La semana 31 del embarazo significa que está por terminar el mes siete del embarazo; para este momento, el cerebro de tu bebé crea conexiones entre sus células nerviosas y, por lo tanto, sus cinco sentidos ya están desarrollados. Tu bebé mide aproximadamente 40 centímetros y pesa hasta mil 700 gramos. ¡Es enorme! Como un coco. En esta etapa, el sistema urinario continúa trabajando; ahora, el riñón es capaz de filtrar la sangre y liberar los desechos hacia la orina, que se mezcla con el líquido amniótico. Se calcula que produce medio litro de pipí al día.

Esto te espera en la semana 31 del embarazo

Tu chiquito puede distinguir sonidos, y su frecuencia cardiaca varía con ellos: su corazón late tranquilamente cuando escucha canciones relajadas, en cambio, se acelera al escuchar música pesada. Duerme por ratos más largos y ya tiene patrones de sueño con movimientos oculares rápidos, tal vez sueñe. Como los científicos no pueden medir la actividad cerebral de un bebé en el útero, la matemática Karin Schwab, de Alemania, estudió el cerebro de fetos de borrego y descubrió que entran en estados parecidos a estar soñando desde antes de tener movimientos oculares rápidos. El estudio parece indicar que los patrones de sueño y las neuronas involucradas en ellos ayudan a detonar la maduración de otros procesos en el cerebro.

La mayoría del tiempo, se la pasa explorando: juega con su nariz, con sus tobillos, con el cordón umbilical o hace caras, patea, se mueve, come y se chupa el dedo; en ocasiones, succionan tanto su dedo que cuando nacen, puede tener un “callo”.

En la semana 31 del embarazo a poco más de dos meses de parir, puedes sentir que te falta el aire y te cansas muy fácilmente, porque tu útero está presionando tus órganos y tus pulmones no tienen espacio para expandirse completamente. Tu bebé, que recibe su oxígeno a través de la placenta, no pasa por estas incomodidades.

El dolor en el cuello también puede molestarte y para disminuirlo una buena opción es levantarse, separar los pies a la altura de los hombros y mover el cuello hacia la derecha, inhalar, esperar tres segundos, exhalar y luego cambiar de lado. Este sencillo estiramiento se puede realizar varias veces al día.

Las várices pueden “aparecer” a partir de este mes. ¿Las causas? son tres principalmente: por presión del útero en las venas de la región pélvica; por la demanda de bombeo de sangre en el cuerpo y por las hormonas, lo que se puede hacer, es cambiar de posición constantemente: sentarse y mantenerse de pie, levantar los pies en una silla, en el sillón, en la pared o en la almohada; el uso de medias de compresión también puede ser una buena opción.

Las últimas semanas del embarazo tienden a ser muy incómodas por el peso que estás cargando, por eso las fajas de maternidad son una gran ayuda, así como también los cojines y almohadones, que te pueden servir para descansar mucho mejor al dormir o bien cuando estés sentada.

Desde el octavo mes, puedes echar un poco hacia atrás tu cuerpo para mantener el equilibrio y abrir las piernas al caminar, todos esos cambios repercuten y generan cansancio. ¡Ánimo! Estamos entrando en la recta final.

En la semana 31 del embarazo, tu bebé ya pesa kilo y setecientos gramos y mide 40 centímetros. Acurrucado en tu útero, es del tamaño de un coco. Puede sentir: percibe luz, escucha sonidos y prueba olores y sabores. De hecho, puede escuchar música contigo y los latidos de su corazón van a reaccionar, si es tranquila, estará tranquilo y si es acelerada, pues se acelerará buscando fiesta.

¿Sabes que es muy posible que ya sueñe? Se ha documentado que los bebés de estas semanas de gestación tienen sueño con movimientos oculares rápidos, que son los que hacemos al soñar y estudios con fetos de borrego lo ha comprobado. Como su cerebro todavía no tiene información, seguramente sueña con sensaciones. ¡A mi se me hace sorprendente!

Los expertos en antropología explican que la pelvis —y el cerebro— nos ayudó a evolucionar. Gracias a la forma de la pelvis podemos caminar erguidos, pero también es posible que las mujeres demos a luz bebés provistos de un cerebro voluminoso, que cabe perfectamente en nuestra valiosa, muy valiosa pelvis. Disfruta tu semana 31 del embarazo.

También lee:
→La semana 22 del embarazo
→La semana 30 del embarazo
→La semana 29 del embarazo