Tu hijo necesita que lo abraces, ¿cuál es la razón?

Redacción bbmundo · 12 abril, 2016

Los abrazos estimulan los receptores de presión debajo de la piel.

La mayoría de los padres hoy en día trabajan y dividen su tiempo entre la oficina y la casa. Esto los deja agotados al final del día con poco tiempo para terminar las labores domésticas y dedicarles tiempo de calidad a los niños. ¿Te has preguntado cuándo fue la última vez que abrazaste a tu hijo? 

¡Tu hijo necesita que lo abraces! Los abrazos nos ayudan a fortalecer el vínculo con ellos y les crea un sentido de aceptación que es muy importante porque afecta a su crecimiento y desarrollo general. Él puede sentir cuánto lo cuidas y lo amas desde un abrazo. Un niño que se siente aceptado y amado desarrolla una mejor capacidad de aprendizaje, mientras que un niño que no tienen la sensación de aceptación se siente solo y este sentimiento negativo no le motiva para aprender.

Los abrazos estimulan los receptores de presión debajo de la piel, la reducción de la frecuencia cardiaca, la desaceleración de la respiración, la disminución de las hormonas del estrés y la estimulación del sistema inmunológico. En otras palabras, el contacto ayuda a que el cuerpo también se mantenga saludable. Puedes enseñarles la importancia del contacto:

  • Comienza desde el embarazo. Lee y canta para ellos mientras frotas tu vientre
  • Juega a identificar y nombrar las partes del cuerpo y a los miembros de la familia
  • Busca unos minutos al día para platicar y preguntarles cómo les fue en el día
  • Organiza juegos que incorporen palabras o contacto físico

Además, algunos estudios han demostrado que el contacto positivo reduce la depresión. Dice Tiffany Field, directora del Instituto de Investigación Táctil en la Escuela de Medicina de la Universidad de Miami, que el contacto es como una especie de taquigrafía, una manera de comunicar afecto, cuidado y preocupación por nuestros hijos.

Los abrazos también les enseñan a leer señales sociales y emocionales. Cuando estamos en un juego de lucha y contacto que se vuelve un poco rudo, hay un momento de negociación. Así es como los niños aprenden sobre el tacto adecuado, los límites, lo que se siente bien, lo que no y cómo funcionan las relaciones. También es una buena forma de comunicar sus sentimientos y expresar sus necesidades.

A medida que crezca encontrará nuevas formas de mostrar su afecto, y un día, él podría darte el abrazo que necesitas cuando estás teniendo un mal día.

¿Te gustó esta nota? Califícala
no me gustópuede mejorardos tresme gustame encanta (11 votes, average: 4,45 out of 5)
Loading...