Todos los bebés deberán nacer con ciertos reflejos —“primitivos”— que les permitan la sobreviviencia. Con ellos pueden succionar la leche de su mamá (o el biberón), también pueden sujetarse de la ropa o el cabello de un adulto e incluso, son capaces de nadar, momentáneamente, bajo el agua. Para conocerlos todos, te explicamos cuáles son los reflejos primitivos de un bebé que te hablarán sobre su madurez emocional.

¿Cómo surgieron los reflejos primitivos de un bebé?

“Los reflejos primitivos nos ayudarán a sobrevivir tras el nacimiento y durante los siguientes meses de nuestra vida. Estas acciones forman parte de nuestro legado como ¿primates?, ¿anfibios?, ¿peces?. La ciencia desconoce cómo se gestaron, lo que sí sabemos es que con ellas evolucionamos”, explica el pediatra neonatólogo, Javier Sánchez Nava, presidente del Colegio de Pediatría de la Ciudad de México.

Es por eso que algunos reflejos se producen solamente en períodos específicos del desarrollo y luego desaparecen porque ya no hacen falta. Sin embargo, la capacidad de succión de los bebés prematuros puede ser débil o inmadura, lo que conlleva diversas consecuencias que impactan negativamente al desarrollo de los recién nacidos más “pequeñitos”.

Son siete los reflejos primitivos de un bebé

De acuerdo con el entrevistado son siete los reflejos que los bebés tienen en el momento de su nacimiento:

El reflejo de búsqueda consiste tocar al bebé en la mejilla o cerca de la comisura de los labios, notarás que él abrirá la boca y girará hacia el lado donde lo tocaron.

El reflejo de succión permite al bebé succionar el seno de su madre, el biberón o el chupón cuando se le coloca un estímulo en el paladar. Es común que los pequeños se chupen sus manos o dedos desde los primeros días de nacido.

El reflejo del moro o del sobresalto y ocurre cuando el bebé escucha un ruido muy fuerte y, en consecuencia, él estirará los brazos y las piernas, echará la cabecita para atrás y comenzará a llorar fuertemente.

El reflejo de prensión consiste en hacer que el bebé abra y cierre su mano para dar un fuerte apretón. Solo debes acariciarle la palma y él realizará esa acción.

Reflejo de la marcha automática. ¡Tu bebé ya puede dar pasos! (más bien simular que camina) cuando lo sostienes firmemente de las axilas y lo colocas en una superficie plana, hará movimientos de caminata.

Los reflejos segmentarios medulares consisten en saber estornudar, deglutir y respirar espontáneamente, entre otras reacciones. Es uno de los reflejos primitivos de un bebé más importantes.

Reflejo de Galant consiste en colocar boca abajo al bebé, con la cabeza de lado, enseguida tocar a la derecha de columna vertebral, la reacción de pequeño será mover su cadera hacia ese lado y viceversa.

¡Cuidado con la diabetes gestacional!

Tu pediatra debe evaluar el estado neuronal de tu recién nacido, al checar cada uno de los siete reflejos desde el nacimiento. “Por ejemplo, enseguida del parto o cesárea, se limpia al bebé y se le dan las primeras atenciones, entre ellas es la colocación en el pecho de la madre y allí evaluamos el reflejo de búsqueda y de succión”, dice Sánchez Nava.

A los siete o diez días del nacimiento, “revisamos los otros reflejos primitivos de un bebé, si notamos que alguno de ellos no está presente evaluamos al bebé con una serie de estudios neurológicos. También, preguntamos cómo fue el embarazo, puesto que la preeclampsia o la diabetes gestacional generan partos prematuros y desprendimiento de placenta. En ambos casos, el daño es para el cerebro del bebé”, indica el experto.

Si eso ocurre, “debemos de darle seguimiento al recién nacido para saber si tuvo algún otro impacto neuronal que pueda complicar su desarrollo en un futuro”, precisa Sánchez Nava, neonatólogo y pediatra.

También lee:
→¿Cómo reconocer cuando tu bebé tiene un cólico?
→Estudio afirma que mamás solteras duermen más que las que tienen pareja?
→Mi hijo no pronuncia bien la «r» ni la «rr»