Guía completa para practicar el colecho y sus beneficios

Guadalupe Camacho · 19 febrero, 2020

Te explicamos por qué sí debes practicar el colecho, los mitos que existen, los beneficios para padres e hijos, así como hasta cuándo debes hacerlo.

Compartir el “lecho” forma parte de la crianza positiva, sí aquella que forma vínculos y apegos para toda la vida. Te explicamos todo lo que debes saber para practicar el colecho con éxito.

Beneficios del colecho

Cada día más padres y madres tienen una cama comunitaria, donde caben todos: chicos y grandes. “Es una actividad que los humanos hacemos desde hace miles de años, por eso el colecho es una práctica que tiene beneficios para mamá, bebé y para el vínculo que se forma en cada familia”, explica Pamela Salinas Parra, doula posparto y experta en crianza positiva.

Revisa: Este es el lugar más riesgoso para dormir a un bebé

Colecho, compartir el lecho y la vida

De acuerdo con la experta, los beneficios del colecho son numerosos para el recién nacido, la madre y el padre. Para la familia completa, puesto que fomenta la unión.
Por ejemplo,  ayuda al bebé con su sueño, su alimentación y especialmente para que vaya madurando su respiración. Recuerda que la “muerte de cuna” ha sucedido en bebés que dormían solos.

Además “dormir junto a mamá ayuda a la termo regulación de los bebés, es decir, el calor humano les permite que mantengan más y mejor su propia temperatura corporal, pues al nacer no podemos mantener nuestra temperatura y por eso muchos niños son arropados en exceso”, explica Salinas Parra.

Incluso, el roce, el movimiento, el sonido de la respiración, el intercambio de gas carbónico y las vocalizaciones del sueño del acompañante del bebé (que puede ser papá o mamá) ejercen una influencia positiva.

Por otro lado: Consejos para un colecho seguro

Alivio para ambos padres

El recién nacido tiene un estómago del tamaño de una uva y por ello necesita alimentarse constantemente; para que mamá y su hijo descansen y se conozcan, es necesario que estén juntos.

Salinas Parra explica que la sincronización entre los ciclos de sueño de mamá-bebé incrementa el estado de alerta de la madre y la sensibilidad del bebé a cualquier movimiento de su madre, ayudando a disminuir y corregir los episodios de apnea (falta de respiración al dormir).

En el caso de papá, él también fomenta el sueño profundo de su pequeño hijo, puesto que le da seguridad, al acompañarlo. Además, mediante el olor, el pequeño reconoce quiénes son sus padres, por eso, se recomienda que papá no fume cerca de él.

Los varones son esenciales en la crianza positiva, puesto que los bebés gustan de estar acompañados, ser acariciados, mimados y mirar a los ojos, y papá puede hacerlo todos los días.

Además: Destete nocturno ¿fin de la lactancia?

Desde el primer minuto de vida

¿Cuándo se tiene que iniciar el colecho? La experta recomienda que desde el primer minuto de nacido, los padres duerman en la misma habitación que su bebé, incluso se sugiere que se coloque una pequeña camita del lado de mamá para que pueda amamantarlo a libre demanda.
¿Hasta cuándo se debe colechar? La entrevistada indica que esa es una decisión familiar, puesto que algunos niños buscan su independencia a los tres o cuatro años, pero otros necesitan más tiempo.

Los niños siempre buscarán su espacio y no hay por qué preocuparse, puesto que en algún momento ellos se irán y cada día serán más independientes tanto en las actividades del día como en las nocturnas.

Consejos prácticos para practicar colecho

  • Es necesario que el colchón no se hunda
  • Las cobijas no deben pesar tanto
  • El pequeño deberá dormir del lado de la madre, nunca en medio de los padres.
  • Las almohadas, cojines o muñecos de peluche deben estar fuera de la cama.
  • Los pliegues, abultamientos o hundimientos se deben evitar.

También: Tips para dormir rápido a un bebé

Beneficios

La respiración del bebé se va sincronizando con la de su mamá/papá y eso ayuda a que madure más. Permite que el bebé mantenga su calor corporal más tiempo y así pueda dormir mejor
La comida está cerca: el seno materno. Algunos bebés aprenden a tomar del pecho por sí solos y comer mientras duermen. De esta manera ni mamá ni bebé deben pararse ni salir de la cama.

Mamá descansará mejor al tener al bebé cerca y sus periodos de sueño (entre cada toma) son de mejor calidad. Además, la oxitocina benéfica la producción de leche materna, reduce los niveles de estrés. Los bebés que hacen colecho con sus padres, no lloran en exceso y forman un vínculo para toda la vida.