Mindfulness en familia: la importancia de vivir en el ahora

Karla Lara · 29 octubre, 2020

Todos hablan de los cursos que han tomado o los libros que han leído, pero ¿cuántos han entendido la importancia de vivir en el ahora?

¿Quién hubiera pensado que es casi final de año y seguimos con el tema de la pandemia sobre la mesa? Ya no es novedad lo que vemos por todos lados, en cuanto al estado emocional de muchas personas y familias: cansancio, hartazgo, ansiedad, depresión y mucha incertidumbre en general. Pero ¿realmente hemos aprendido a valorar el momento que estamos pasando con nuestra familia? Honestamente ¿quién ya aprendió que lo verdaderamente importante son las experiencias y no las cosas? ¿quién aprendió la importancia de vivir en el ahora?¿

¿Por qué debes entender la importancia de vivir en el ahora?

Yo tengo una propuesta: quiero enfocar la atención en lo que sí tenemos y hacer lo mejor para pasarla bien en familia; tratando de cambiar ciertos hábitos, incluyendo estar feliz con lo que hay y apreciar profundamente lo que tenemos, compartirlo de ser posible y cambiar las costumbres para vivir mejores experiencias y no dedicarnos a acumular cosas.

Tenemos cierta experiencia (al menos conocemos algunas propuestas) con métodos que nos invitan a consumir menos, a vivir con mayor orden, a limpiar nuestro espacio de vida y familia, a vivir en estado “Mindfulness”; es decir, en el aquí y ahora. Pero ¿realmente somos conscientes de que requerimos cambiar nosotros, desde adentro, desde casa, en lo individual, como familia?

Además: Qué es el Mindfulness y cómo ayuda a los niños?

Antes de brincar al exterior y empezar a aleccionar a otros, recordemos que hay una máxima en la crianza aquí y en China, y que es: “Niño ve, niño hace”. Así es mamás y papás, podemos o no predicar con la palabra, pero es nuestro ejemplo, nuestros actos, lo que realmente influye el pensar, el sentir y el actuar de nuestros hijos.

Con eso en el aire, la propuesta para es: nosotros, los padres, debemos hacer un giro drástico, inmediato y visible para nosotros, en nosotros y con los nuestros, sentarnos en familia y crear un manifiesto, reglamento, acuerdo (ustedes pongan el nombre), pero hacerlo con el consentimiento de todos en casa, donde reflejemos lo siguiente:

  • Una lista de situaciones y experiencias que nos hacen feliz a cada uno de nosotros (en presente), que no sean objetos sino momentos. Ejemplo: “a mí me encanta tomar leche con chocolate caliente”.
  • La mención de al menos una experiencia pasada (pueden ser más), que nos haya hecho sentir plenos y que viva en nuestra memoria a la fecha, participan todos. Ejemplo: la vez que hicimos un picnic con los abuelos, la vez que horneamos galletas para la escuela, etc.
  • Una lista de fechas y eventos que nos gustaría celebrar en familia y con amigos. Ejemplo: cumpleaños, navidad, año nuevo, día del niño.
  • Una lista de las personas mas importantes en nuestra vida y la razón de porqué. Ejemplo: familia, amigos, colegas de trabajo, vecinos, hasta nuestras mascotas si alguien quiere.
  • Una lista de situaciones felices o positivas inesperadas que hemos aprendido en la pandemia.

Por otro lado: Estrategias que favorecen la atención y el aprendizaje en casa

Hecho lo anterior, será mas fácil darnos cuenta de la importancia de vivir en el ahora, que no nos gustaría perder y que tampoco depende al cien de tener dinero, vacaciones o una situación privilegiada, sino de los pequeños momentos (esos que a veces pasamos de largo) y que los expertos en felicidad nos dicen, son los mas importantes de nuestras vidas.

Los niños son expertos en reconocer esos momentos, situaciones y personas, porque viven en el presente, porque su corazón es positivo y no pierden la esperanza tan fácil como los adultos. Hacer este ejercicio en familia, no solo nos une, nos da pertenencia y reconocimiento a todos, de lo que somos, de lo que nos importa, de lo que amamos y queremos.

Revisa: Consecuencias de la ansiedad infantil en tiempos de Covid-19

Tener nuestro manifiesto es una herramienta para cerrar el año con un cambio verdadero, desde adentro. Es una oportunidad para vernos y escucharnos genuinamente, más si el caos de la vida familiar en casa, sumado al homeoffice, al homeschooling y a las responsabilidades sin pausa no nos lo ha permitido.

Con la lista en mano, podemos ahora volver a planear lo que haremos a manera de “experiencia”, no solo por no gastar de manera innecesaria, sino para revalorar la manera en que vivimos y lo que los demás hacen por nosotros. Puede ser el principio del resto de nuestra vida, porque si por todos lados escuchamos y vemos que la opción es reinventarse, la familia no tiene que ser una excepción.

También: Por qué mis hijos están en un año escolar Niksen: un año de no hacer nada

Yo propongo aplicar mindfulness, la importancia de vivir en el ahora, pero real, sin necesidad de estudiar dos teorías o consejos, sino simplemente regresar a lo básico, restablecer la escala de valores familiar y decidir en conjunto seguir juntos y estar bien. Los tiempos no son, ni serán fáciles, pero tampoco lo ha sido en otras épocas para la humanidad: la capacidad de ser felices reside en nosotros quienes tenemos el poder de controlar nuestro actuar y el legado que damos al mundo hoy y ahora. No esperemos que “algo” pase para estar mejor, no creamos que “alguien” tiene que venir a decirnos que debemos ser felices para serlo, está en ti y en mí.

Se acercan mas fechas en las que estamos acostumbrados a celebrar en familia, con amigos y muchos, fuera de casa, pero no podemos ni debemos bajar la guardia, hay que seguirnos cuidando y este año ha sido la lección de nuestras vidas para mostrarnos lo que es realmente importante y el cómo acomodar nuestra lista de prioridades.