Las pantallas transforman el cerebro de los niños, ¡confirmado!

Redacción bbmundo · 11 diciembre, 2018

En Estados Unidos se llevó a cabo un estudio que demostró cómo pasar demasiado tiempo frente a las pantallas, termina transformando el cerebro de los niños.

cerebro de los niños

Las ideas negativas que se tienen hacia las pantallas, parecen estar en lo correcto. Así lo demostró un estudio realizado en Estados Unidos, mismo que asegura que pasar tanto tiempo frente a las pantallas transforma el cerebro de los niños.

¿Cuánto tiempo pasa tu hijo frente a una pantalla?

 

La investigación se realizó por parte del Instituto Nacional de la Salud (NIH), donde los expertos seleccionaron 21 centros de investigación para empezar a estudiar el cerebro de 4500 niños (de 9 y 10 años). Al final, fueron examinados 11 mil niños, a quienes se les analizará durante varios años para conocer qué tanto influye en su desarrollo, el pasar tanto tiempo frente a estos aparatos.

El estudio del NIH ya arrojó los primeros resultados que se dieron a conocer en el programa “60 Minutes” de la CBS,  donde se demostró que las imágenes por resonancia magnética ya muestran diferencias cerebrales en los niños que pasan más de siete horas frente a una pantalla: teléfonos inteligentes, tabletas y videojuegos, entre otros.

También: El alarmante efecto de pasar largos tiempos frente a una pantalla

Entre los resultados que hasta ahora se han dado a conocer de los cambios en el cerebro de los niños se encuentra el adelgazamiento prematuro, también conocido como envejecimiento, en la corteza cerebral, el cual procesa la información que va de los cinco sentidos al cerebro. Sin embargo, cabe aclarar que la investigadora Gay Dowling, asegura que aún no están seguros “si esto se debe tiempo que se pasa frente a las pantallas, ni si es algo malo”.

Aunque los resultados comenzarán a publicarse a inicios de 2019, se ha definido que los niños que pasaron más de dos horas al día, frente a una pantalla, arrojaron pésimos resultados en las pruebas e lenguaje y razonamiento.

Artículo original: lajornada.com