¿Qué es la preeclampsia y qué la provoca?

Revista bbmundo · 11 abril, 2019

La preeclampsia afecta al 7% de las mujeres durante el embarazo en el mundo. Te explicamos qué sucede si no es tratada a tiempo y adecuadamente.

Preeclampsia

También se le conoce como toxemia o hipertensión inducida por el embarazo. El hecho es que todos estos términos se utilizan para describir un trastorno que es la presión arterial elevada. La preeclampsia generalmente se manifiesta después de la vigésima semana de gestación y es una enfermedad que sólo se cura en el parto. Se caracteriza por:

  • Presión sanguínea alta.
  • Proteína en la orina.
  • Sudoración en la cara, manos y pies.

La preeclampsia causa 15% de los nacimientos prematuros en países industrializados

De agravarse puede producir:

 

  • Desprendimiento de la placenta de la pared uterina.
  •  Nacimiento prematuro.
  • Bebés más pequeños.
  • Aumento de las probabilidades de cesárea.
  • Muerte del bebé o la madre (en el peor de los casos). ¿Quién está en riesgo?
  • Mamás primerizas o con embarazos múltiples.
  • Mujeres que sufrieron hipertensión gestacional o preeclampsia anteriormente.
  • Menores de 20 años y mayores de 40.
  • Mujeres con presión arterial alta o enfermedad renal antes del embarazo.

Cada minuto, en algún lugar del mundo, muere una mujer por causas relacionadas con la preeclampsia.

Factores:

 

  • Embarazos múltiples.
  • Obesidad.
  • Antecedentes médicos de hipertensión crónica, diabetes o trastornos renales.
  • Hipertensión, diabetes, enfermedad del tejido conectivo (como artritis o lupus).
  • Embarazo en adolescentes o en edad avanzada.
También:  Los problemas de hipertensión en el embarazo

¿Cómo sé si tengo preeclampsia?

 

En cada chequeo prenatal, tu doctor verificará la presión arterial, los niveles de orina, y puede ordenar análisis de sangre que mostrarán si se padece preeclampsia. Tu médico también puede realizar otras pruebas que incluyen: la comprobación de las funciones de la coagulación de la sangre y el riñón, ultrasonido para verificar el crecimiento del bebé y Doppler para medir la eficiencia del flujo sanguíneo a la placenta.

Detecta los síntomas

 

Preeclampsia leve: presión arterial alta, retención de agua y proteínas en la orina.
Preeclampsia severa: dolores de cabeza, visión borrosa, incapacidad para tolerar la luz brillante, fatiga, náuseas, vómitos, pequeñas cantidades de orina, dolor en el abdomen superior derecho, dificultad para respirar y tendencia a moretones con facilidad.

Por otro lado: ¿Qué es el síndrome HELLP?

Tratamiento

 

Depende de la fecha de parto. Si ya estás cerca y el bebé está lo suficientemente desarrollado, es probable que tu doctor decida hacer una cesárea lo antes posible. Si tienes preeclampsia leve y tu bebé no se ha desarrollado completamente, tu médico te recomendará que hagas lo siguiente:

  • Descansar acostada sobre el lado izquierdo para quitar el peso del bebé de los vasos sanguíneos principales.
  • Aumentar los controles prenatales.
  • Consumir menos sal.
  • Beber por lo menos 8 vasos de agua al día.
  • Cambiar la dieta para incluir más proteínas.

Síndrome de HELLP (hemólisis, enzimas hepáticas elevadas y bajo recuento de plaquetas): ocurre a finales del embarazo y afecta a los glóbulos rojos, la coagulación de la sangre y la función hepática de las mujeres embarazadas.

Además: ¿Cuánto calcio extra necesitas durante tu embarazo?

Toma tus precauciones

 

Actualmente no hay manera segura de prevenir la preeclampsia. Algunos factores que contribuyen a la presión arterial alta pueden ser controlados, pero otros no. Sigue cuidadosamente las instrucciones de tu médico acerca de tu dieta y actividad física. Esto puede ayudarte:

  • Usar poco o nada de sal añadida en las comidas.
  • Asegurarse de beber de 6 a 8 vasos de agua al día.
  • Evitar los alimentos fritos y comida chatarra.
  • Descansar lo suficiente.
  • Hacer ejercicio regularmente.
  • Evitar el consumo de alcohol y cafeína.

 

Con información de la Preeclampsia Fundation y MAYO Clinic.
Artículo publicado en la revista impresa de mayo 2017