¿Para qué sirven las vitaminas prenatales y cómo tomarlas?

Revista bbmundo · 7 septiembre, 2020

¿Te quieres embarazar? Estas son las 13 vitaminas prenatales que debes tener en cuenta y cuáles son las dosis correctas para tu salud y la del bebé.

La maravilla de la concepción es innegable: a partir de un par de células y luego de nueve meses, tendrás contigo a un bebé que pesará alrededor de tres kilogramos y medirá 50 centímetros pero, ¿sabes cómo se logran esas características? Te contamos por qué es tan importante que tomes vitaminas prenatales y cuál es la dosis recomendad, aunque siempre debes revisarla con tu médico.

Lo que debes saber de las vitaminas prenatales

Durante el embarazo, tu alimentación es una de las más importantes y aunque estés atenta a tu nutrición gestacional, es probable que tu médico te recete algunos suplementos. Por ejemplo, las vitaminas son sustancias indispensables que tu organismo ocupa para asimilar otras, regular el sistema nervioso y ayudar a la formación del material genético, los glóbulos rojos y las hormonas. Además algunas no son producidas por nuestro cuerpo y debemos tomarlas de los alimentos o pastillas. Aquí te decimos cuáles son las más importantes y qué beneficios les brindan a ti y a tu hijo.

En el primer trimestre, el calcio que obtengas pasará a tus huesos, pero hacia el tercero irá al sistema óseo de tu bebé.

Además: Copa menstrual para quedar embarazada más rápido

Ácido fólico

Forma parte del complejo B (B 9) y es quizá la más famosa de las vitaminas prenatales
Función: Se encarga de formar el material cromosómico del feto, es decir el ADN, promueve la creación de los glóbulos rojos de la sangre y previene las malformaciones de cráneo, columna, labio, paladar y extremidades.

Presente en: Hígado de res, lechuga, brócoli, espinacas y vegetales verdes
Dosis diaria recomendada: 4 miligramos

Vitamina A (retinol)

Es del tipo de vitaminas prenatales, liposolubles o sea que tarda más en ser eliminada a través de la orina. Debe administrarse con cautela ya que un exceso durante el primer trimestre de gestación puede causar malformaciones en tu bebé
Función: Mejora las defensas del sistema inmunológico, desarrolla y mantiene la visión y protege la formación de la piel y las mucosas

Presente en: Productos de origen animal, principalmente hígado y huevo. En menor proporción, en zanahoria, brócoli, melón y papaya
Dosis diaria recomendada: 8 miligramos

Por otro lado: ¿Corre riesgo un bebé si el papá fuma marihuana?

B1 (Tiamina)

Su función es generar energía y contribuir al desarrollo del sistema nervioso central. Por eso es tan importante que la incluyas en tu lista de vitaminas prenatales.

Presente en: Avena cruda, cereales no refinados y frijoles
Dosis diaria recomendada: 1.5 miligramos

B2 (Riboflavina)

Participa en la obtención energética a partir de otros macronutrientes (carbohidratos, grasas y proteínas), interviene en la generación de anticuerpos y glóbulos rojos, y ayuda a otras vitaminas en sus funciones.

Presente en: Carnes de todo tipo, huevo, cereales fortificados y almendras
Dosis diaria recomendada: 1.6 miligramos

Revisa: El nuevo podcast de Martha Debayle y Spotify con todo sobre el embarazo

B3 (Niacina)

Interviene en la síntesis de algunas hormonas, circulación sanguínea y promueve el desarrollo fetal generando energía a partir de las grasas y los carbohidratos.

Presente en: Hígado y carne de res, aves y pescado
Dosis diaria recomendada: 1.5 miligramos

B6 (Piridoxina)

Al igual que todas las de este complejo no se almacena en el cuerpo y este tipo de vitaminas prenatales se elimina a través de la orina.
Función: Sintetiza las proteínas, las grasas y los carbohidratos e interviene en la formación de anticuerpos, células sanguíneas y en el desarrollo cerebral.

