El implante coclear y los cuidados del oído de tu bebé

Melissa Espinosa · 26 junio, 2019

Si tu hijo tiene problemas de audición podría ser apto para el implante coclear. Entrevistamos a un experto en el tema para resolver las dudas.

El implante coclear

Al año, en México se registran alrededor de mil casos de menores diagnosticados con hipoacusia profunda bilateral, de los cuales serán parte del programa la Campaña Nacional de Implantes Cocleares “Un Sonido que Despierta la Vida”,.informó el Sistema Nacional DIF. Para entender más sobre esta el implante coclear, entrevistamos al Dr. Gonzalo Corvera, Director del Instituto Mexicano de Otología y Neurotología S.C.

El implante coclear es apto para bebés, niños y adultos

Implante coclear

El experto explica que los niños que de nacimiento no escuchan bien, deben ser detectados a tiempo, antes de los 6 meses a través del tamiz neonatal. Incluso se habla de estudios que nos indican antes de esta edad, que hay una pérdida de audición. Lo cual es ideal para que sea implantado y sea parte de su vida, de esta forma crecerá como cualquier niño que haya nacido sano.

Te recomendamos: Bebés con problemas de oído

Es obligación de la madre solicitar que a su hijo le realicen el tamiz neonatal, el cual se realiza inmediatamente después del parto, subrayó el Presidente y Fundador de la Asociación Mexicana para la Audición “Ayúdanos a Oír”, A.C. (Amaoír).

¿Quién es apto para el implante coclear?

Cualquier bebé, niño o adulto es apto para el implante coclear, si tiene una pérdida auditiva de tal grado que los auxiliares convencionales no funcionan para que el niño pueda resolver sus problemas de lenguaje. Incluso se han realizado operaciones a jóvenes  que ya han terminado la carrera.

Cuando tienes una persona con cierto grado de pérdida auditiva inicial o no tan severa, los métodos tradicionales funcionan, pero pasando cierto nivel cuando no es suficiente,  entonces son aptos para el implante.

También: ¿Qué hacer cuando le duelen los oídos?

¿En qué consiste?

Es una cirugía donde se conecta el aparato al nervio auditivo y por fuera un aparato que captura el sonido, lo analiza y lo manda al cerebro. “Es un nuevo oído que le permitirá alcanzar un nivel de vida adecuado y desarrollar su potencial”. No es una cirugía de alto riesgo  y el paciente sale ese mismo día del hospital.

Rehabilitación

Durante un mes el paciente está en recuperación y al pasar el tiempo, aquellos que lo necesiten requerirán terapia del lenguaje, pero aquellos que ya hablan, su recuperación es más rápida.

En México, el cuidado auditivo es un tema pobre, en comparación con otras naciones, nuestro país aún tiene trabajo por delante para trabajar e impulsar más campañas para ayudar a más personas. El primer implante coclear del país fue 1988, donde el Dr. Corvera participó. De ahí que hasta la fecha la capacitación de los expertos ha sido continua para que las siguientes cirugías sean exitosas.

Por otro lado: ¿Cómo cuidar los oídos y ojos del bebé?

Corvera explicó que a la hora del baño, con un trapo húmedo debes limpiarle la parte externa del oído. Si van a albercas, “no usar tapones para nadar ya que guarda el calor y la humedad, lo que puede generar infecciones. Un niño que no tiene problemas, no necesitan el uso de tampones”.

“El uso de aislantes de ruido es apropiado cuando los bebés están expuestos a mucho ruido, en una fiesta si se está cerca de las bocinas o en un concierto; sin embargo es un error pensar que porque son bebés hay que cuidarlos y el sistema auditivo de los adultos no. ¡Claro que se debe cuidar! Es importante para prevenir la pérdida de audición”.

El uso de audífonos, es una de las prácticas comunes que ahora los papás permiten. Lo ideal es que el uso sea máximo de 85 decibeles por 8 horas al día. Pero esto es difícil de medir, porque no hay ninguna app que lo haga. Sin embargo recomienda a los papás que no dejen que suban el volumen a más de ¾ partes de lo que permite el aparato. Identifiquen que el niño los escuche aún teniendo los audífonos.

También: Síndrome de Rett: ¿tu hija lo padece?

En la actualidad, ya es probable ver casos de niños de 16 años con pérdida de audición, a causa del daño con ruido, el cual se va acumulando a lo largo de los años, lo que genera más problemas de audición o los hace más susceptibles y por lo tanto se les recomienda no utilizarlos a un nivel tan alto y mucho tiempo.