5 de cada diez mil mexicanos nacen con espina bífida

Guadalupe Camacho · 20 enero, 2020

Te contamos todo lo que debes saber sobre la espina bífida y los tres grupos principales que existen, así como la prevención y tratamiento.

En México, 5 de cada diez mil nacen con un defecto llamado espina bífida, malformación congénita que se divide en diferentes tipos, y es el ácido fólico el que ayuda a “cerrar” la columna vertebral durante los primeros días del embarazo.

Espina bífida, un problema de salud que se puede prevenir

De acuerdo con la Guía Práctica Clínica en la Prevención, Diagnostico y Tratamiento de la Espina Bífida, del IMSS, cada año nacen 5 niños con un defecto llamado espina bífida, la cual puede evitarse con la ingesta de ácido fólico, sí la vitamina B ayuda a prevenir malformaciones fetales relacionadas con la columna vertebral, la médula espinal y el cerebro

Es durante la tercera y cuarta semana del embarazo que el tubo neural deberá cerrarse, por eso, se recomienda que la mujer tome —desde antes de su embarazo— el ácido fólico. Así como su pareja, pues entre mejor estén preparados para la gestación, más saludable nacerá su hijo.

También: ¿Cómo afecta la depresión de la embarazada al feto?

¿Qué es la espina bífida?

Se conoce como espina bífida a un grupo de malformaciones congénitas (que aparecen desde el nacimiento) y que afectan el sistema nervioso central (columna) y surge por una falla en el cierre del tubo neural, éste es un tejido que recorre todo el cuerpo del embrión, desde lo que será su cabeza hasta su columna vertebral.

“Cuando no hay un óptimo cierre de ese tubo neural, el embrión sigue su desarrollo pero de forma inadecuada, y ello afecta a la columna vertebral y, en ocasiones, el cerebro y cráneo”, indica el pediatra Javier Sánchez Nava.

La palabra bífida proviene del latín “bifidus” que significa separado o en dos partes y es cómo los médicos describen la columna del recién nacido afectado. “La columna aparentemente se ve normal, pero al realizar una evaluación observamos que por dentro, los tejidos (vértebras, médula espinal, meninges y líquido cefalorradiquídeo) que forman la columna tienen una posición distinta”, advierte el entrevistado.

Además: Para qué sirve el ácido fólico durante el embarazo

La señal de la espina bífida

Existen diversos tipos de espina bífida, la más común en México y en el mundo es la llamada espina bífida oculta y se caracteriza porque el recién nacido tiene en la espalda un mechón o grupo de vellos localizados, justamente, donde falló el cierre de la columna.

También se puede observar unos hoyuelos en la espada que precisa que algo dentro está mal. “Sin embargo, también hay casos donde se ve un abultamiento con una coloración muy roja, ‘parece carne viva’ y es cuando la espina bífida puede ser aún más grave”, indica el experto.

La espina bífida se clasifica en tres grupos principales:

Espina bífida oculta. El defecto está cubierto por la piel de la espalda y no afecta el tejido nervioso. No es tan grave y se puede ver el mechón de pelo en la espalda o los hoyuelos.
Espina bífida quística. Es la más grave y se sublasifica en tres, algunos pacientes no pueden caminar y tienen dificultades para mover su cuello. Se forma un quiste en la espalda y
Anencefalia. El recién nacido no tiene el cráneo y cerebro completos, y esta condición no es compatible con la vida fuera del útero.

Por otro lado: Demasiado ácido fólico es peligroso

 

¿Cómo prevenirla?

Desde 1991 se demostró que la vitamina B o ácido fólico tiene un alto impacto en la prevención de los defectos del nacimiento y no solo previenen la falta del cierre del tubo neural, sino también:

1. El labio y paladar hendido
2. Los abortos espontáneos
3. El desprendimiento prematuro de la placenta.
4. El síndrome Down
5. El pie equino varo
6. Luxaciones congénitas de cadera
7. Problemas renales del nacimiento, entre otras

Por ello, en México y en resto del mundo se recomienda que la mujer (y su pareja) tomen una pastilla de ácido fólico tres meses antes del embarazo y durante toda la gestación. Puesto que se disminuye hasta el 75% del riesgo de los defectos del nacimiento, pero además, la mujer deberá evitar el uso de drogas y la ingesta de alcohol.

Revisa: Terapia intensiva: cuando tu recién nacido sufre una complicación

“Vitaminar a la mujer embarazada ayuda notablemente, puesto que con la dieta solo se absorbe el 85% de la vitamina B que se requiere durante la gestación, por eso, con una pastilla de 400 microgramos se cumplen los requerimientos diarios, así como incrementar el consumo de verduras de color verde intenso como las espinacas, el brócoli y las acelgas”.

El tratamiento

Los niños que nacen con espina bífida leve pueden vivir como cualquier otro chico. En los casos graves, es necesario ayudar al pequeño con diversas terapias para que pueda adaptarse a la vida, pues suelen presentar crisis convulsivas, problemas músculo-esqueléticos, trastornos en el corazón y pulmones, problemas dermatológicos y endócrinos. “Lo ideal es traer a un hijo sano, por eso antes de buscar un embarazo hay que hacerse una revisión y tomar ácido fólico”, advierte Sánchez Nava.