La consecuencias de que tu hijo se siga chupando el dedo

Guadalupe Camacho · 21 febrero, 2019

¿Tu hijo se sigue chupando el dedo para dormir o relajarse? Esto podría causarle daños a su paladar y a sus dientes. A esto se refieren los expertos...

La consecuencias de que tu hijo se siga chupando el dedo

Se ven hermosos, tiernos y seguro te robarán el corazón verlos dormir mientras tienen el dedo en la boca; sin embargo, cabe aclarar que aunque la succión es un reflejo que le permite al lactante sobrevivir, al paso del tiempo chuparse el pulgar o un chupón genera problemas en dientes y paladar. Te explicamos a fondo, las consecuencias de que tu hijo se siga chupando el dedo.

Consecuencias de que tu hijo se siga chupando el dedo

 

“El reflejo de succión le permite al recién nacido sobrevivir, sin él, el pequeño simplemente no podrá alimentarse por seno el materno, ni por biberón. Sin embargo, algunos padres prolongan este reflejo para calmar al bebé con el chupón, o la succión del pulgar o con biberones y hay riesgo de deformar el paladar y los dientes frontales”, precisa la odontopediatra Guadalupe Rodríguez Sosa.

También: ¿Qué hago si mi hijo se chupa el dedo?

Tu pequeño succiona por hambre, pero también por protección

 

Cuando tu pequeño tiene hambre comenzará a mover sus labios, pero también cuando está dormido o cuando te sienta cerca. “Este reflejo de succión le ayuda al bebé a sentirse en paz, con el estómago lleno, pero también con la sensación de tranquilidad y de protección; por eso cuando un pequeño llora y se le brinda el chupón, el llanto se detiene, o cuando se mete el pulgar (o cualquier otro dedo) a la boca deja de inquietarse, incluso se puede arrullar y dormir mejor”, precisa la experta.

Sin embargo, al paso de los meses el pequeño no solamente necesita succionar sino también masticar y deglutir alimentos sólidos, y es cuando se le deberá brindar papillas para que vaya dejando atrás el proceso de succión y comiencen a madurar los huesos del rostro, especialmente los maxilares.

Por otro lado: Chupón o dedo: ¿qué afecta más a sus dientes?

“A los diez meses, en promedio, el pequeño deja progresivamente de succionar y busca alimentos más complejos, por eso también se le da un vaso entrenador (que puede contener leche materna) para que vaya madurando en el aspecto alimenticio”, indica la experta.

Si tu hijo se sigue chupando el dedo también es un proceso afectivo, pues el pequeño se estresa cuando no está con su mamá o cuando lo separan del seno materno, se debe ayudar al niño a que el proceso no lo angustie, por el contrario hay que animarlo a utilizar su maxilar al masticar, hay que ayudarle a usar la cuchara y permitirle que coma directo del plato, se chupe los dedos, pero luego es muy importante limpiárselos.

Cuidado con los hábitos perniciosos orales

 

El chupón y el biberón son los objetos que más utilizan los padres para calmar al bebé, no obstante, también los dedos (especialmente el pulgar) e incluso las uñas de los pequeñitos, son usados como tranquilizantes. Así que tu hijo se está chupando el dedo es momento de preguntarse si lo hace para desestresarse de algo.

Además: Tips para lavar sus primeros dientes

“Cuando el niño comienza a chuparse o succionar dichos objetos o tejidos, crean un hábito que los médicos llamamos perniciosos orales, puesto que comienzan a deformar la mandíbula, el paladar y los dientes frontales”, lamenta Rodríguez Sosa y explica que si tu hijo de vez en cuando se chupa el dedo o el chupón, no habrá problema más adelante; pero si realiza la succión como una acción repetida y automática, son patrones aprendidos de contracción muscular de naturaleza muy compleja que no podrá dejar fácilmente.

Perfil tipo “Felipillo” o de “Pajarito”

 

“Los odontólogos pediatras vemos cada vez a más niños que se siguen chupando el dedo y que tienen perfiles tipo ‘Felipillo’, o tipo ‘pajarito’, con los dientes hacia enfrente, o con el paladar hundido de más. Incluso atendemos a niños que tienen el rostro asimétrico, puesto que el hábito pernicioso ya lo deformó, y para corregirlo, los expertos utilizamos aparatos, cirugías y tratamientos que permiten tener un equilibrio maxilar y dental”, precisa la entrevistada.

Revisa: Cómo cuidar bien los dientes de un bebé

Los niños comienzan a chuparse el dedo desde el vientre materno; al nacer, desarrollan este reflejo de supervivencia (en la etapa lactante), pero a los diez meses se deberá evitar fomentar este reflejo para que le niño tenga un crecimiento sano.