En 2008, Thierry Boutë, decidió pasar 10 semanas en las salas de diferentes hospitales para poder fotografiar las primeras horas de vida de los recién nacidos. El resultado fue un collage que muestra la realidad de estos críos con la piel roja, ojos torcidos y muecas graciosas.

Así son las primeras horas de vida de los recién nacidos

El fotógrafo francés solicitó permiso a un hospital que se encuentra a las afueras de París, donde las enfermeras preguntaban a los padres si permitirían que su crío fuera fotografiado por Boutë. Afortunadamente muchos aceptaron y fue así que logró recopilar alrededor de 50 fotografías que, sin querer, fue una división equitativa entre niños y niñas.

Te recomendamos: Fotografías que hacen homenaje a la pérdida de un bebé

Boutë explica que construyó su estudio, a lado del teatro del hospital. Momentos después del parto, los papás acudían con el recién nacido en brazos y esto permitía que se desprendieran diversas emociones, «algunos de ellos estaban llenos de emoción, al borde del llanto y espontáneamente cariñosos. Algunos de ellos ni siquiera podían tocar a su propio bebé», explica.

Checa: Fotografías que hacen homenaje a la infancia

 

Además el fotógrafo de 50 años, comentó que aunque la gente reacciona de diversas formas cuando ve las fotografías, «para mí, la realidad es que hay algo muy conmovedor en cada imagen. Lo que realmente sentí fue un sentimentalismo».

 

Revisa: La realidad de la maternidad en fotografías

 

 

Para Boutë los cambios son asombrosos, cuando observa las primeras horas de vida de los recién nacidos y hace una comparación con aquellas que algunos de  los padres siguen enviando, se sorprende con las rápidas transformaciones, no podría reconocerlos», dice. «En solo dos días, los bebés cambian tan rápido».

Artículo original: theguardian.com