Por qué no meterle miedo a tus hijos para que te obedezcan

Redacción bbmundo · 2 noviembre, 2020

Criar con miedo a tus hijos para que te obedezcan, puede tener fuertes consecuencias en su desarrollo emocional y personal. Conoce por qué no hacerlo.

Asustar a tu crío para que te haga caso, no es la mejor solución. Sí funcionan de manera casi inmediata, pero dejan secuelas psicológicas graves, que pueden ser a largo plazo. Te explicamos por qué no meterle miedo a tus hijos para que te obedezcan.

Meterle miedo a tus hijos para que te obedezcan es contraproducente

Los expertos mencionan que este tipo de conductas, por parte de los adultos, sí funciona de manera momentánea; sin embargo, puede desatar agresividad o complejos posteriores. Por lo que no se recomienda este tipo de estrategias cuando tu hijo no quiera portarse bien o comer lo que tiene en el plato.

Sabemos que este tipo de argumentos son utilizados con el objetivo de lograr un mejor comportamiento, pero los expertos en salud mental, explican que no es el mejor modelo para educar a los niños ya que, lo niños menores de 6 años aún no desarrollan su capacidad para diferencia entre lo real y lo irreal.

Por otro lado: 9 frases para cuando tu hijo tiene miedo

Ante esto. la psicóloga infanto-juvenil, del centro Raíces, Verónica Pérez, explicó que “puede atraer consecuencias importantes. Si amenazamos a los niños con figuras cotidianas como el médico o la policía, será muy probable que quiera huir cuando vea a gente de seguridad por la calle o que no quiera ir al centro médico…”

Una de las razones por las que no debes meterle miedo a tus hijos para que te obedezcan, es que críes niños miedosos, con poco deseo de conocer y explorar el mundo que los rodea, serán niños que necesiten estar acompañados en todo momento.

Otra de las razones que su aprendizaje se ve afectado, ya que cuando un niño tiene miedo, su sistema nervioso central está alerta y se encuentra activando el sistema nervioso simpático, por lo que es imposible que se produzca el aprendizaje.

Los expertos explican que, por ejemplo, cuando se les amenaza para que hagan la tarea, los niños terminarán haciendolo por miedo, pero en realidad la información no quedará retenida. Otra consecuencia es que se convierten en adultos miedosos, con tendencia a la ansiedad o depresión.

La importancia de no hacerlo

Una de las formas de ayudar a tu hijo para que supere estos miedos, es hacerlos sentir seguros y de explicarles que nada malo les ocurrirá. Por ejemplo, Verónica Pérez, educadora social, explica que “cuando nosotros mismos con nuestras amenazas somos los que provocamos esos miedos, es más difícil poder explicarles y darles seguridad”.

Revisa: Tenemos miedo de salir y se llama “Síndrome de la Cabaña”

Aunque la educación es un proceso sin fin, pero en la infancia es importante que se sientan seguros. “No es adecuado hacerles sentir que el mundo es un lugar peligroso para controlar su comportamiento” explica Verónica Pérez.

Agregó que es importante recordar que no hay que meterle miedo a tus hijos para que te obedezcan, ya que tu trabajo es acompañar al niño mientras descubre el mundo, adaptándonos a su momento evolutivo y ayudándole a entender cosas que todavía no puede comprender por sí mismo.

¿Cómo hacerle?

Una vez entendiendo que no es correcto asustarlos, lo ideal para que obedezcan es, explicarle la consecuencia de sus actos, por qué recomendable que haga las cosas.

A los cinco años, los niños aún no comprenden la diferencia de realidad con la de la fantasía, por lo que los expertos indican que “es recomendable no confundir su mente mezclando realidad con fantasía, ya que les confundirá mucho, además de que los posibles temores a los que le enfrentemos le desbordarán.

Artículo original: abc.es