¿Por qué las mexicanas no amamantan?

Redacción bbmundo · 1 agosto, 2017

Estas cifras de la Unicef reafirman por qué debemos apoyar la lactancia materna.

Existen miles de personas que se cuestionan cuál es la necesidad de celebrar una Semana Mundial de la Lactancia Materna ya que, la sociedad, algunas instituciones y hasta los mitos urbanos, los han hecho creer que este líquido no es tan necesario para el desarrollo humano.

Pero la verdad es que la desinformación está siendo la principal razón para que miles de bebés pierdan la vida a causa de la ausencia de leche materna.

De acuerdo a cifras de la Unicef, en México, a nivel nacional, únicamente 31% de los niños y niñas menores de seis meses reciben lactancia materna exclusiva.

Esto se empeora al saber que, en algunos grupos sociales, la existencia de lactancia materna exclusiva es mucho menor. Por ejemplo, entre niños y niñas nacidas de madres adolescentes, nacidos por cesárea y aquellos que nacieron en hospitales privados hay muy poca probabilidad que sus madres los amamanten.

 

¿Por qué las mexicanas no amamantan?

 

Como ya lo mencionamos, la desinformación es la principal causa del bajo porcentaje de mujeres que amamantan.

A continuación te mencionamos algunos de los principales factores:

 

1) Creencia de falsos mitos

 

Tan solo un mínimo porcentaje de las mujeres embarazadas recibe adecuada información sobre la lactancia.

La consejería pre y postnatal en México no tiene una participación activa en el proceso gestación y alumbramiento, sobre todo en las instituciones privadas. Las pocas mujeres que reciben apoyo a la lactancia, a través de consejería formal y estructurada, la duración y exclusividad de la lactancia aumenta.

A su vez, las mujeres deben enfrentarse a los falsos mitos por los que se verán rodeadas, ya sea por sus familiares, amistades o hasta del mismo parte médico. Mitos como “se te caerán los pechos”, “tus pezones se maltratarán”, “después de la cesárea es imposible lactar” o “es una tarea difícil”, provocan que el miedo a la lactancia crezca.

2) Falta de espacios y libertad para lactar

 

Una lamentable realidad en México es que, aquellas mujeres que deciden amamantar a sus hijos, deben enfrentarse a numerosas dificultades para extraer la leche.

Como primer problema se encuentra la estigmatización de la lactancia. Las miradas, críticas o hasta palabras ofensivas por alimentar a sus hijos son impedimento para la libre lactancia.

A esto se le agrega la falta de espacios públicos para lactar. Extraer la leche dentro de un baño, es lo más antihigiénico que se puede hacer pero, por desgracia, no existen más lugares ambientados para hacerlo.

3) Reingreso a la vida laboral

 

De acuerdo a la Unicef, el periodo de mayor reducción en la lactancia materna exclusiva es entre los dos y cuatro meses de vida del recién nacido, meses en los que muchas mujeres deben reintegrarse a sus vidas laborales.

4) Facilidad de fórmulas lácteas

 

Las fórmulas lácteas ofrecen instantaneidad para las mujeres que se convierten en madres y que tienen la dificultad de extraer su leche a causas laborales o de tiempo.  Esto las posiciona por encima de la lactancia materna. 

Cabe señalar que el Código Internacional para Regular la Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna. Dicho código, creado en 1981, estipula que:

  • Las etiquetas y demás información de las leches artificiales deben dejar en claro los beneficios de la lactancia materna y los riesgos que conlleva usar estos sustitutos. 
  • No deben ofrecerse muestras gratuitas de las fórmulas lácteas a madres, embarazadas o a las familias
  • Que no haya actividades de promoción de fórmulas en hospitales, consultorios ginecológicos y de pediatría
  • Nula distribución de sucedáneos de forma gratuita o subsidiada entre los trabajadores ni en los centros sanitarios.

5) Otros alimentos

 

Por último, desde el primer mes de vida, la mayoría de los bebés reciben líquidos o alimentos distintos a la leche materna, como agua, tés, fórmula u otras leches.

Esto provoca que la leche materna comience a ser insuficiente para los niños y las niñas.

¿Por qué deberían amamantar? 

 

Si se empezara a amamantar a cada niño en la primera hora tras su nacimiento, dándole solo leche materna durante los primeros seis meses de vida, cada año se salvarían unas 800 000 vidas infantiles, de acuerdo a la Unicef.

A esto se le agregan beneficios como:

  • Menor riesgo de enfermedades como cáncer de seno y hemorragias maternas
  • Mejor vínculo entre madre-hijo
  • Reduce el riesgo del bebé de padecer enfermedades crónicas
  • Los bebés alimentados con leche materna obtienen mejores resultados en pruebas de inteligencia
  • Ayuda a recuperar la figura de las madres
  • Se percibe un ahorro financiero porque no se invierte en fórmulas sustitutas
  • La lactancia es mejor para nuestro medio ambiente porque se produce menos basura y desechos plásticos 
  • Si quieres conocer más beneficios de la lactancia, da clic AQUÍ. 

¿Te gustó esta nota? Califícala
no me gustópuede mejorardos tresme gustame encanta (28 votes, average: 4,18 out of 5)
Loading...