En la semana 25 del embarazo, tu bebé mide cerca de 23 centímetros de la cabeza a las pompas y pesa alrededor de 700 gramos. Es como una coliflor. ¡Cada día desearás más que llegue el momento de conocerlo! Ya faltan 3 meses para que eso suceda. ¡Calma, que viene el último trimestre!

¿Por qué es tan maravillosa la semana 25 del embarazo?

Este bebé tiene más pelo, que ya empieza a tener color y textura, tal vez parezca rizado, pero eso puede cambiar cuando nazca. Su piel sigue siendo muy delgada y se ve arrugada, pero gracias al desarrollo que ha alcanzado, poco a poco se ve más como será al nacer. En su piel, pequeños vasos sanguíneos empiezan a llenarse de sangre, por lo que deja de parecer un pergamino, va adquiriendo más color.

Las venas también aparecen en sus pulmones, un importante paso para que maduren y sean capaces de respirar. Durante la semana 25 del embarazo todavía no producen suficiente surfactante pulmonar, o agente tensoactivo, la sustancia que los expande y les permite enviar oxígeno a todo el cuerpo de tu bebé. Poco a poco en las siguientes semanas irán madurando para estar listos para su primer inhalación.

¿Sabes que sus fosas nasales respiran líquido amniótico? Hasta hace poco, los científicos pensaban que estaban cerradas y se abrían hasta el nacimiento.

Otro dato interesante es que alrededor de la semana 25 del embarazo, tu bebé empieza a notar dónde es arriba y dónde abajo, es decir, su sentido del equilibrio aparece. ¡Dentro de poco tendrá que ponerse para abajo, en posición de nacer!

Estás a punto de cumplir seis meses de embarazo y entrar a tu tercer trimestre. Tu pancita es del tamaño de un balón de futbol. Ahora si que has subido de peso, ¡y lo que te falta! Es normal si has aumentado aproximadamente 7 kilos y el hambre que sientes es abrumadora. Ya te la sabes: hay que escoger superfoods, lo que más te nutra a ti y a tu bebé. Tampoco te sientas mal si picas un poco de más, mientras te muevas y estés en un rango de peso saludable.

Una de cada dos embarazadas puede tener hemorroides, un resultado nada agradable del estreñimiento y la presión que tu bebé hace a tu intestino. Qué te puedo decir, ten paciencia, camina y come alimentos ricos en fibra. Si estás muy molesta, tu médico te puede recetar algún medicamento.

En la semana 25 del embarazo es posible que te pidan hacerte una prueba de glucemia, que mide tu nivel de azúcar en sangre y descarta la diabetes gestacional. Tu vientre es como un balón y dentro, tu chiquito ya es del tamaño de una coliflor. Su piel empieza a tener color, porque la sangre está llegando a ella, así como a los pulmones. Ya es capaz de respirar líquido amniótico.

Tu cuerpo experimenta cambios sorprendentes durante el embarazo que afectan casi todos tus órganos y tejidos, incluido el cerebro. Sin embargo, todavía no sabemos mucho sobre cómo cambia tu cerebro cuando estás embarazada.

Lo que conocemos hasta ahora es que durante el embarazo puede reducirse la materia gris, puede haber pérdida de la memoria y falta de concentración. De igual forma, el embarazo puede afectar a las neuronas y los circuitos cerebrales. No todo es malo, ya que en la semana 25 del embarazo también hay cambios positivos que facilitan el desarrollo de tu vínculo afectivo con tu bebé y agudizan tu instinto maternal.

Aunque nuestra comprensión sobre el cerebro en esta etapa aún es incipiente, está claro que el embarazo marca el comienzo de un período importante de tu desarrollo neurológico.

Durante tu embarazo trata de estar tranquila y lo más relajada posible, pues el estrés tiene efectos negativos sobre tu cuerpo y el desarrollo de tu bebé, e incluso te puede llevar a sufrir ansiedad.

También lee:
→La semana 24 del embarazo
→La semana 23 del embarazo
→La semana 22 del embarazo