¡Ayuda, tiene fiebre!

Redacción bbmundo · 26 octubre, 2017

Algunos consejos para que no entres en pánico cuando tu bebé tiene calentura.

La fiebre es una respuesta del cuerpo para avisar que existe un problema (generalmente una infección) y, aunque no causa ningún daño por sí misma, muchos papás entran en pánico porque la interpretan como una señal de peligro grave para su bebé.

Pero cuando esta preocupación se convierte en una actitud constante y excesiva por parte de los padres, puede conllevar a generar miedo y fobia innecesaria y que esto influya de manera negativa en el bienestar de tu hijo.

 

¿Cuándo preocuparse?

 

Cabe aclarar que la fiebre no causa daño por sí misma, pero la enfermedad que la provoca sí puede tener graves consecuencias.

Tu hijo necesita una evaluación médica si:

  • Es menor de 3 meses y la fiebre es mayor a 38º C
  • Tiene entre 1 y 3 años y la temperatura supera los 40ºC
  • Ha tenido fiebre por más de 3 días
  • Ha presentado periodos intermitentes de fiebre durante más de 7 días
  • Sufre una convulsión febril
  • Tiene un padecimiento crónico como cardiopatía (alteraciones en el funcionamiento del corazón), problemas inmunes (de defensas) o cáncer
  • Presenta fiebre y erupciones cutáneas al mismo tiempo


¿Cómo hacerlo bien?

 

El grado normal del cuerpo es de alrededor de 37ºC pero cambia constantemente en el transcurso del día. Por eso, solo se considera fiebre cuando está por arriba de ciertos límites (38º o 39º).

Tomar la temperatura es sencillo pero su resultado puede variar dependiendo del termómetro o la técnica que utilices, la parte del cuerpo donde la tomes e incluso del momento del día en el que lo hagas.

Es importante resaltar que tu mano NO es un termómetro confiable; muchas mamás asumen que solo por ser la madre del niño pueden saber exactamente cuando tiene fiebre y, en ocasiones, se atreven a predecir cuánto tienen; pero esto se ve mermado porque influye la temperatura de la mano de la madre y otros factores.

Lo ideal es revisar la temperatura central (interna) del cuerpo por medio de un termómetro rectal o con los digitales para el oído o la frente; con éstos no debe de superar los 38ºC. Si usas termómetro axila, el nivel debe ser menor a 37.5ºC. Es poco recomendable hacerlo por vía ora.

Ya que cada termómetro funciona diferente, debes seguir las instrucciones y esperar el tiempo indicado para obtener la lectura correcta. Además, lo mejor es hacer 2 o 3 mediciones para asegurarte del resultado.

Si compruebas que su temperatura está por encima del rango normal, acude con el especialista o llama su médico. Evita probar remedios caseros como meter a tu bebé en agua helada, porque podría empeorar la situación. Mantén a tu hijo hidratado y en un lugar fresco.

 

¿Te gustó esta nota? Califícala
no me gustópuede mejorardos tresme gustame encanta (5 votes, average: 4,40 out of 5)
Loading...