¿Qué es el Síndrome de hipermovilidad articular (SHA)?

Revista bbmundo · 21 julio, 2020

Si notas que tu hijo tiene demasiada elasticidad en el cuerpo, podría padecer Síndrome de hipermovilidad articular y esto es lo que debes hacer.

Una característica que distingue a los niños es su flexibilidad; son capaces de morderse el dedo del pie o incluso ponerlo detrás de su cabeza sin mayor dificultad. Pero ¿qué pasa cuando es excesiva? Es probable que tu hijo padezca el Síndrome de hipermovilidad articular y no lo sepas.

Síndrome de hipermovilidad articular o SHA

Aunque una gran parte ve disminuida esta peculiaridad a los seis o siete años, quienes tienen este síndrome observan dicha capacidad de forma exagerada las articulaciones, no decrece con el tiempo y afecta las muñecas, los codos, los dedos de las manos y las rodillas, los cuales se “doblan hacia atrás” o forman un arco sin realizar un esfuerzo excesivo.

Además: Síndrome Inflamatorio Multisistémico Pediátrico asociado a Covid-19

Esto se debe a una alteración en el colágeno que hace que los ligamentos, tendones, venas y piel sean más elásticos de lo normal, pero también más frágiles. Es decir, quienes padecen Síndrome de hipermovilidad articular suelen presentar lesiones con golpes o caídas relativamente simples.

Usualmente este padecimiento no significa una urgencia médica, pero en ocasiones puede generar:

  • Dolor articular
  • Pie plano
  • Artritis
  • Deformaciones y desgaste de articulaciones
Esguinces
  • Dislocaciones
  • Problemas cardiacos

Por otro lado: Adhara, la niña mexicana con Síndrome de Asperger y un IQ superior a Einstein y Hawking

Los niños con este síndrome pueden desarrollar artritis y sufrir lesiones con facilidad.

Tratamiento para el SHA

A pesar de que no existe una cura, es posible disminuir el dolor articular y la tendencia el dolor articular y la tendencia a lastimarse constantemente poniendo en práctica los siguientes consejos:

  • Asistir a rehabilitación
  • Realizarse una terapia de inyección de colágeno (si el médico la prescribe).
  • 
Disminuir la intensidad de las actividades físicas de contacto. Los deportes que no requieren esfuerzos importantes, como la natación, son recomendables, así como el yoga.
  • Evitar cargar objetos pesados (nada que equivalga a más de 10% del peso corporal).
  • Tener buena condición física.

Si notas que tu hijo tiene un exceso de elasticidad coméntaselo al pediatra para evitar complicaciones.

Artículo original publicado en la revista impresa No 74, publicada en octubre 2011