¿Cómo evitar el abuso sexual infantil en casa?

Guadalupe Camacho · 20 mayo, 2020

Es una realidad aterradora pero al fin de cuentas una realidad. Los abusos sexuales a niños han aumentado en la cuarentena y esto es lo que debes saber.

¿Por qué tenemos que hablar del abuso sexual infantil? Porque, de acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS) 70% de los abusos sexuales que ocurren en menores de edad suceden dentro del hogar, y son llevados a cabo -en la mayoría de las veces- por un familiar o amigo cercano.

Y desde que comenzó la cuarentena por COVID 19, millones de niños y niñas están en un riesgo latente, pues de acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), México ocupa el primer lugar mundial en violencia contra menores de 14 años, por eso es la primera causa de muerte, muy por encima del cáncer. Además, «65% de la pornografía infantil que se distribuye en el mundo, se produce en México», explica Montserrat Sánchez, perito forense y psicóloga de mediación en Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México.

«Desde que estamos en cuarentena se han incrementado los casos de violencia sexual. Los depredadores buscan en redes sociales a los niños y niñas, también se meten a las casas para agredirlos, desaparecen a los niños en sus propios hogares», lamenta Keny Hidalgo, experta en educación sexual del Programa Universitario de Estudios de Género de la UNAM.

No te pierdas: Libros infantiles para prevenir el abuso sexual

No todos están seguros en casa

La OMS señala que la violencia ejercida hacia los menores de 14 años ocurre en su mayoría en manos de sus padres, cuidadores y familiares como abuelos, primos, tíos, padrinos y padrastros; y las consecuencias de esta violencia ponen en peligro el desarrollo infantil, pero además pueden perdurar hasta la edad adulta, con efectos negativos sobre la salud sexual y mental, con ello se incrementa el riesgo de que sufran o cometan ellos mismos nuevos actos de violencia hacia otros.

«México tiene un grave problema social: el abuso sexual infantil, y sabemos que una de cuatro niñas y uno de cada seis niños ha sido abusado sexualmente, pero sólo en 75% de los casos se lleva a cabo una denuncia formal ante las autoridades. Y cada 24 horas un niño en México sufre violencia sexual», explica la psicóloga Montserrat Sánchez.

¿Qué es el abuso sexual infantil?

El abuso sexual infantil tiene muchos rostros, y de forma general ocurre cuando un niño o una niña (menor de 18 años) es utilizado para una estimulación sexual de un adulto. Sin embargo, el abuso sexual también ocurre cuando el agresor le lleva cinco o incluso tres años al niño o niña.

También lee: Círculo de caricias, opción para evitar el abuso sexual infantil

«Atendí el caso de unos hermanos, eran dos niñas de 6 y 9 años que habían sido abusadas sexualmente por su medio hermano de 16 años, y para los padres (y demás familiares) eso no era abuso, porque el chico no era adulto y lo justificaban como un juego sexual infantil e inocente, sin embargo para las hermanitas no fue un juego, no fue divertido, no fue agradable, por el contrario, ellas tenían mucho dolor físico, emocional y social,» lamenta la educadora sexual Hidalgo.

Por su parte, Diana Camacho, maestra en terapia familiar y de pareja por IFAC, indica que aunque los niños o niñas participen voluntariamente en una situación sexual, se considera abuso, puesto que no tienen el entendimiento completo, pues se les engaña, seduce, miente, amenaza o se les chantajea.

Incluso, «cuando los niños tienen edades similares, se puede denominar como un juego de exploración sexual, pero cuando alguno de ellos dice que no, y ya no quiere seguir y se le obliga, ya se considera un abuso», dice Camacho, psicóloga por la Universidad Autónoma Metropolitana.

El abuso sexual infantil no significa per sé penetración o copulación sino que tiene muchas connotaciones, enseguida algunas de ellas en las que no se toca el cuerpo del menor de edad:

  1. Comentarios sexuales enfrente al niño o niña así como por vía telefónica, con una nota en un cuaderno, con una carta o con una imagen, en un chat o en redes sociales.
  2. Exhibición de genitales, masturbarse frente al niño, espiar al niño en su recámara cuando se duerme o cambia de ropa, en ducha, entrenamiento deportivo, bailes y coreografías, y un largo etcétera.
  3. Mostrarle material pornográfico como revistas, libros, fotografías, dibujos, videos, películas, recortes y demás.
  4. Inducirlo al desnudo o la masturbación de él mismo o de un tercero.

