¿Cómo poner límites efectivos sin lastimar a tu hijo?

Vidal Schmill · 10 junio, 2020

¿Buscas un método efectivo para poner límites efectivos sin lastimar a tu hijo? Te decimos cuáles son los errores principales que estás cometiendo

Los límites en la educación infantil y adolescente son como las señales de tránsito en el camino que incrementan las probabilidades de llegar a un destino deseado. Por eso te explicamos cómo poner límites efectivos sin lastimar a tu hijo.

8 formas de poner límites efectivos sin lastimar a tu hijo

**ESCUCHAR EN EL REPRODUCTOR

Error 1. Creer que los límites son un obstáculo para el desarrollo pleno y natural de tus hijos(as). Este error conduce a no poner límite alguno a tus hijos, los cuales pueden convertirse en hijos “tiranos” con tendencia al narcisismo.

“Cuando es pequeño, el niño te pide las cosas;
cuando es adolescente, te las exige,
y cuando es adulto te las quita.”
Jesús Amaya

Acierto 1. Marcar límites a las conductas inaceptables de mis hijos es positivo, pues son cercos que los organiza, contiene y protege (externa e internamente).

Error 2. Creer que el dolor educa y maltratar con “fines educativos” (golpes físicos y/o emocionales, críticas, descalificaciones e insultos).

Este error conducirá a que lastimes a quienes más amas y a fracturar tu relación con aquellos a quienes deberías cuidar y proteger. Por eso es importante poner límites efectivos sin lastimar a tu hijo.

Por otro lado: Como madre ¿cuándo y cuánto es suficiente darle a los niños?

El dolor produce resentimiento, fantasías de venganza y doble moral. Aprenderán a mentir para evitar el dolor. El dolor no educa, genera resentimiento, fantasías de venganza, fomenta la doble moral y la mentira. Normaliza la violencia y nos habituamos a ella.

“El que pega para enseñar sólo enseña a pegar”
Dicho popular

Acierto 2. Puedo corregir sin lastimar a mis hijos… ¡Sí! puedes poner límites efectivos sin lastimar a tu hijo

Error 3. Creer que una conducta inaceptable de tus hijos es una característica permanente de su personalidad.
Este error conducirá a “etiquetar” a tus hijos: “eres… tonto, torpe, distraída, descuidado, mala para los números” etcétera. Fomentando un auto-concepto negativo.
Lo inaceptable es la conducta negativa de tu hijo(a), no tu hijo(a). No te confundas y no lo confundas.

Si utilizas adjetivos, groserías, descalificaciones y “etiquetas” que lastiman su dignidad personal, estarás limitando su personalidad y dando pie a reacciones defensivas (se aislará y alejará de ti) o agresivas (se defenderá y te atacará).

Revisa: ¿Cómo combatir el machismo en tu familia?

Acierto 3. Corrige la conducta, sin lastimar a la persona. Cuida sólo mencionar la conducta a corregir, sin etiquetar, insultar ni agredir de ninguna forma la personalidad de tus hijos. Es importante tenerlo en cuenta a la hora de poner límites efectivos sin lastimar a tu hijo.

Error 4. Creer que eres la única influencia educativa para tus hijos y no intentar ponerte de acuerdo con quienes te ayudan a educarlos.

Este error conducirá a contradicciones entre los adultos importantes en su vida, descalificaciones mutuas y pleitos que impedirán educar y corregir conductas inaceptables de tus hijos.

Acierto 4. Necesito acordar con todos quienes me ayudan a educar a mis hijos, los principales criterios de decisión para evitar contradecirnos y no entrar en conflicto. Los niños y adolescentes necesitan saber que hay un frente unificado que los educa y no manipular al “bueno” y al “malo” a su conveniencia.

Error 5. No saber cuándo es necesario intervenir para imponer límites
y cuándo no lo es.

Esto conducirá a actuar como padres entrometidos en situaciones que no deberían intervenir e inactivos ante situaciones que exigen su intervención educativa. Ten cuidado si quieres poner límites efectivos sin lastimar a tu hijo.

También: Cómo no perder la cabeza con tu familia durante la cuarentena

Acierto 5. No intentar controlar toda la conducta de mis hijos, pero tampoco dejar de actuar cuando es necesaria mi intervención. Evitar los extremos: Ansiedad/Entrometimiento por un lado y Apatía/Indiferencia

Error 6. No ser claro, ni concreto en lo que quieres que hagan o dejen de hacer.
Este error conducirá a la falta de entendimiento, expectativas fantasiosas, regaños y frustración mutua.

Acierto 6. Los límites debes ser claros y concretos.
Claro significa decirle qué conducta debe hacer o qué conducta no debe hacer o, en su caso, dejar de hacer.

Concreto significa decirle lo qué ocurrirá como resultado de su decisión
[pérdida de un privilegio, tiempo adicional que tendrá que utilizar para hacerlo luego, etcétera]
Siempre dale la opción: tú elige o tú decide.

Error 7. No cumplir con la(s) consecuencia(s) especificada(s) en caso de que los hijos elijan no cumplir con el límite establecido.
Esto conducirá a la falta de credibilidad, engaños continuos y que te toman la medida.

Acierto 7. Aplicar y cumplir las consecuencias de lo que tus hijos eligieron. Permitirles vivir las consecuencias de sus decisiones.

La credibilidad (que tus hijos te crean) es el activo o recurso más valioso con el que cuentas para educar a tus hijos con inteligencia.

Conoce: La empatía en tus hijos ¿cómo inculcarla y para qué sirve?

Error 8. No ser consistente en los límites y en la aplicación de consecuencias. No ser predecible.

Este error conducirá a la manipulación de tus estados de ánimo y falta de predictibilidad. Carencia de criterios éticos para distinguir lo correcto de lo incorrecto. Así que aguas a la hora de poner límites efectivos sin lastimar a tu hijo.

Acierto 8. Ser predecible con lo que permito y lo que prohíbo.
No permitir o prohibir algo basado en mi estado de ánimo del momento.
Educa basada en valores, no humores.