¿Cómo darte cuenta que tu hijo está enfermo de los riñones?

Guadalupe Camacho · 16 octubre, 2019

Tu crío podría tener problemas en los riñones y no te has dado cuenta. Te dejamos más de cuatro síntomas que pueden servir de alerta.

Riñones

Los niños con problemas en los riñones suelen presentar talla baja, aunque ganen peso su estatura no es la esperada. “También presentan falta de control de sus esfínteres, y suelen mojar la cama por la noche y orinarse durante el día; incluso, llegan a tener un aliento desagradable a pesar de la constante higiene dental”, explica Víctor Manuel Barajas Valencia, neurólogo pediatra del Hospital Infantil de México Federico Gómez.

4 síntomas de las enfermedades en los riñones de tu hijo

Existen diversas condiciones y malformaciones que afectan los riñones y las vías urinarias de recién nacidos, bebés, niños y adolescentes. La ciencia médica ha contado más de 100 tipos de trastornos renales y en los últimos 20 años la incidencia de la enfermedad renal crónica (ERC) en los niños ha aumentado progresivamente.

La ERC en los menores de edad es muy diferente de los adultos. “Las malformaciones congénitas (desde el nacimiento) y los trastornos hereditarios son las causas más comunes de enfermedad renal en los pequeños y de acuerdo a la zona afectada serán los síntomas y los daños que haya en el organismo”, precisa Barajas Valencia.

También: Enfermedad Renal Crónica: ¿cómo cuidar los riñones de tu bebé?

Son cuatro los síntomas o señales que puede presentar tu hijo y que denotan una enfermedad en los riñones:

1. Talla baja

La talla baja es una señal de alarma. “El recién nacido crece con normalidad pero al paso de los años, el daño renal se incrementa y reduce la talla del niño, los padres lo notan cuando el pequeño ingresa al preescolar, pues observan a sus compañeritos más altos”, precisa el experto.

Si bien la talla baja es una señal de varias condiciones o enfermedades, vale la pena revisar los riñones si tu hijo no está alcanzando los indicadores esperados de talla. “Nueve de cada diez niños con enfermedad renal tienen talla baja”, advierte Barajas Valencia.

Además: 6 causas físicas por las que tu hijo sigue mojando la cama

2. Falta de control de esfínteres

Un número importante de personas considera que los niños mayores de 4 años que aún les “gana” de la pipí es por falta de madurez del menor, o debido a que lo consienten o regañan.

“No todas las pérdidas de orina son por causas psicológicas sino también porque hay problemas físicos como en los riñones o en el sistema urinario”, indica el entrevistado.

“Hemos tenido pacientes de seis años que de pronto tienen pérdidas de orina y simplemente no es algo que puedan controlar, y los padres no saben qué hacer pues consideran que es un problema de actitud del niño, un berrinche o que está estresado, pero la realidad es otra”, lamenta el experto en salud renal infantil.

Conoce: Infecciones urinarias en bebés

3. Constantes infecciones urinarias 

Los menores de edad también tienen infecciones urinarias y si son constantes habrá que estudiar los riñones. “Hemos notado que son los varones los que más infecciones urinarias tienen durante la infancia, al paso de la adolescencia son las mujeres; pero sin importar el género es necesario que se revisen los riñones”, recomienda Barajas Valencia.

“La anatomía urinaria del varón está estrechamente relacionada a las infecciones urinarias durante la niñez, por eso si tu hijo tiene infecciones de este tipo, mes tras mes, vale la pena que le hagan un chequeo renal y no solo le den tratamiento para la infección”, recomienda el entrevistado.

Por otro lado: 4 enfermedades comunes de guardería y cómo prevenirlas

4. Aliento desagradable

La boca de los niños con problemas renales tienen un olor desagradable (huelen a orina, a amoniaco tipo pescado echado a perder). “Esto es debido al síndrome urémico, que ocurre cuando hay una extrema elevación de las toxinas urémicas; y es justamente el riñón quien filtra y limpia el organismo de dichas toxinas, pero cuando falla, el aliento del niño está lleno de uremia que no se quitará hasta que se resuelva el problema renal”, advierte el experto.

Otros síntomas de enfermedad renal en el menor de edad son: 

  1. La orina tiene un color a refresco de cola o té. Recuerda que la orina tiene que ser color paja.
  2. Acumulación de líquidos en los pies.
  3. Tener sangre en la orina, ya sea fresca (se nota en la orina) o “vieja” (color de la orina oscura)
  4. Pujar frecuentemente al orinar
  5. Presenta dolor al orinar
  6. Tiene mucha orina y con espuma.

Revisa: ¿Cómo cuidar a tus hijos de las enfermedades del milenio?

El ultrasonido, gran aliado

Así como hay familias con tendencia a desarrollar cáncer o diabetes, también las hay con tendencia a desarrollar daño renal, por eso si estás embarazada o ya nació tu pequeño, es necesario que se haga un ultrasonido estructural, en el cual se observe cómo están los riñones y el sistema urinario del pequeño.

El tercer trimestre es ideal para conocer cómo está el riñón y las vías urinarias, y si encontramos cierta inconsistencia renal podremos darle tratamiento desde recién nacido. Por ejemplo, hay niños que tienen un solo riñón, o tienen los dos pero no se separaron y los tienen unidos, a ello se le llama: riñón de herradura, a veces localizamos con el ultrasonido quistes renales o cualquier otra condición que tenga.

En cambio, si tu bebé ya nació se puede hacer el ultrasonido en los primeros días de nacimiento, recuerda que el ultrasonido no duele.

Tratamiento

De acuerdo al tipo de enfermedad o daño renal será el tratamiento, puesto que para algunos niños es necesario hacer una cirugía para resolver alguna malformación; en cambio, otros requerirán de un trasplante renal. “Por eso, entre más rápido se haga un diagnóstico mejor calidad de vida tendrá el pequeño”, afirma el experto.