Recupera la fuerza vaginal para tener orgasmos después del parto

Revista bbmundo · 16 octubre, 2020

Es común que después del parto la vagina sufra cambios importantes. Te decimos cómo recuperar la fuerza vaginal para tener orgasmos.

Al fin, ha nacido tu bebé. Luego del parto, te darás cuenta de que muchas cosas han cambiado, pero quizá una que resulta impactante es la transformación de tu anatomía, pero más allá de esos jeans que te aprietan un poco, ¿qué sucede con tu vagina? Te decimos cómo recuperar la fuerza vaginal para tener orgasmos, después de tener un hijo.

Tips para tener fuerza vaginal para tener orgasmos

Los músculos vaginales pierden elasticidad después del parto y si no tienes los cuidados adecuados, verás que con cada hijo, la distensión vaginal será cada vez mayor, algo que no depende sólo de parir; la vida sedentaria, la edad y la menopausia son otros factores que merman el tono muscular, y por tanto, la capacidad para experimentar orgasmos.

Recuperación total

El primer paso es comenzar con los ejercicios de Kegel, que pueden realizarse sin problema un par de días después del parto. Sin embargo, lo ideal para todas las mujeres, sin importar su edad, si han tenido o no hijos, si se han hecho cesáreas o han parido naturalmente, es asistir a un curso de reeducación perineal.

Conoce: Tu pareja no es tu hijo ¡Aguas!

La reeducación perineal consiste en una serie de ejercicios guiados por especialistas que monitorear la recuperación de los músculos del perineo. Las actividades incluyen ejercicios de Kegel, elecroestimulación, masoterapia y nl uso de juguetes sexuales como las bolas chinas (las debes sostener únicamente con la fuerza de tus músculos vaginales y perineales). Estos ejercicios te ayudarán a tener fuerza vaginal para tener orgasmos.

Este tipo de cursos son impartidos por equipos de especialistas de varias disciplinas: ginecólogos, fisioterapeutas o kinesiólogos (especialistas en rehabilitar músculos a través del movimiento), psicólogos o psiquiatras, neurólogos y sexoterapeutas.

Los milagros existen

Los resultados de los cursos de reeducación perineal son evidentes después de varios meses, según tu disciplina y también la respuesta de tu propio cuerpo. Aunque, los avances de la ciencia médica pueden ayudarnos a estrechar y tonificar en poco tiempo el canal vaginal.
Primero considera que para tomar la decisión de operarte, no basta que un buen día tu pareja simplemente te diga: “¡Ya no aprietas igual!”. Si es así, lo mejor es darle las gracias por participar y conseguir un acompañante con mayor imaginación sexual. ¿Por qué? Principalmente porque es una cirugía de alto riesgo.

Conoce la fuerza vaginal para tener orgasmos respondiendo las siguientes preguntas:

  • ¿Desde el parto, has perdido la capacidad para tener orgasmos o son menos intensos?
  • ¿Tienes problemas de incontinencia urinaria leve?
  • Si la respuesta a cualquiera de estas cuestiones es sí, debes comenzar a ejercitarte.

También: La importancia del pezón en el cáncer de mama

La vaginoplastía

El procedimiento para recuperar la estrechez pérdida se llama vaginoplastia, lifting o estrechamiento vaginal; fue inventado en 1956 por el ginecólogo francés George Burou, quien lo utilizó para reasignar el género a hombres que deseaban convertirse en mujeres.

En la década de los 60, la cirugía se comenzó a utilizar en casos de vaginitis o malformaciones congénitas, como la agenesia vaginal –el desarrollo incompleto de la vagina–, y hasta finales de los 90 se convirtió en una cirugía estética.
La vaginoplastia puede realizarse con bisturí o láser, en ambos casos, se cierran los músculos que están alrededor de la vagina, para dar mayor estrechez a las paredes vaginales. Asimismo, las suturas en ambos casos se realizan con hilo quirúrgico y éste se cae una vez que la cicatrización de las heridas es completa, es decir, aproximadamente después de un mes.

El proceso dura apenas dos horas, se realiza con anestesia general, requiere sólo de un día de hospitalización y en siete días, la paciente está lista para retomar sus actividades cotidianas, siempre y cuando éstas no impliquen un alto esfuerzo físico. La recuperación total va de cuatro a ocho semanas, sin embargo, se recomienda esperar hasta doce para reanudar la vida sexual.
Como toda cirugía estética, el precio de la misma depende de la clínica y el país donde se realice, sin embargo, en México y Estados Unidos el costo es superior a los 52 mil pesos.

¿Me opero o no?

Los ginecólogos del American College of Obstetricians and Gynecologist, crítican duramente este procedimiento, señalan que se trata de una cirugía innecesaria, que sus beneficios pueden obtenerse con los ejercicios para fortalecer la zona perineal, además de que su efecto es temporal, ya que con el tiempo, la vagina vuelve a distenderse si los músculos no se ejercitan.

En términos médicos, son pocos los ginecólogos a favor de este procedimiento en mujeres que únicamente desean mejorar su vida sexual, ya que los riesgos incluyen, además del sangrado y la infección: el entumecimiento temporal, la disminución de la sensibilidad vaginal y cistitis crónica. Asimismo, es importante entender que la satisfacción sexual no debe concentrarse únicamente en la penetración. Ésta depende más del cerebro que de los genitales.

Revisa: ¿Cómo y cuándo hablar de sexo con tu hijo?

Ejercicios en casa

En los años 40, el Dr. Arnold Kegel inventó una serie de ejercicios para ayudar a fortalecer los músculos debajo del útero, la vejiga y el intestino grueso, con la intención de que hombres y mujeres con problemas de incontinencia urinaria o control intestinal, puedan manejar su padecimiento, hoy además se han convertido en una importante herramienta para mejorar la vida sexual de las personas sin importar su género o edad.

Aprende a hacer estos ejercicios de fuerza vaginal para tener orgasmos:

  •  Se pueden realizar de muchas maneras, aunque lo mejor es hacerlo sentada, con el tronco levemente inclinado hacia adelante
  • Realiza una contracción similar a la que realizamos cuando contenemos la orina, pero evitando el movimiento de los glúteos, el abdomen y las piernas
  • Para asegurarte de que estás haciendo lo correcto, introduce un dedo en la vagina y presiónalo contrayendo los músculos vaginales, si sientes que éstos se tensan, estás haciendo el movimiento correcto
  • Una vez que sepas esto comienza a realizar la contracción de manera firme durante tres segundos y luego relaja los músculos otros tres segundos
  • Repite el movimiento de 10 a 15 veces consecutivas, descansa unos minutos y haz dos series más

Para acelerar los resultados, consigue unas pesas especiales con forma de cono para ejercicios Kegel o un par de bolas chinas que puedes conseguir en tiendas de productos sexuales.

Artículo publicado en revista impresa No 107, septiembre 2012