¿Qué es la exterogestación o la gestación fuera del útero?

Guadalupe Camacho · 24 mayo, 2019

Practicar la exterogestación ayudará a que tu hijo tenga fuerza para sobrevivir, aprenda a adaptarse, crezca sano y sobre todo sea feliz.

¿Qué es la exterogestación o la gestación fuera del útero?

La tendencia en el cuidado infantil ha retomado un término acuñado en los 70`s, conocido como: exterogestación o gestación fuera del útero, que se refiere a los siguientes nueve meses tras el nacimiento del bebé, quien sin los cuidados adecuados no podría sobrevivir.

Exterogestación, el cuidado después del parto

El ser humano es el único recién nacido —del mundo de los animales— que le es imposible salir adelante sin la asistencia y la atención de los adultos. Nacen tan indefensos que necesitan toda una serie de apoyos para lograr sobrevivir, en cambio otros recién nacidos (caballos, elefantes, aves y demás) sí pueden valerse por sí mismos en las primeras horas de vida.

Nueve meses dentro, nueve meses fuera

Expertos internacionales en temas de crianza, así como neurólogos infantiles y pediatras concuerdan en la importancia que tiene la crianza cálida, cercana y de apego, prácticas que se realizan durante la exterogestación.

También: La leche materna hace más inteligente a tu bebé

“No, los recién nacidos no necesitan independencia sino cercanía con los padres, hermanos y otros familiares: abrazos, arrullos, caricias, besos y hacerlos sentir que aún forman parte de mamá son esenciales para el óptimo desarrollo del pequeño”, indica el pediatra Javier Sánchez Nava.

Los brazos de mamá son su refugio, su cuna, su alimento, su zona de paz, su camita, su alegría, su esperanza, su descanso, por eso es necesario que durante los siguientes nueve meses tras el nacimiento el pequeño no se sienta fuera sino dentro de un círculo de amor.

Besos, alimentos y todos contentos

Darle lactancia a tu pequeño (o si es el caso biberón), así como contacto piel a piel y un ambiente cálido fuera del útero de mamá, le dará al niño fuerza para sobrevivir, adaptarse y crecer sano. La exterogestación es una etapa en la que ambos se conectan.

Por otro lado: 8 señales y emociones de un bebé de hasta seis meses

Según el doctor James W. Prescott, del Instituto de Ciencias Humanísticas y ex investigador científico del Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano (NICHD), la privación sensorial en los recién nacidos y los lactantes produce anormalidades conductuales como depresión, falta de control de los impulsos, violencia y deficiencia de autoregulación, abuso de sustancias y un funcionamiento inmunológico deteriorado.

Los estudios, del estadounidense Prescott, demuestran que el cerebro en desarrollo debe experimentar placer y felicidad para que se puedan integrar cerebralmente las sensaciones relacionadas con la adaptación social y el aprendizaje.

Checa: ¿Por qué no dejar dormido a tu bebé en la silla del auto?

Los seres humanos y mamíferos en general, advierte Prescott, tenemos una tendencia natural, dictada por nuestro cerebro, a buscar las experiencias que generan placer y a disociarnos (alejarnos) de experiencias que nos causan dolor físico o emocional.

Por ello, dejar que el recién nacido llore para que se adapte o que aprenda a comer a las horas que dicen en las estancias infantiles, o dejarlo en la cuna solo por horas generará daños importantes.

“Los recién nacidos deberán sentirse en el útero de mamá los siguientes nueve meses de vida, para que vaya logrando adaptarse en cuerpo y mente a su nuevo entorno. La exterogestación no solo hace niños sanos sino felices”, destaca Sánchez Nava.