¿Por qué y cómo leer las etiquetas de los alimentos?

Dixie Montiel · 11 marzo, 2020

Surtir nuestra despensa es algo cotidiano, pero ¿sabemos lo que estamos comprando? Descúbrelo, aprendiendo a leer las etiquetas de los alimentos

En la actualidad somos más las personas que queremos cambiar nuestros hábitos para tener una mejor salud. Por lo tanto queremos consumir cosas saludables, pero una realidad a la que nos enfrentamos es que no tenemos el hábito de leer las etiquetas de los alimentos que compramos.

Leer las etiquetas de los alimentos transforma tu vida

Es aquí donde radica la importancia de saber qué es lo que estamos consumiendo porque en la actualidad los empaques hablan “maravillas” del producto, aunque en realidad, no sabemos si estamos comprando algo que de verdad nutre el cuerpo. Recuerda que no todo lo que se dice ser orgánico, vegano, healthy, integral, kosher o sin gluten, es saludable.

Uno de los primeros hábitos que sugiero incorporar es justo el de leer las etiquetas de los alimentos; no necesitas ser un experto o profesional de salud para hacerlo. En lo personal, este fue un hábito que me cambió la vida y la de mi familia, es un gran paso para empezar a ser selectivo y buscar productos que realmente aporten salud y bienestar a nuestro cuerpo.

Revisa: Aprende a leer las etiquetas de los alimentos

Recuerda que siempre será mejor consumir cosas que sean naturales y evitar en la medida posible los procesados, pero si no tienes alternativa es importante saber leer las etiquetas de los alimentos para comprar aquellos que menos impacto hagan en tu cuerpo y en el de tu familia.

Deben saber que existen ingredientes que debemos evitar, por los daños que hacen a nuestro cuerpo y las consecuencias que a la larga producen. A continuación, encontrarás un listado de los ingredientes más nocivos; si encuentras alguno de ellos en el producto que piensas comprar, te recomiendo no hacerlo.

Ingredientes tóxicos:

1.- Glutamato monosodico (sazonadores, frituras).
2.- Jarabe de maíz de alta fructuosa (es un edulcolorante muy económico que se encuentra en pan de caja, cereales, galletas, etc).
3.- Aceites parcialmente hidrogenados (son las grasas trans causantes de los niveles de colesterol malo elevados, triglicéridos, etc).
4.- Carragenina (presente en la mayoría de productos lácteos)
5.- Colorantes (amarillo 5 y todos los rojos, caramelo IV, son tóxicos).
6.- Azúcar refinada (en todas sus presentaciones).
7.- Bha/bht (butilhidroxianisol/butilhidroxitolueno, son conservadores derivados del petróleo y generalmente se encuentran presentes en dulces, chicles, caramelos).
8.- Nitritos y nitratos de sodio (generalmente están en los embutidos, son conservadores químicos y son tóxicos).
9.- Polialcoholes (se usan para sustituir el azúcar, se encuentran en casi todos los productos para diabéticos o light).

Por otro lado: 5 alimentos que afectan tu fertilidad

¿Cómo leer las etiquetas de los alimentos?

Te dejo tres sencillos pasos que te servirán para leer etiquetas de lo alimentos.

1. Leer los ingredientes

El primero que aparezca es el que tiene mayor proporción en el alimento; es decir, si en la lista el primer ingrediente dice “azúcar” ese es el ingrediente que más tiene. Por eso los primeros tres ingredientes son los más importantes.

Además: Alimentos para tener una buena salud intestinal

Si en tu producto encuentras dentro de los primeros tres alguno de la lista de ingredientes tóxicos, sugiero que descartes esa opción. Créeme, un vez que aprendes a leer etiquetas vas a quitarte la venda de los ojos sobre los productos que nos venden como “saludables”.

2. Conoce la cantidad de sodio que tiene

Evita comprarlo si tiene más de 140 gramos de sodio por porción. Los jugos procesados, embutidos, comida congelada y enlatada son altos en sodio.

También: Recetas de papillas en molcajete

3. Conoce el tamaño de la porción del la cantidad del producto

Toda etiqueta se basa en el tamaño ya que muchos contienen más de una porción y así podrás saber la cantidad exacta de sodio, azúcar, grasa saturada y demás ingredientes que contenga.

Ahora que ya sabes cómo leer las etiquetas de los alimentos, tendrás mejores decisiones a la hora de surtir la despensa para tu casa y con ello lograr un impacto positivo en tu salud y en la de tu familia.