15 de octubre – Día Internacional de la Muerte Gestacional, Neonatal y de la Infancia Temprana

Daniela Bosch · 15 octubre, 2020

Este 15 de octubre, te decimos cómo recordar de los bebés que no llegaron a casa y de los que sí llegaron pero no se quedaron.

Como una forma de honrar la memoria y homenajear a los bebés que fallecieron en etapa de gestación, parto o después de nacer, cada 15 de octubre se conmemora el Día Internacional de la Concientización y Conmemoración de las Pérdidas Gestacionales y de la Infancia Temprana.

Fue desde 1988 que el entonces presidente de Estados Unidos, Ronald Reagan, proclamó octubre como mes de la concientización sobre el embarazo y la pérdida infantil, que inició por una petición de un grupo de padres en duelo hacia el gobierno federal y gobernadores de los 50 estados de ese país para la primera observación del Día del Recuerdo del Embarazo y la Pérdida Infantil.

A pesar de que esta conmemoración no está oficialmente legislada en muchos países, incluyendo México, familias y organizaciones de todo el mundo se reúnen el 15 de octubre de cada año para promover y concientizar sobre esta problemática, ya que estadísticas mencionan que 1 de cada cuatro mujeres no llegan a término de un embarazo.

Te puede interesar: ¿Qué pasa con la lactancia cuando fallece el bebé?

Con esta finalidad, se realiza la Ola de Luz la cual conlleva que a las 7 de la noche de cada país, millones de familias de todo el mundo se unen en honor de los bebés que no llegaron a casa y de los que sí llegaron pero no se quedaron, a través del encendido de velas.

¿Qué hacer cuando se pierde un bebé?

Por su parte, Damara Monroy, asesora de lactancia y crianza positiva, explica que la lactancia en duelo es más común de lo que se cree y quienes brindan el apoyo, acompañamiento y conocimientos, son otras mujeres que tuvieron las misma experiencia.

«Es un tema del que se habla poco, pero el impacto puede ser muy grande si no se trabaja en terapia o con acompañamiento, por eso hay que apoyar a la mujer, escuchándola, llevándole alimentos, limpiando su casa o realizando otros apoyos en el hogar, llevándola a terapia o sugerírsela», indica Monroy.

También lee: ¿Cuál es el trabajo de la doula de aborto?

Al respecto, Guzmán dice que «recordemos que estas madres están en posparto y, hablando de fisiología, es una situación idéntica al de cualquier madre con un bebé con vida, pero emocionalmente más complejo ya que las hormonas del posparto no pueden regularse de la misma manera, puesto que no existe lactancia con un bebé con vida lo que implica que estas hormonas no se regulen de la misma manera. Por tanto, hay sentimientos depresivos».