Con una pandemia a cuestas, se cree que el mundo podría enfrentarse a una tercera guerra mundial. Esto después de que el 24 de febrero, Rusia comenzara un movimiento para desmitalizar algunos sectores de Ucrania, bajo las ordenes de Vladimir Putin. Lamentablemente esto ha llegado a afectar a toda la población civil, incluidas las embarazadas. Por eso la noticia de que nacieron siete bebés en refugios de Ucrania en medio de los bombardeos conmovió al mundo entero.

Las historias son varias, pero sin duda la primera que llamó la atención del mundo entero, fue la que dio a conocer Hannah Hopko, miembro del parlamento ucraniano, donde una mujer de 23 años dio a luz en su estancia en una estación de metro en Kiev, en el momento en el que se resguardaba de los ataques del ejército ucraniano.

El nacimiento de Mia en el metro de Kiev durante los bombardeos, está dando la vuelta al mundo como símbolo de esperanza durante la guerra. Afortunadamente no ha sido la única, ya que se han registrado otros seis nacimientos en Ucrania afortunadamente continúan y aportan esperanza a sus ciudadanos.

Mía nació en un metro de Kiev, el viernes 25 de marzo por la tarde; y aunque su madre no planeaba parir en ese entorno, recibió ayuda de la policía y una ambulancia llevó a ambos al hospital, donde se encuentran bien.

Hopko, presidenta de la Conferencia Democracia en Acción, compartió la noticia del nacimiento de Mía, con un mensaje alentador: Mia nació en un refugio esta noche en un ambiente estresante: el bombardeo de Kiev. Su mamá está feliz después de este desafiante parto. Cuando Putin mata a los ucranianos, llamamos a las madres de Rusia y Bielorrusia para protestar contra la guerra de Rusia en Ucrania. ¡Defendamos vidas y humanidad!”.

 

Entre los siete bebés en refugios de Ucrania en medio de los bombardeos, también resalta la historia de dos niños que nacieron en un paritorio improvisado en el sótano de una maternidad de la ciudad de Kherson, al sur de Ucrania.

Por otro lado, Camila, hija del jugador del Real Sporting de Gijón Eric Ramírez, nació en la capital de Ucrania. La embarazada estaba en labor de parto en el hospital mientras el futbolista buscaba poder trasladarla a Asturias.

En la ciudad de Kolomyia, situada al Oeste de Ucrania, nació otra bebé mientras sonaban las sirenas de alerta de guerra. En Kiev, nacieron unos mellizos mientras sonaba en las calles la sirena que alertaba a los ciudadanos que se refugiaran ante la posibilidad de ataques.

Ante los nacimientos de siete bebés en refugios de Ucrania en medio de los bombardeos, las autoridades gubernamentales declararon que «Todos los bebés nacieron saludables y sus madres se encuentran en buen estado de salud”, comunicaron las autoridades ucranianas».

«Esta es una señal de la que vida sigue y de que no nos rendimos. Creemos profundamente que muy pronto, estos bebés estarán de vuelta en sus hogares cálidos, durmiéndose con canciones de cuna y no ante los sonidos de sirenas, explosiones o ataques aéreos».