¿Qué hacer si la Navidad no te emociona?

Revista bbmundo · 18 diciembre, 2018

Deja de lado la culpa, si la Navidad no te emociona tanto esta puede ser la razón. Te decimos cómo lidiar con este sentimiento.

Si la Navidad no te emociona

Se acercan los festejos de fin de año y mientras la mayoría muestra entusiasmo y las tiendas no paran de celebrar con ofertas de temporada, tú empiezas a preocuparte porque el espíritu navideño está tardando en visitarte y la verdad, la Navidad no te emociona tanto.

Si la Navidad no te emociona esto es para ti

 

¡No te tortures! Ni te conviertas en un personaje de cuento invernal, deja de sentirte culpable y fuera de lo normal. La Navidad no es igual para los adultos: la época está llena de presiones económicas y sociales que incluyen regalos, adornos, reencuentros familiares, desvelos, tráfico, largas filas, propósitos y esa responsabilidad que nos atribuimos de que todo resulte inolvidable para nuestros seres queridos.

Por si los gastos y compromisos no fueran suficientes, debes saber que una de cada cinco personas sufre el trastorno afectivo estacional (TAE), mejor conocido como depresión blanca (por la nieve navideña), así que hasta cierto punto es normal si la Navidad no te emociona. Los expertos creen que se debe a que la luz solar disminuye, lo que influye en que bajen los niveles de algunas hormonas asociadas a la sensación de bienestar. Por eso la energía y el estado de ánimo tienden a decaer cuando hace mucho frío.

También: ¿Qué hacer cuando Santa Claus no puede darle todo lo que pide?

No le añadas remordimiento al clima y al estrés…

 

  • Sé tú, sin perder de vista que para tus hijos este mes es de ilusiones y diversión, como cuando eras niña. Estarán de vacaciones, así que organiza actividades que puedas compartir con ellos y otras que te permitan relajarte
  • Nadie te impone los obsequios costosos. No escatimes el valor de las palabras
  • “Despierta temprano, duerme temprano” Aprovecha los beneficios emocionales del descanso y la exposición solar
  • Ejercítate todas las mañanas al menos 15 minutos al aire libre. Tu estado de ánimo mejorará por efecto del sol y la actividad física. Si no te encanta la idea, sal a caminar
  • Atrévete a vivir una experiencia diferente con tu familia. Si no te motivan las reuniones con personas incómodas, ni la inercia de hacer las paces en Nochebuena, qué tal realizar el viaje que has pospuesto. Se trata de que disfrutes y tus hijos reciban las ventajas de que te sientas bien
  • Si te sientes triste o deprimida, evita el consumo de alcohol y las compras compulsivas. Externa cómo te sientes; tus seres queridos te entenderán, apoyarán y respetarán que no seas el alma de la fiesta.
Artículo publicado en la revista impresa No. 86, en diciembre 2012