Estás en la etapa final de tu embarazo y la emoción por conocer a tu bebé crece cada día más. ¡Pronto llegará el momento! En la semana 28 del embarazo tu bebé ha alcanzado una talla de 36 centímetros aproximadamente y pesa más de un kilo. Tiene el tamaño de una calabaza.

Sorpresas de la semana 28 del embarazo

Esta semana se completa la conexión de su oído con los nervios auditivos y acústicos, así que es posible que se mueva mucho en respuesta a estímulos como la luz y el sonido. Hasta lo puedes sentir saltar, un reflejo que es señal del buen desarrollo de su cerebro. A pesar de estar en un medio líquido, en esta semana ya puede oler. ¿Sabes que el líquido amniótico es excelente transmisor de olores y lo que comes y hueles hace que cambie cada día?

En su cerebro se están formando miles de millones de neuronas y su sistema nervioso se ha desarrollado lo suficiente para empezar a controlar algunas funciones como la temperatura de su cuerpo. Entre la semana 24 y la semana 28 del embarazo tendrás casi un litro de líquido en tu saco amniótico, por lo que tu bebé tiene suficiente espacio para moverse con más libertad.

La piel de tu bebé aún está cubierta por una capa de vello muy fino llamada laguno, que la protege. Puede parpadear y ya tiene pestañas ¡qué maravilla! Además escucha tu voz, así que platícale mucho y ponle música.

Mientras tanto, tu cuerpo sigue cambiando y preparándose para el momento del nacimiento. Las últimas semanas de tu embarazo son las más pesadas pero las más emocionantes porque cada vez sentirás más a tu bebé y aumentará tu ilusión por ver su carita y abrazarlo. Te cansarás con más facilidad, se te pueden hinchar los pies y los tobillos debido a la retención de líquidos, así que camina para activar tu circulación. Y ayuda a tu digestión comiendo ligero, varias veces al día.

Tu útero ejerce más presión sobre tu vejiga y tus riñones trabajan para filtrar entre 30% y 50% más sangre que antes. Toma suficiente agua para mantenerte hidratada, pero no cerca de la hora de dormir para que no tengas que levantarte muchas veces por la noche. Ya sé qué pesado es acabar de acomodarte entre almohadas para la panza, para la cintura y las rodillas, nada más para tenerte que levantar de nuevo al baño, pero son cosas básicas de la semana 28 del embarazo

Ya entramos de lleno en tu tercer trimestre. Tu bebé escucha, huele y prueba el mundo que lo espera, a través del líquido amniótico. Su cerebro produce millones de neuronas y ya pesa más de un kilo.

El embarazo en la pareja

Con la noticia del embarazo, muchas parejas suelen cometer un error involuntario. Desde el momento que se enteran que van a convertirse en padres, dejan de pensar como pareja para verse solo como futuros padres. Sin embargo, así como el proceso del embarazo requiere mucha atención y cuando el bebé llegue requerirá más su energía y atención, de la misma forma su relación de pareja necesita cuidados.

El estrés puede hacer que se enojen con mayor facilidad, que sean poco tolerantes. Es normal que tengan puntos de vista diferentes sobre lo que significa ser padres. Una puede sentir que es menos atractiva y demandará más atención de su pareja. Y otro puede aislarse y sentirse excluido. También puede disminuir el contacto físico y puede haber un distanciamiento sexual.

La cercanía, el contacto físico y la vida sexual son clave para mantener una relación de pareja sana durante el embarazo. Hay muchas maneras de alimentar la relación y vencer los retos que el embarazo y la paternidad representan, siempre y cuando ambos estén dispuestos a trabajar juntos y a vivir el embarazo como una de los mejores momentos de su vida.

Para la semana 28 del embarazo, me imagino que ya estás pensando cómo se va a llamar este bebé que en un par de meses vas a tener entre tus brazos. Y a tu alrededor, seguro que es una de las preguntas que más te hacen.

También lee:
→La semana 22 del embarazo
→La semana 25 del embarazo
→La semana 26 del embarazo