¿Qué es y cómo ser un padre trampolín?

Juan Pablo Arredondo · 12 agosto, 2020

¿Quieres que tu hijo sea una persona que pueda asumir la responsabilidad de su vida y sea un adulto resiliente? Te contamos cómo ser un padre trampolín.

En esta época donde se habla de los nuevos modelos de crianza, muchos papás están llegando al extremo de sobreproteger a sus hijos; sin embargo, existe una nueva forma de criarlo para impulsarlos a ser personas independientes y confiadas de ellos mismos. Estamos hablando de los padres trampolín.

¿Qué es ser un padre trampolín?

Puede ser difícil de creer, pero según un nuevo informe de investigación de Child Trends de Vanessa Sacks y David Murphey, casi la mitad (45%) de los niños en este país han experimentado al menos una experiencia infantil adversa (ACE) y el 21% experimentado dos o más. Estos hallazgos se basan en datos de la Encuesta Nacional de Salud Infantil de 2016 (NSCH).

ESCUCHAR EN EL REPRODUCTOR

El lado negativo de la sobreprotección

  • Vivimos en una sociedad que ha pasado rápidamente de la crianza en helicóptero a la crianza con quitanieves.
  • El padre helicóptero se cierne implacablemente sobre el niño por miedo y sobreprotección, gestionando cada movimiento y decisión que toma el niño.
  • El padre quitanieves va un paso más allá e interviene, ELIMINANDO todos los obstáculos, desafíos o problemas para el niño, contrario a un padre trampolín.
  • Los hijos No pueden aceptar la corrección o las críticas de su jefe o de los demás.
  • Los padres han seguido interviniendo y creando dependencia en sus hijos en lugar de equiparlos para lanzarse con éxito.
  • Estamos preparando a nuestros hijos para el fracaso cuando continuamos colocándolos en pedestales, tratándolos como si no pudieran hacer nada malo.
  • Les enseñamos que, si alguien trata de corregirlos o desafiarlos, correremos a su rescate mientras señalamos con el dedo acusador a maestros, entrenadores, árbitros, incluso profesores universitarios y empleadores, y los culpamos por “maltratar” a nuestro hijo.
  • Vivimos en una cultura que exige lo mínimo de nuestros hijos, mientras que todos reciben un trofeo solo por presentarse, independientemente de la actitud o la apatía.
    Hemos hecho de nuestros hijos nuestros ídolos: vivir la vida para servirlos en lugar de equiparlos con herramientas para el éxito.

Por otro lado: Series que reflejan la realidad de la maternidad

¿Cómo lo daña el que siempre salgas al rescate?

  • Les enseña a los niños a ser inseguros.
  • Les enseña a los niños la inestabilidad emocional.
  • Los niños no pueden aprender inteligencia social o autorregulación sin una oportunidad.
  • Serán completamente ineptos para lidiar con emociones difíciles
  • Creer que serán completamente ineptos para lidiar con emociones difíciles, puede tener un costo mucho mayor.
  • No empujar a nuestros hijos a crecer se ha convertido en una de las razones por las que estamos viendo un aumento en los pensamientos y comportamientos suicidas entre nuestros adolescentes.

¿Cómo ser un padre trampolín?

1. Permite que tus hijos cometan errores.
2. Enséñale a tu hijo la responsabilidad personal. No rescates a tu hijo de todos los conflictos.
3. Dale independencia a tu hijo.
4. Enséñele a tu hijo a considerar los sentimientos y las luchas que enfrentan los demás
5. Evita la tentación de empujar a tu hijo en una dirección, celebra quién es él y sus decisiones.
6.  Determina las áreas en las que tu hijo sobresale y ofrece tu apoyo y aliento
7. Tú hijo tiene que entender que los errores son una parte natural de la vida y son aceptables.
8. Cultiva la responsabilidad: Asumir la responsabilidad es, quizás, el constructor más excelente de autoestima.
9. Preséntale  oportunidades para participar en actividades que le interesan.
10.  Enséñele a resolver problemas

También: Estos son los tipos de padres que son bulleados por sus hijos

 

Conclusiones para los padre trampolín

Un estilo de crianza autoritario que es apropiadamente exigente, pero al mismo tiempo cálido y de apoyo, también contribuye a reducir los impactos de las adversidades.
• Si algo está asegurado, es la inevitabilidad de la adversidad.
• Debe recordarse que la resiliencia no es automática, un poder extraordinario, ni una bala mágica. En cambio, es un comportamiento que se puede aprender, internalizar y ejercitar en momentos estresantes. La resiliencia le da a la persona la capacidad de sobrevivir y recuperarse de desafíos extremos.