Es importante que leas: 10 señales de que tu hijo fue víctima de abuso sexual

También hay comportamientos de abuso sexual en el que sí hay contacto físico, recuerda que muchas veces el agresor no interviene directamente en tocar, pero sí incita u obliga al niño a tocar a otra persona que puede ser también un niño u otro adulto.

  1. Tocar, sobar, acariciar, masajear, frotar el cuerpo del menor, especialmente los genitales, glúteos, pechos o boca, ya sea por encima o por debajo de la ropa.
  2. Inducir a que el menor realice tocamientos, frotamientos piel a piel o sobre la vestimenta a otra persona o al abusador.
  3. Penetración o introdución dedos, pene, lengua y objetos vía vaginal, anal u oral.
  4. Así como brindar besos, morder, lamer, succionar, chupar, ya sea los senos, genitales, la vagina, ano o pene. O cualquier parte del cuerpo.

El abusador está más cerca de lo que crees

En la hoja informativa «La violencia contra niños y niñas», de UNICEF se explica que en todo el mundo, 20% de las mujeres y entre el 5% y el 10% de los hombres sufrieron abusos sexuales durante la infancia.

Maricela Fonseca Analco, psicóloga por la Universidad Autónoma de Guerrero, con especialidad en terapia cognitivo-conductual, y orientadora familiar, indica que los hombres son, en la mayoría de las veces, los abusadores (ocho por cada diez casos).

Padres, abuelos, primos, hermanos, tíos ya sea que tengan relación de sangre o bien que sean familiares políticos, como cuñados, suegros, concuños, compadres, padrinos y demás. Pero también los padrastros, hermanastros o medios hermanos, suelen ser los abusadores y ellos tienen una relación de poder sobre en niño.

Es una relación desequilibrada del poder, donde existen generalmente vínculos jerárquicos y de autoridad, que les permiten manipular, intimidar, engañar y amenazar. «Si dices algo, mato a tu mamá», «Todos los papitos hacen lo mismo con sus hijos», «Te compro el juguete que quieras si me dejas tocarte», «Nadie te va a creer porque yo soy el mejor tío/abuelo/primo», «Si hablas, tu mamá y tú perderán todo lo que les doy»…

No obstante, también fuera de casa hay abusadores sexuales y suelen ser también personas de influencia en el mundo de los niños. ¿Quiénes son? maestros, entrenadores, personas que ofrecen servicios religiosos, ídolos deportivos o de la farándula, choferes del transporte escolar o que están al servicio de la familia, y conserjes, entre otros.

México ocupa el primer lugar en abuso sexual infantil

Ellas también abusan

La perito forense Sánchez explica que: «se tiene la falsa creencia que las mujeres no abusan, pero también existen casos donde la abuela, la tía, la cuñada, la madrastra, la hermana e incluso, la vecina han cometido abusos sexuales».

Al respecto, la educadora sexual Hidalgo refiere que: es difícil  creer que una mujer abuse y es complicado darnos cuenta porque generalmente son ellas las que ejercen de cuidadoras, pero pueden abusar en distintos momentos: al cambiar el pañal, al vestirlos, cuando bañan al pequeño o pequeña, al ayudarlos a conciliar en sueño durante las siestas. Los abusadores buscarán cualquier situación o momento para abusar.

Las cuatro entrevistadas concuerdan en decir que el abuso sexual se desarrolla, por lo general, en las siguientes fases:

  1. Seducción (los niños son inocentes y creen en las palabras y acciones de los abusadores).
  2. Interacción sexual abusiva (puede ocurrir una o más veces, con o sin violencia física y emocional).
  3. Secreto (el perpetrador solicita, suplica o amenaza para que el pequeño o pequeña no divulgue la situación).
  4. Divulgación del abuso, que generalmente ocurre de manera accidental (el abusador puede compartir información, fotos o videos sin darse cuenta, se le sorprende en pleno abuso, el menor de edad habla accidentalmente en la escuela, doctor, con su mejor amiga, en mediante un dibujo).

