La semana 35 del embarazo te pone en la cuenta regresiva. Estás terminando el octavo mes y en máximo cinco semanas, tu bebé será un recién nacido y tú serás su mamá. Ahora es del tamaño de una piña: prácticamente es del largo que tendrá al nacer, unos 51 centímetros y pesa aproximadamente 2 kilos y medio. En las semanas que siga en tu panza va a seguir ganando peso. La mayor parte de los bebés pesan 3 kilos 400 gramos, el rango que se considera normal es entre 2 kilos y medio y cuatro kilos.

Sorpresas de la semana 35 del embarazo

Para esta semana casi todos los bebés ya están cabeza abajo y su cuerpo se rellena de grasa, una protección para el cambio brusco de temperatura que va a tener cuando nazca. Como ya es muy largo, en lugar de patadas, ahora vas a sentir giros y contoneos. Es básico que estés atenta a sus movimientos.

El cerebro de tu bebé sigue desarrollándose a gran velocidad. Durante el tercer trimestre, crecen mucho las regiones que controlan el habla, los pensamientos, las emociones, el aprendizaje y la función muscular. También aumenta de tamaño el cerebelo, que está involucrado en el aprendizaje, las funciones de comportamiento social y las funciones motoras complejas, y también controla el equilibrio necesario para ponerse de pie y caminar.

Un estudio publicado por la directora del Developing Brain Research Laboratory at Children’s National Health System en Washington confirmó que cada semana en el vientre es importantísima para el cerebro de tu bebé, pues el tamaño es tan importante como la estructura y es hasta la semana 36 que el sistema nervioso está completamente formado.

Tu panza ha crecido mucho, más de lo que pensabas que era posible. Ya no eres capaz de ver las puntas de tus pies, pero ahí están, porque sientes el dolor en tus pantorrillas y cuando levantas las piernas, puedes ver tus tobillos hinchados.

Sigue descansando, tomando suficiente agua y comiendo alimentos ricos en fibra. En la semana 35 del embarazo manténte cerca del baño, porque seguirás con la vejiga presionada y ganas frecuentes de hacer pipí. Eso te mantendrá ocupada, además de la sensación de que el tiempo se viene encima y debes tomar muchas decisiones sobre dónde y cómo quieres tener a tu bebé.

En este momento tu bebé ya es casi tan largo como será al nacer, pero sigue rellenándose de grasa que le va a ayudar a regular su temperatura fuera de tu útero. Su cerebro está creciendo a pasos acelerados, formando más materia gris y blanca, más espacio en su cerebelo y dentro de una semana, su sistema nervioso central estará completamente desarrollado.

Tu estás en la recta final y pensando cada vez más en tu parto. Es ese tiempo misterioso entre estar embarazada y tener a tu bebé en tus brazos, y es inevitable. A lo largo de la historia, el parto ha ido evolucionando, y de ser algo temido por la cantidad de mujeres que morían, hoy es un proceso muy seguro y que, bien monitoreado y asistido, es intenso pero feliz y memorable para la mayoría de las mujeres.

Como respuesta a la hospitalización del parto, donde las mujeres se llegaban a sentir poco consideradas y fuera de control, surgió la tendencia del parto humanizado, que se enfoca en respetar el proceso natural y ofrecer la mínima intervención clínica, sólo cuando es absolutamente necesario. Es importante que desde la semana 35 del embarazo sepas que es un menú de opciones del que puedes escoger, junto con tu partera o médico, lo que vaya más de acuerdo contigo.

También lee:
→La semana 2 del embarazo
→La semana 32 del embarazo
→La semana 34 del embarazo