No es cosa sencilla ayudar a que tu bebé deje el biberón, pero nosotros como padres debemos saber que el uso de vasitos entrenadores es benéfico para el desarrollo de nuestros pequeños, pues así ayudamos a afrontar la transición de mamila o seno materno a otro tipo de envases, inculcando la independencia desde pequeños.

Cuando ya es tiempo de que tu bebé deje el biberón o el seno materno, el uso de vasitos entrenadores los ayuda a adaptarse con mayor facilidad a ingerir bebidas y comenzar a sentir las nuevas sensaciones de los alimentos o, en este caso, líquidos, aseguran los expertos de Playtex® Baby.

De igual forma, señalan que un niño puede comenzar a usar un vaso entrenador desde los 4 meses, ya que existen diversos modelos que se adaptan a las necesidades de cada etapa del desarrollo infantil. Sin embargo, también dependerá de lo que los padres prefieran, quienes pueden decidir comenzar a utilizar los vasos entrenadores más adelante, por ejemplo hasta los 6 meses.

[relacionado id=26158]

De acuerdo a las recomendaciones, el bebé puede tomar cómodamente cualquier líquido en su vasito, ya sea leche, agua o jugo, pues el material con el que están hechos mantiene la temperatura ideal, como lo hace un termo. Además, su diseño y hermeticidad evitan accidentes, como derrames en caso de que el bebé tire, aviente, muerda o haga lo que haga, el vasito se mantendrá intacto.

Para que nuestros niños se familiaricen con los vasitos entrenadores, se aconseja empezar la transición con uno que tenga asas y boquilla suave de silicón, ya que es más sencillo que aprendan a succionar, contrario a lo que sería iniciar con un vaso de pivote. Respecto a esto, los expertos aseguran que “al tener la boquilla de silicón, el bebé no siente tanto la diferencia respecto al seno materno, por lo que no le será difícil acostumbrarse”.

[relacionado id=20869]

Algunas sugerencias que han compartido con nosotros, para elegir un vaso entrenador adecuado, son las siguientes:

Desde los 4 meses:

  • Vasos con capacidad de 6oz.
  • Procurar que tenga boquilla suave de silicona para facilitar la transición.
  • Que sea a prueba de derrames, roturas y fugas.

Desde los 9 meses:

  • Vasos con capacidades de hasta de 9oz.
  • Procurar que tengan válvulas anti-derrame, fáciles de limpiar.
  • Los diseños ergonómicos facilitarán el agarre de las pequeñas manos.

De 12 meses en adelante:

  • Vasos con capacidad de 9oz en adelante.
  • Procurar vasos que cuenten con aislamiento de doble pared para mantener las bebidas frescas por más tiempo.
  • Asegurarse de que el vaso cierra herméticamente y no produce goteo.

[relacionado id=17282]