Presente en: Jamón y paté de hígado
Dosis diaria recomendada: 2.2 miligramos

Vitamina C

Se aconseja en el embarazo pues previene las infecciones urinarias y la ruptura prematura de las membranas.
Función: Promueve el crecimiento de encías, dientes y huesos; ayuda a la absorción del hierro y brinda al cuerpo una protección contra las infecciones, permite una correcta cicatrización al promover la formación de colágeno.

Presente en: Cítricos, fresas, brócoli y tomate
Dosis diaria recomendada: 70 miligramos

También: Trombofilia: ¿Por qué no siguió mi embarazo?

Vitamina D

También llamada calciferol es una sustancia que requiere la luz solar para su activación y absorción.
Función: Hace que el cuerpo utilice el calcio y el fósforo necesarios e impulsa la generación de huesos y dientes sanos.

Presente en: Aceite de pescado, hígado de bacalao, huevo y leche fortificada
Dosis diaria recomendada: 0.005 miligramos

Vitamina E

Es considerada una de las vitaminas prenatales más saludables aunque al igual que la A se sugiere consumirla con precaución.
Función: Tiene efectos antioxidantes y estimula la función de la vitamina A promoviendo el desarrollo de glóbulos rojos y músculo.

Presente en: Vegetales de hoja verde, cereales enteros, nueces y aceites de origen vegetal
Dosis diaria recomendada: 0.025 miligramos

Minerales

Como en el caso de las vitaminas, los cambios fisiológicos del embarazo, incluido el aumento del volumen sanguíneo, dan lugar a una disminución general de las concentraciones de diversos minerales que deben ser equilibrados y suministrados para evitar alteraciones en el metabolismo.

Conoce: Colágeno: para qué usarlo, cómo y cuándo tomarlo

Calcio

En el primer trimestre, las dosis que obtengas pasarán a tus huesos, hacia el tercero, irán al sistema óseo de tu bebé
Función: Evita la debilidad y desgaste de los huesos y promueve su regeneración.

Presente en: Toronja, guayaba, lechuga, berros, jitomate, col de Bruselas y pescado
Dosis diaria recomendada: 1,000 miligramos

Hierro

A pesar de una dieta balanceada, para asegurar que tengas un depósito suficiente, es probable que te lo recomienden tomar en píldoras
Función: Aumenta la cantidad de sangre en el cuerpo, estimula el desarrollo del feto e influye en el sano crecimiento de la placenta.

Presente en: Toronja, guayaba, lechuga, berros, jitomate, col de Bruselas y pescado
Dosis diaria recomendada: 27 miligramos

Zinc

Es uno de los responsables de la calidad de los óvulos y espermatozoides, así como el funcionamiento correcto del sistema reproductivo.
Función: Se encarga de mejorar la actividad cerebral, promueve la inmunidad contra infecciones bacterianas y contribuye a la cicatrización.

Presente en: Carnes rojas, hígado, cereales fortificados, pescados, mariscos, zanahoria, y durazno
Dosis diaria recomendada: 11 miligramos

Además: La música mejora la relación de padres e hijos

Yodo

Su deficiencia está relacionada con un mayor índice de abortos, poco crecimiento y en casos extremos, retraso mental
Función: Interviene en el funcionamiento de la tiroides y el metabolismo normal de las células.

Presente en: Sal yodada, pescados, mariscos y algas
Dosis diaria recomendada: 4 miligramos

Es importante señalar que aunque una dieta balanceada puede brindar todas estas vitaminas prenatales, es importante que consultes a tu médico, el único facultado para determinar si de acuerdo a tu caso particular, la administración de algún vitamínico está recomendada.
Recuerda que bajo ninguna circunstancia deberás auto medicarte ni consumir suplementos sin supervisión profesional.

Artículo publicado en la revista  impresa No. 83, en septiembre 2012