Método Doman: técnica para que aprendan a leer desde recién nacidos

Redacción bbmundo · 11 marzo, 2019

Si quieres que tu crío aprenda a leer cuentos cortos antes de los tres años, necesitas aplicar el Método Doman desde los primeros días de nacido.

Método Doman: técnica para que aprendan a leer desde recién nacidos

Si estás interesado en que tus hijos desarrollen sus habilidades e inteligencia lo antes posible, te contamos todo sobre el Método Doman, técnica de aprendizaje con la que a los tres años de edad, tus hijos podrán leer cuentos cortos.

 

Método Doman la herramienta que facilitará el aprendizaje de tu hijo

 

Todo empezó en los años 50, cuando el médico estadounidense, Glenn J. Doman,  observó que su trabajó con niños que habían sufrido lesiones cerebrales estaba resultando exitoso, al lograr desarrollar habilidades cognitivas superiores a las de los niños sanos. Entonces se preguntó ¿cómo serían los resultados si se aplicara en niños completamente sanos?

Después de mucha investigación, el médico descubrió que entre más pequeño es un crío, es más fácil que aprenda. Por lo que resulta de suma importancia que le enseñemos todo lo necesario, antes de los 6 años.

También: 10 Libros infantiles imperdibles para 2019

Además como parte de su trabajo de investigación, recalcó que el método silábico no era la mejor opción para enseñar a leer, ya que aseguró que los bebés son perfectamente capaces de reconocer palabras si estas tienen un gran tamaño, en especial si les enseñamos a través de la repetición de las palabras, varias veces al día. Que es básicamente uno de los pilares del Método Doman.

¿Por qué sí funciona el Método Doman?

 

Esta técnica de aprendizaje no es una receta inflexible, es una opción que se puede adaptar a las necesidades de cada niño. Donde el éxito consiste en que sea una actividad divertida para los involucrados y que cuente con cierta repetición para que quede grabado en el cerebro del crío.

Por otro lado: Los 18 mejores libros infantiles

Para Doman, un bebé puede aprender a hablar y a leer de manera simultánea, utilizando ambos hemisferios. Con esta técnica el crío ve la palabra como una foto y escucha cómo se pronuncia. Con el paso del tiempo, descubrirá cómo se combinan las letras que conforman ese sonido o esa palabra, para finalmente descodificar el código del lenguaje escrito.

¿Cómo aplicarlo?

 

El Método Doman inicia con una serie de tarjetas blancas, con palabras que pertenezcan a una categoría, mismas que serán dichas en voz alta y clara, pero de manera fluida (no necesitas “ha-blar len-to) y realizar el ejercicio tres veces al día.

Te puede interesar: 10 libros que les enseñan a las niñas que no solo deben ser princesas

¿Cómo deben ser las tarjeta?

 

  • Aunque no deben ser de un material específico, deben ser blancas y alargadas. Entre más pequeño el niño, más grandes deben ser las letras y las tarjetas: de 15X60 cm para los recién nacidos hasta llegar a los 10X60 cm conforme vaya creciendo.
  • Las letras deben ser de 12.5 cm de alto para recién nacidos y 7.5 para niños mayores
  • Las palabras deben ser de color rojo para captar su atención
  • Las tarjetas deben estar organizadas en categorías: animales, colores, formas, familia, entre otras…

Las fases del Método Doman

 

 

Fase uno: Palabras

En este primer paso,  el día uno se mostrarán cinco tarjetas con una palabra escrita en cada una, mientras se pronuncian en voz alta y fluida. En el segundo día se enseñarán las cinco primeras y se agregarán otras cinco palabras, pertenecientes a otra categoría.

En el día tres, se leerán las diez tarjetas anteriores y se sumarán otras cinco que pueden ser de una tercera categoría. Al cuarto día se leerán las 15 palabras  y otras cinco palabras. Para el día cinco se deberán repetir las 20 palabras y agregar otras cinco nuevas.

Para el sexto día iremos quitando una categoría y agregando nuevo vocabulario de las mismas categorías. Nunca deberemos pasarnos de las 25 tarjetas para evitar que el niño se aburra. Además deberás tener cuidado de no mezclar categorías y separar las sesiones entre 15 y 30 minutos.

Además:  6 libros para leerle a tu bebé antes de dormir

Fase dos: Parejas de palabras

Para dar este paso, el niño ya habrá leído 150 palabras aisladas, para dar pie al uso y lectura de dos palabras que trataremos no empiecen con la misma letra.  Introduce dos juegos de palabras pares (cinco pares cada uno) a la semana, con los juegos de palabras sueltas. Por ejemplo: casa blanca o carro rojo.

Fase tres: Oraciones sencillas

En esta fase las letras pueden ser más pequeñas y es el momento de  introducir verbos en la oración, por ejemplo:  mamá está cocinando. Con estas oraciones, el Método Doman  te recomienda ir creando un libro de pocas páginas e ilustraciones para leerlo en voz alta, hasta tres veces al día.

Conoce: 5 libros de poesía para niños

Fase cuatro: Frases

Tendrás que disminuir las letras al doble que en la fase anterior (se recomienda a 2.5 cm) para aumentar la cantidad de palabras. Además deberás dejar atrás el color rojo y usar el negro. Integra los artículos y sigue agregándolos a su libro o crea uno nuevo.

Fase cinco: Cuentos en un libro

Es importante escoger el cuento ideal para tu crío, uno que tenga entre 50 y 100 palabras, una oración por página, con letras del tamaño de 2 cm y con ilustraciones. Recuerda que es importante que incluya vocabulario nuevo para tu crío que le resulte interesante.

Deberás leerlo a una velocidad normal y en tono claro,  dos o tres veces al día. Cuando el crío sabe leer podrás enseñarle el alfabeto (si es que no lo ha hecho durante el proceso).

Recuerda que el Método Doman no es un sistema estricto, el autor aconseja adaptarlo a las necesidades de tu hijo, ya que cada persona es y aprende diferente. Para ayudarte te dejamos estos tips que te servirán a implementarlo con resultados exitosos:

  • La motivación y el entusiasmo son importantes para mantener la atención de tu crío, ya que si lo haces con la intención de que para él sea uno de sus momentos favoritos del día, seguro esperará con ansias y aprenderá de buena manera todo lo que le enseñes.
  • La mirada fija en tu hijo puede ser clave para que capte todo, mientras dices la palabra.
  • Cada vez que pases una categoría de parejas, barajéalas entre sí, para que nunca sigan el mismo orden.
  • Trata de que dos palabras sucesivas no empiecen por la misma letra para que no se confunda.

Este video puede servirte de guía para que inicies este método con tu crío: