¿Cómo rescatar la relación con mi amiga que no tiene hijos?

Nancy Steinberg · 29 agosto, 2018

¿Sientes que ahora que eres mamá, la relación con tu mejor amiga está desapareciendo? Aprendan a llevar este cambio utilizando estos consejos...

como-rescatar-la-relacion-con-mi-amiga-que-no-tiene-hijos

En la vida de la mayoría de las mujeres, llega un momento en que existe una especie de línea divisoria entre “la amiga que tienen hijos” y “la que no tiene hijos”. Ya sea que más adelante planeen tenerlos o no, este periodo pone a prueba las relaciones de amistad. ¿Y cómo podría ser diferente? Aún cuando una amistad sea cercana y los lazos que unen a dos amigas sean fuertes, la relación cambia de forma fundamental con la llegada de los hijos: las prioridades cambian, las necesidades cambian, los horarios y aún los niveles de energía cambian. Más aún: ustedes dos ya no son las mismas.

 

Ahora que soy madre, mi mejor amiga no me entiende

 

Y aún cuando ambas puedan sentir que el cariño permanece intacto, es importante reconocer los cambios y trabajar juntas para poder superar este periodo y lograr que, también la amistad, permanezca intacta: diferente sí, pero fortalecida y con grandes dosis de respeto hacia las diferencias y los nuevos estilos de vida.

Imaginemos que tú sostienes una charla contigo misma y, “a calzón quitado,” reconoces tus sentimientos y lo que te gustaría decirle a tu amiga mientras que ustedes están atravesando por esta situación.

 

Revisa: 5 formas de ser una mejor amiga

 

¿QUÉ LE PODRÍAS DECIR A TU AMIGA QUE NO TIENE HIJOS?¿QUÉ LE PODRÍAS DECIR A TU AMIGA QUE TIENE HIJOS?
“A veces me mandas un wapp a las 10 de la noche, hora en que tú estás llena de energía, y te molestas porque no te contesto.”“A veces me mandas un wapp a las 6 de la mañana, hora en que tú estás llena de energía, y te molestas porque no te contesto.”
“¡Qué difícil me es que me llames a las 9 de la noche, cuando estoy acostando al bebé y no puede escuchar tu conversación!”“¡Qué difícil es platicarte algo – te la vives con interrupciones y todo el tiempo se oye ruido de fondo, que no me deja escuchar tu conversación!”
“A veces me siento completamente atrasada con respecto a todas las noticias, porque no tengo tiempo de entrar a Facebook. Vamos, ya ni siquiera entiendo lo que escribes…!”“Te siento como si estuvieras desconectada; cada vez que te busco por Facebook no te encuentro…”

 

“A veces me estás platicando algo y yo me estoy cayendo de sueño; me preocupa algo de mi bebé pero siento que no te interesa que te cuente…”“A veces me cansa escucharte decir cuántas onzas de leche tomó el bebé y si la popó estaba firme o aguada…”
“Me da envidia tu estilo de vida: te puedes consentir más, hacerte manicure, salir de compras y, por supuesto, salir los fines de semana y dormir hasta la hora que se te antoja.”“Me da envidia tu estilo de vida: siempre estás rodeado de gente, los demás te apoyan y te veo completamente realizada como mamá.”
“No me tengas lástima – me gusta mi estilo de vida.”“No me tengas lástima – me gusta mi estilo de vida.”

 

Además: Cómo ser mamá de alta demanda y ¡ser feliz!

 

Sí, sus estilos de vida y las demandas del día día han cambiado, pero si ustedes reconocen el cariño y se apoyan mutuamente, seguramente podrán salir adelante de esta prueba de amigas. Algunas ideas que pueden ayudarles:

  • Busquen tiempo para pasar juntas; reconozcan que cada una de ustedes tiene necesidad de la otra que, si existen cambios, estos no tienen nada que ver con el cariño.
  • Manden mensajes positivos; puede ser que la otra tarde en contestar, pero intenten seguir compartiendo las cosas que son importantes y que desean que la otra sepa de ustedes.
  • Intenten no perder el contacto; no dejen pasar mucho tiempo sin saber una de la otra, para no permitir que se establezca la sensación de “le soy indiferente”.
  • No se olviden de las fechas importantes de la amiga
  • Reconozcan que una mujer soltera puede tomar decisiones de última hora, improvisar y vivir de una manera más espontánea, mientras que una madre de familia necesita más tiempo para organizarse y planear su vida.
  • El nivel de cansancio y estrés de una madre joven es mucho mayor que el de una mujer de la misma edad que no tiene hijos; planeen sus salidas respetando esta diferencia y ajusten la duración de los momentos que pueden pasar juntas.
  • Ahora ya no es fácil “caerle a tu amiga” – ella tiene un marido y un bebé a quien cuidar. Planear las visitas puede ser una buena idea.
  • Sí, ahora las conversaciones por WhatsApp pueden tomar todo el día. Pero cada una de ustedes necesita esperar su mejor momento para responder al mensaje de la otra.
  • Reconocer la necesidad que una siente por la otra les puede ayudar a encontrar los puntos medios donde se pueden encontrar.
  • Aceptar que se trata de una etapa – sí, llegará el momento en que la vida de la nueva madre se estabilice y ustedes se acostumbren al nuevo estilo que ahora tienen sus vidas.
  • La amiga sin hijos podrá reconocer que no siempre es necesario salir para poder pasarla bien – y la amiga con hijos podrá, poco a poco, empezar a organizarse para poder salir a veces de casa con sus amigas, y confiar en la persona que se quede al cargo de los niños, para poder pasarla bien con sus amigas.

En sus manos está permitir que esta división entre “tener hijos” y “no tener”, las una o las separe.