Mentiras de los partos que Hollywood nos ha contado

Redacción bbmundo · 26 agosto, 2020

Hollywood y la televisión nos ha dejado muchas mentiras de los partos que es necesario romper. Te contamos qué dicen los expertos sobre ellos.

A lo largo de la historia del cine, hemos visto infinidad de escenas sobre los partos, algunas exageradas y otras que han hecho creer a la audiencia, cosas que definitivamente están alejadas de la realidad.  Por eso te enseñamos cuáles son las mentiras de los partos que Hollywood nos ha contado.

6 mentiras de los partos que Hollywood nos ha contado

Después de que Adam Key, lanzara su libro This is going to hurt , BBC Mundo buscó a tres especialistas en partos (no cesáreas) para salir de dudas y aprender a separar lo que es real y lo que no, sobre las escenas que hemos visto en las películas.

1.No nacemos bocarriba, ni limpios

Cuántas veces no hemos visto escenas donde el bebé sale cubierto de lo que aparenta ser líquido amniótico, pero viendo hacia  la cámara. Sin embargo los expertos explican que más del 90% de los bebés se colocan en posición cefálica, con la cabeza abajo o a lo mejor con un poco de movimiento hacia los lados.

Esto significa que todas esas escenas donde hemos visto que mira hacia arriba son mentira ya que además los vemos con los ojos muy abiertos y casi casi sonriendo. Por lo que la posición hacia abajo es la ideal pues «los diámetros de la cabeza del niño y los de la pelvis materna, es la posición más favorable» explicó la ginecóloga cubana Josefina López Menéndez.

Además: Embarazada y con COVID-19, ¿qué debo hacer?

Los expertos mencionan que los bebés no nacen limpios, así que si los vemos así en la televisión o en el cine, es porque seguramente sea una cuestión de estética. Por su parte, el Dr. Damián Dexeus, obstetra, ginecólogo y director médico de la clínica Women’s, en Barcelona, explica que «en las salas de partos más antiguas, sí lavaban al bebé y le quitaban el vérmix —la sustancia grasosa que protege y recubre la piel del bebé al nacer— y lo devolvían totalmente aseado, pero esto ya no ocurre».

2. Romper la fuente

Otra de las mentiras de los partos es ver que la actriz que interpreta el papel, termina empapada en abundantes aguas. Sin embargo, el ginecólogo explica que muchas veces  se realice una prueba para confirmar que la bolsa amniótica se ha roto, ya que se puede confundir el líquido amniótico con orina.

Además de que no siempre indica el comienzo del parto, sino que es parte de él. «De hecho, si la mujer experimenta la rotura de aguas mucho antes del parto, antes de que el bebé esté preparado para nacer, podría significar una complicación», explica la neozelandesa Ann Yates, asesora principal de la International Confederation of Midwives (ICM).

Por otro lado: Las fotos más impresionantes de parto y posparto 2020

3. Postura del parto

¿Recuerdan esas escenas donde la mujer prácticamente está pariendo sentada? Bueno no es que eso no pase, pero también depende del país. Por ejemplo, el ginecólogo Dexeus explica que en Estados Unidos o Reino Unido, es común que la mujer esté semisentada, con las piernas levantadas.

«Pero en países como España, la posición que usamos es la posición ginecológica, en la cual la mujer está tumbada, con la parte posterior de las rodillas apoyadas, y no tan incorporada. Además, para que la mujer esté más incorporada no puede haber recibido anestesia porque si no las piernas se van hacia los lados», recalca. Sin embargo recuerda que hay muchas posiciones para parir y no debes confiar todas las mentiras de los partos que nos pintan.

4. Llantos exagerados

Si bien es cierto que el parto es doloroso, al igual que las contracciones, los expertos mencionan que el dolor tampoco es desgarrador y que los gritos que vemos en las películas puede ser exagerado. Cabe destacar que depende de cada mamá y si recibieron la analgesia epidural, casi no hay gritos.

Revisa: Lo que nadie te dice de las cesáreas

«De hecho, en mi experiencia, la mayoría de las mujeres no están fuera de control y raramente gritan aterrorizadas durante el parto. Sí, a veces hacen ruidos —respiración fuerte o gestos para lidiar con el dolor de las contracciones— pero casi nunca son alaridos», explica la matrona Ann Yates.

5. Los hombres no aguantan

¿Alguien vio la película de Nueve meses? ¿Aquella donde Hugh Grant entra a la sala de partos y se desmaya al ver la aguja con anestesia que le inyectarán a su mujer? Pues así como esas escenas, hemos  visto varias donde parece que el hombre no soporta el impacto del parto y termina en el suelo; sin embargo es otra de las mentiras de los partos que vemos en Hollywood.

Aunque el ginecólogo Dexeus explica que esto sí llega a pasar, no es una norma. Por su parte Yates explica que «muchos hombres y mujeres que acompañan a la parturienta se complementan con ella en perfecta sintonía, y la ayudan y respaldan con todo lo que necesite».

También: Masaje perineal, cómo aplicarlo y cuáles son sus beneficios

6. El postparto

Durante el postparto suceden cosas que las cámaras no nos dejan ver, las suturas de las heridas o los desgarramientos que pasan si fue parto natural. Una de las cosas que dejan de lado son los entuertos o contracciones uterinas.  Además de que pocas veces hacen caso a la depresión postparto, la recuperación física que conlleva y lo difícil que puede resultar para algunas mujeres, el lactar.

«Todo este imaginario de las series y de las películas que nos lleva a pensar que el parto —y lo que viene después— es un camino de rosas y que es maravilloso es peligrosísimo porque no siempre es así. Es importante derribar mitos», recalca el Dr. Damián Dexeus.

Artículo original: bbc.com