Es importante que leas: Efectos cerebrales del abuso sexual en niños

Posibles señales de abuso sexual en niños

Los niños que son violentados sexualmente pueden o no mostrar:

  • Signos físicos: infecciones en el área genital o en la cavidad oral, sangrado anal o vaginal, enfermedades de transmisión sexual, fiebre sin motivo aparente, lesiones o cortadas en distintas partes del cuerpo especialmente en la genital. Pueden incluso tartamudear o dejan de comer o de dormir, o por el contrario comen y duermen más.
  • Señales cognitivo-conductual: conducta hipersexualizada (como movimientos de tipo copulatorio, o buscan tocar sexualmente a otros menores de edad) curiosidad inusual por los genitales en juegos cotidianos como jugar a la casita, al doctor, a la mamá y papá. El menor va a tener variantes de juego que copiaron de los adultos abusivos, replican algo que vieron o que les hicieron y que no va acorde con su edad.
  • Comportamientos emocionales: son defensivos o evitativos frente a lugares y/o personas, pues les recuerdan el abuso. Tienen miedo, llanto fácil, angustia, enojo, ira, agobio o angustia.
  • Signos sociales: vuelve a utilizar el beberón, se hacen pipí o popó en la cama, muestran fobias y temores muy fuertes, problemas de aprendizaje y de concentración escolar, problemas de conducta en espacios sociales como fiestas infantiles, reuniones familiares, excursiones, etc.
  • Señales espirituales: cuando ya son adolescentes le recriminan a la religión, al Dios al que enseñaron a creer, sienten que pierden la fe e incluso tiene ideas suicidas o de autolesiones.

Prevención, la clave

«Lo ideal es darle a tus hijos educación sexual, cursos y talleres de acuerdo a su edad para que sepan que nadie puede tocar su cuerpo, que ellos son libres para elegir, que no están obligados a complacer a nadie, que sepan qué son los secretos, que aprendan a decir no, que sepan pedir ayuda si se ven en una situación de riesgo, que le llamen pene al pene y vulva a la vulva. Recordemos que los depredadores buscan niños ignorantes, miedoso y desatendidos por sus propios padres», indica la educadora sexual Hidalgo.

Lamentablemente en México educamos a los niños para caer bien, para quedar bien: «saluda a tu tío de besito», «abraza a tu padrino», «juega con tus primos en la recámara», «dile a la maestra o maestro que sí a todo lo que te pida», «no rechaces al entrenador, quiere lo mejor para ti»... y eso no puede seguir así.

También eduquemos para hacer a los niños independientes, que sepan bañarse, vestirse y limpiarse solos, entre menos necesiten de los demás más fuertes serán hoy en y en futuro.

¿Dónde denunciar?

Existen fiscalías especializadas en la atención del abuso sexual en menores de edad, en cada entidad federativa busca la más cercana a tu casa.

  • FDS – 6. Fiscalía Central de Investigación para Delitos Sexuales, Gral. Gabriel Hernández No. 56. 1° Piso. Colonia Doctores 6720 Cuauhtémoc. Teléfonos: 5346-8110 /5346-8480 /5200-9000
  • FDS 1. Amberes N° 54 Col. Juárez, Zona Rosa. Delegación Cuauhtémoc. Teléfono: 5345-5399
  • FDS 2. Av. México y Av. Toluca Col. Progreso. Delegación Álvaro Obregón. Teléfono: 5200-9568
  • FDS 3. Francisco del Paso y Troncoso, Esq. Fray Servando. Col. Balbuena, Delegación Venustiano Carranza Teléfono: 5345-5832
  • FDS 4. Av. 100 metros s/n, Col. Vallejo. Delegación Gustavo A. Madero. Teléfono: 5719-6341
  • FDS 5. Telecomunicaciones y calle 3. Col. Tepalcates. Delegación Iztapalapa. Teléfono: 5345-5657
  • El Centro de Terapia de Apoyo a Víctimas de Delitos Sexuales se ubicada en calle Enrique Pestalozzi No. 1115, Colonia del Valle, Delegación Benito Juárez, C.P. 03100. Con horario de 9 a 19 horas, de lunes a viernes, Teléfonos: 5200-9632 y 5200-9633

Para emergencias llama al Centro de Terapia de Apoyo a Víctimas de Delitos Sexuales de la PGJDF para atención psicológica, orientación de la interrupción legal del embarazo y administración de medicamentos antirrevirales para disminuir los riesgos por VIH, dentro de las 72hrs. siguientes al riesgo, llama las 24 horas de los 365 días al número 5345 5598.