¿Cómo fortalecer el sistema inmune de tus hijos si no salen de casa?

Guadalupe Camacho · 2 septiembre, 2020

Ahora más que nunca es necesario reforzar las defensas de tus hijos. ¿Pero qué debes hacer? Un experto en inmunología te brinda los mejores consejos.

Fortalecer el sistema inmune es fundamental para afrontar el Coronavirus, pero también es indispensable a fin de curar lesiones como quemaduras, fracturas de hueso y enfermedades que van desde diarreas por infección hasta diversos tipos de cáncer infantil, explica el doctor en inmunología, Jorge Castañeda Sánchez, miembro de la Sociedad Mexicana de Inmunología.

¿Qué es el sistema inmune?

El sistema inmune o inmunológico es nuestra defensa contra las señales de daño que detecte tu cuerpo y que vengan del exterior, como infecciones por virus o bacterias; o del interior, como el desarrollo de células cancerígenas en tu cuerpo, dice Castañeda Sánchez.

El experto indica: el sistema inmune está en todo el cuerpo, en la piel, en los ojos, en el corazón, en la mucosa de la boca, en la sangre, en el aparato digestivo y prácticamente en todo el organismo.

¿Cómo fortalecer el sistema inmune de tus hijos si no salen de casa?

La leche materna fortalece al bebé

El sistema inmune de los niños comienza su formación y desarrollo en el útero de la madre, y tras el nacimiento va madurando a lo largo de los años. «Cuando el recién nacido es alimentado con leche materna se fortalece su sistema inmune, puesto que la madre le brinda no sólo nutrición sino también inmunoglobulina (proteínas que fortalecen el sistema inmune) y péptidos antimicrobianos (moléculas que ayudan al control de las enfermedades infecciosas)», señala Castañeda Sánchez.

Cuando el menor sale del útero se enfrenta con un mundo lleno de bacterias, parásitos, hongos y virus, por eso la inmunización es clave. Por eso, la lactancia materna es esencial para fortalecer al lactante.

Te puede interesar: Estudio demuestra que los niños asintomáticos de Covid-19 propagan el virus hasta por 3 semanas

Las vacunas apoyan inmunológicamente

El entrevistado explica que las vacunas que se brindan en la primera infancia ayudan al sistema inmune, puesto que con ellas se expone atenuadamente al menor de edad al microorganismo (virus o bacteria) con el fin de crear una respuesta inmune y, en consecuencia, generar una «memoria de combate» y esté preparado para afrontarlo nuevamente.

«Por eso es fundamental que los padres completen todas las inmunizaciones de la Cartilla Nacional de Vacunación, y no dejen pasar ningún refuerzo», recomienda Castañeda Sánchez, coordinador del doctorado de ciencias biológicas y de la Salud de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

La nutrición consolida la fuerza inmune

No se trata de comer lo que sea, sino hay que darle a los niños y adolescentes los alimentos que hagan madurar el sistema inmune. «Los alimentos cocinados en casa, limpios y variados permiten que las células del sistema inmune estén fuertes y puedan reaccionar en tiempo y forma ante cualquier infección o lesión», refiere.

Un niño nutrido no está obeso, sino que está en la talla, el peso y la vivacidad que se espera. «Los bebés y niños crecen muy rápido por eso pierden muchas calorías, puesto que están desarrollando hueso, piel, dientes y otros órganos y tejidos; incluso, están realizando conexiones neuronales esenciales para su supervivencia, por eso requieren alimentación muy nutritiva y de todos los grupos alimenticios», explica Castañeda Sánchez.

El deporte tonifica las defensas

El deporte en los niños comienza como un juego y, todos los días deben brincar, moverse, andar en bici o en patines. Sin embargo, con el paso del tiempo esos juegos se vuelven un deporte formal que ayudará a fortalecer las defensas.

No es extraño ver que los atletas se enferman poco y tienen una vida muy longeva, porque el deporte sí te ayuda a vivir más y mejor. Por ello, aún en contingencia, los niños deben moverse al menos de 30 a 60 minutos diarios.

Algunas opciones son:

  1. Bailar
  2. Saltar la cuerda
  3. Brincar en dos pies y en uno (con mucha precaución)
  4. Subir y bajar las escaleras (de la mano de papá o mamá)
  5. Hacer sentadillas y abdominales (no importa cómo le salgan)
  6. Pegarle a un costal o pera de box, etcétera

Dormir rejuvenece tu organismo

Dormir no es sólo cerrar los ojos, sino que permite a tu sistema inmune retomar fuerza y seguir con la máxima protección de tu organismo. Por ello, los niños que no duermen bien suelen ser enfermizos, les duele la cabeza, no alcanzan la talla esperada, tiene anemia y no aprenden durante las clases.

No te pierdas: 3 enfermedades que puedes confundir con una simple gripe

«El sueño fortalece las defensas de tu cuerpo y permite que todo funcione correctamente. De allí, la frase «‘ten un sueño reparador’. Lo ideal es que el menor duerma toda la noche y se eviten desvelos, puesto que el sueño que pierdes hoy no se recupera nunca», lamenta.

Suplementa con multivitamínicos

«Para los niños que no tienen una buena nutrición, es necesario brindarles suplementos alimenticios que los recomiende directamente el pediatra. No significa tomar vitaminas al por mayor, porque todo aquello que tu cuerpo tiene en exceso lo desechas, y si no lo haces pueden generar en el niño vitaminosis o exceso de estos micronutrimentos que pueden dañar en lugar de beneficiar», señala Castañeda Sánchez.

Lo más importante es tener una suplementación basada en las necesidades de nutrición del niño puesto que algunos productos no aportan los requerimientos necesarios.

 Deja que se ensucie

Los padres que exageran en la limpieza de sus hijos, están generando un sistema inmune débil. No se trata de vivir en la suciedad, pero tampoco es adecuado que la familia viva en un mundo inmaculado.

«Se ha demostrado que los niños que viven en hogares con limpieza excesiva suelen generar con mayor frecuencia alergias, infecciones y enfermedades cuando están fuera de casa, pues su cuerpo no está preparado para un mundo lleno de virus, bacterias y hongos», lamenta el doctor en inmunología de la UAM.

En casa deja que juegue con tierra, con las mascotas, que lave los trastes, que barra el patio y que aprenda a jugar bajo la lluvia.

También lee: Por qué los mosquitos se dan un festín con tu bebé

Dile adiós al tabaco y a la obesidad

Evita fumar en casa pues el humo del tabaco lesiona el sistema inmune, lo mismo que la obesidad y la diabetes. Procura que tú y tus hijos tengan buenos hábitos y evita comer productos chatarra, ser sedentario y usar tabaco.