Cáncer de ovario: causas, cómo prevenirlo y cómo se cura

Melissa Espinosa · 24 junio, 2019

¿Sabías que el cáncer de ovario tienes síntomas que se confunden con colitis? Te explicamos cuántos variaciones existen, cómo prevenirlo y cómo se curar.

Cáncer de ovario

En México, el cáncer de ovario se diagnostica en 3200 mujeres, que corresponden al 6.7% de muerte relacionadas a causa de cáncer en la mujer. Para entender bien esta enfermedad y las estadísticas, entrevistamos a Patricia Villareal Colín, ginecóloga oncóloga del hospital ABC quien nos hablará cómo es que esta enfermedad es la más letal para la mujer.

Esto es lo que debes entender del cáncer de ovario

“Es el cáncer más frecuente y más letal para la mujer porque en la mayoría de los casos tienen un desenlace fatal. Se considera el cáncer ginecológico más agresivo. La incidencia no es tan alta, se calcula que existen de dos casos al año; sin embargo ya que su comportamiento es agresivo, es una enfermedad que requiere tratamiento oportuno, pero esto se dificulta por la falta de síntomas tempranos”, explica la experta.

Te recomendamos: Leucemia Linfoblástica Aguda: el cáncer más común en niños

Aproximadamente entre un 75 y 80% de los cánceres de ovario son diagnosticados en edades tardías, donde la posibilidad de recuperación es baja. Tan sólo entre el 15 y el 20% de los casos son los que se llegan a identificar a tiempo.

La ginecóloga explica que es importante diferenciar que hay dos tipos:

Cáncer germinal: cuyos casos son mayores en mujeres jóvenes, menores de 40 y que tienen un pronóstico de curación

Cáncer epitelial: Al tener mayor incidencia en mujeres mayores a los 50 años, es el que tiene un comportamiento tan agresivo y el índice de curación es bajo.

Conoce: Cáncer de mama: mamografía para embarazadas, mujeres lactando y adolescentes

Síntomas

Villareal explica que como tal no hay síntomas característicos del cáncer de ovario, “generalmente las manifestaciones son muy vagas que se confunden con colitis o alteraciones en la digestión, incluso se llega a confundir con diarrea y algunas pacientes presentan crecimiento en el volumen del vientre”. Como no hay síntomas tempranos, por lo tanto se dificulta identificarla y cuando se ha hecho es demasiado tarde.

¿Cómo prevenirlo?

No hay una medida preventiva; sin embargo, se recomienda tener una vida sana, hacer ejercicio y tener la cultura de acudir a una revisión ginecológica anual para detectar alguna lesión a tiempo o la aparición de un tumor.

Para detectar este tipo de cáncer, la visita a partir de los 40 debe incluir la exploración de mama, la toma de fisiología del cuello uterino, el ultrasonido transvaginal y complementar con un estudio de sangre llamado CA 125, un marcador tumoral en la sangre con la que podemos diagnosticar si existe riesgo y compararlo con el ultrasonido.

Por otro lado: ¿Qué es el cáncer de ojos o retinoblastoma en niños?

“Lamentablemente el diagnóstico lo hacemos ya hasta que hubo un aumento abdominal, pero lo ideal es hacer estos estudios que, aunque no están dentro de la rutina porque el cáncer cervicouterino es el más frecuente, las mujeres deberían solicitarlos. En el caso del estudio de sangre CA 125 no es específico del cáncer de ovario ya que puede solicitarse durante el embarazo o para enfermedades como: gastritis o colitis”.

Antes de los 40 años, la incidencia es baja. Cuando lo manifiestan, es el conocido cáncer germinal, donde los síntomas son el aumento del abdomen y se realiza un ultrasonido. Sin embargo los casos son altamente sensibles a los tratamientos de quimioterapia y los casos de éxito son mayores, más del 20% logran salir adelante.

Causas

Antecedentes familiares de cáncer de ovario, de seno o cáncer colorrectal, pueden aumentar el riesgo de que una mujer lo padezca. También, un factor importante, puede ser haberse sometido a tratamientos de fertilidad, mujeres con sobrepeso y tener hijos en edades tardías, así como nunca haber llevado un embarazo a término.

Te puede interesar: 7 señales de cáncer infantil

“La mayoría de las mujeres no presentan problemas en la menstruación, además de que la mayoría de las mujeres que presentan esta enfermedad ya están en la menopausia y los picos de mayor incidencia es a los 65 años, cuando la menstruación ya no existe”, explicó Patricia Villareal Colín.

¿Y la cura?

Depende qué tan temprano se diagnostique; sin embargo, en las mujeres que representan estos picos altos, tienen una baja posibilidad de tener éxito ya que su cuerpo no suele recibir adecuadamente los tratamientos.

“Estos consisten en administrar una combinación de agentes de quimioterapia y tratar de disminuir el volumen del tumor en el abdomen. Hacer una cirugía en la que podamos erradicar lo que quedó de enfermedad y quitar estructuras del abdomen para controlarla”.

En etapa temprana la posibilidad de curarse es de un 80%. En mujeres con la enfermedad avanzada, es de un 50% a 30%, cifras bajas que hacen que el cáncer de ovario sea el más letal de la mujer.