En la semana 27 del embarazo estás despidiendo al segundo trimestre. En este momento, tu bebé no solo es más grande, también tiene completos los pulmones con su vasos sanguíneos listos para exhalar e inhalar cuando llegue el momento del nacimiento.

Maravillas de la semana 27 del embarazo

Este bebé tiene un tamaño de 34 centímetros de la cabeza a los pies y pesa aproximadamente un kilogramo. Es como una col, un cabbage patch. Si te haces un ultrasonido y miras su cara, será muy parecida a la que tendrá al nacer pero le falta rellenarse de grasita. A partir de esta semana tu bebé crecerá y crecerá con los mismos rasgos, por eso en los próximos meses, va a triplicar su peso.

El organismo de tu crío se dedicará a mejorar su sistema respiratorio y digestivo, a través de movimientos en el diafragma que pueden durar segundos o minutos y que le permiten tragar líquido amniótico. Si de repente sientes brinquitos rítmicos en tu vientre, ¿qué crees? Tu bebé tiene hipo. Es resultado del desarrollo de sus pulmones y es una sensación muy divertida. También puede tener hipo si comes algo muy picante, porque ya tiene papilas gustativas y más o menos dos horas después de que comas, será capaz de probar el sabor de tu alimento. Y si pica, se va a enchilar.

También notarás que los ciclos de actividad y de sueño ya están definidos y aprenderás a detectar cuando está despierto, incluso se chupará el dedo constantemente y esto ayudará a su musculatura; el bebé está ganando grasa y su piel está más suave, más estiradita.

A ti, tal vez te esté saliendo melasma o paño, como a 7 de cada 10 embarazadas. Cuídate del sol y usa protección solar, es básica. Tu panza ya tiene el tamaño de un balón de baloncesto, más grande que uno de soccer. 3 de cada 4 mujeres empiezan a sentir un poco de hinchazón alrededor de esta semana. La retención de líquidos es normal pero hay que observarla muy de cerca para que no se vuelva una complicación, sobre todo si te sube la presión, porque puede ser síntoma de preeclampsia. No dejes de tomar agua, reducir los líquidos no hace que se te quite la hinchazón, al revés, te empeora.

Sigue con los ejercicios de Kegel a fin de fortalecer el piso pélvico y para evitar que salga la orina mientras haces un esfuerzo como estornudar, toser o tener relaciones. Son clave durante la semana 27 del embarazo.

Aprovecha las hormonas que aflojaron tus articulaciones y trabaja tu flexibilidad, prueba con la mariposa, como se conoce a esta postura de yoga: siéntate, pon las plantas de tus pies juntas y abre tus rodillas, puedes utilizar tus codos para empujar éstas hacia afuera. Realiza este ejercicio de 30 a 60 segundos al día.

Si te cuesta trabajo dormir, busca alguna amiga embarazada para platicar por la noche, seguro habrá más de una despierta. Es que ya no te acomodas tan fácil, o tiene que ir al baño, o te despierta un calambre. O peor, las hormonas te dan pesadillas, todo normal.
Así que es preferible hacer pequeñas siestas durante el día, hay algunas almohadas que ayudan a sostener el vientre, también coloca almohadones en la espalda y debajo de las rodillas, para elevar las piernas y activar la circulación.

Este bebé ya mide lo que una col. Su cerebro está activo y empieza a tener los reflejos que serán básicos para sus primeros meses de vida, como el de sujetarse, el de succionar y otros más divertidos, como el de bucear o caminar. Además, en la semana 27 del embarazo su sistema respiratorio está madurando a pasos agigantados y empieza a tragar líquido amniótico porque su sistema digestivo ya está practicando. Una sensación divertida es el hipo, que tu bebé puede tener por que comiste algo picante o por el proceso de desarrollo de sus pulmones.

Estamos empezando el tercer trimestre y tu panza es cada vez más grande, como un balón de baloncesto. Es normal que sientas comezón, calambres y que se te hinchen un poco las manos y los tobillos. Sigue tomando agua y revisa que no te suba mucho la presión, es síntoma de preeclampsia.

También lee:
→ La semana 24 del embarazo
→La semana 23 del embarazo
→La semana 25 del embarazo