada, con nuevos sabores, más texturas y mayores porciones. Considera que aunque todavía no puede comer de todo y no es capaz de adaptarse a la dieta familiar, ahora su sistema digestivo ha madurado y es capaz de procesar ciertos alimentos de origen animal y vegetal. No te precipites: empieza con papillas de verduras, frutas y cereales y según las instrucciones del pediatra, incluye otros como leguminosas, tubérculos o carnes. A continuación te damos la lista de lo más recomendable para este inicio:
  • Verduras: asegúrate de que esté bien cocidas para que sea más fácil hacerlas puré. Puedes incluir calabaza, acelga, espinaca, chícharo, zanahoria, chayote
  • Frutas: cualquiera de temporada.  Algunos ejemplos: mango, papaya, manzana, plátano, durazno  y ciruela. Consulta aquí las mejores combinaciones de papillas
  • Cereales y derivados: opta por los de arroz y avena. También puedes comprar los preparados pues son de fácil digestión y están adicionados con hierro; evita las hojuelas enteras y el trigo
  • Leche materna o fórmula: lo más recomendable es seguirlo amamantando pues la leche materna cubre más de la mitad de sus necesidades energéticas hasta los 12 meses y un tercio de ellas hasta los dos años. Además le brinda nutrimentos de mayor calidad y defensas únicas
  • Tubérculos: papas y camote cocidos o en forma de puré
  • Leguminosas: frijol, haba y lentejas cocidos y de preferencia colados
  • Alimentos de origen animal: pollo, pavo y ternera frescos, bien cocidos y sin grasa
  • Postres: gelatinas de frutas y sin color ni sabores artificiales
Espera hasta el año para darle:
  • Cítricos
  • Fresa
  • Chocolate
  • Huevo
  • Pescados y mariscos
Ejemplo de menú saludable Desayuno: 6 cucharadas de arroz 8 de plátano 200 ml de leche Colación: 12 cucharadas de piña 150 ml de leche Comida: 16 cucharadas cafeteras de puré de pollo con zanahoria 150 ml de leche Colación y cena: 150 ml de leche Tips:
  • Introdúcelos uno por uno para que le permitas conocer los sabores y puedas identificar posibles alergias o intolerancias
  • Hazlo despacio y con paciencia. Anímalo pero sin forzarlo porque podría relacionarlo con algo malo
  • Asegúrate de que los alimentos estén bien cocinados, prepáralos con agua purificada y mantenlos a una temperatura segura
  • Permítele tomar la comida con las manos para que aprecie formas y texturas. ¡Aprovecha su curiosidad por descubrir!
Recuerda que el desarrollo físico, mental y social depende mucho de la alimentación que le proporciones durante los primeros años de vida y que cada etapa exige nutrimentos especiales para energizarlo y darle el soporte que le ayude a desarrollarse sin problemas ni enfermedades.