Catarata infantil: cómo prevenirla, qué la causa y cómo se cura

Guadalupe Camacho · 19 junio, 2019

¿Sabías que si la mujer embarazada presentan rubéola o varicela el riesgo de catarata infantil es muy alto? Te explicamos más de esta enfermedad.

Catarata infantil

La catarata no es exclusiva de los abuelos, también existe la catarata infantil, enfermedad que le puede dar a niños e incluso los recién nacidos.  ¿Estás embarazada o piensas estarlo pronto? ¿Sabes si tu bebé “viene” con catarata? Sí, también los pequeñitos nacen con esta enfermedad ocular, aquí te decimos cómo puedes prevenirla.

¿Cómo saber si tu hijo es propenso a padecer catarata infantil?

De acuerdo con Eduardo Chávez Mondragón, presidente de la Sociedad Mexicana de Oftalmología, en el mundo hay 13 millones de ciegos por catarata, enfermedad ocular que es 100 por ciento curable en recién nacidos, niños y adultos. Por eso es importante que conozcas qué es una catarata, cómo se previene y, cómo se cura, en especial la catarata infantil.

Te recomendamos: Ojos rojos o uveítis: la enfermedad que provoca ceguera en niños

No hay ningún remedio como gotas, pomadas o bebidas que resuelvan una catarata infantil, la única manera de hacerlo es con un cirugía en la que se quita el cristalino —lente natural del ojo situado atrás del iris y que sirve para enfocar objetos situados a diferentes distancias— que está opaco y se reemplaza por un lente intraocular”, afirma Chávez Mondragón.

Diversidad de causas

La catarata es una enfermedad que se presenta por diversos motivos. Los principales suelen ser durante el embarazo, “si la mujer embarazada padece rubéola o varicela (que se evitan si antes del embarazo se vacunan) el riesgo de catarata es muy alto, explica el cirujano oftalmólogo, Abel Ramírez Estudillo, jefe del Departamento de Retina de la Fundación Hospital Nuestra Señora de la Luz.

Además: ¿Cómo cuidar los oídos y ojos del bebé?

Otras causas de la catarata infantil son: padecer sífilis o herpes (enfermedades de transmisión sexual) durante el embarazo; también toxoplasmosis, infección parasitaria que se transmite por consumir alimentos, agua o tierra contaminada con heces fecales del gato. O bien, exponerse a rayos X durante los tres primeros meses del embarazo.

Además, si la madre consume fármacos como los corticoides, sulfonamidas y talidomida también hay daño en los ojos de su pequeño en el viente. Sin embargo, existen casos en los que simplemente el origen de esa catarata.

La retina completa su maduración afuera del vientre materno

La catarata infantil o congénita, debe diagnosticarse en el momento del parto, “se aplica una luz para revisar el fondo del ojo, en los dos, y si vemos una opacidad en el cristalino significa que hay una catarata”, precisa Ramírez Estudillo.

Por otro lado: ¿Cómo cuidar los ojos de tu hijo?

“Es esencial hacer este sencillo examen, porque si no se localiza la catarata en ese momento, se puede tener ceguera para siempre, ya que la retina es una estructura que no se termina completamente de desarrollar dentro el vientre materno, necesita del estímulo de la luz para poderse formar y así complete su maduración. Si esto no se logra, puede perder la capacidad de ver, aunque el resto del ojo esté bien”, lamenta Ramírez Estudillo.

La cirugía que regresa la vista

El recién nacido con catarata infantil no sabe que está ciego, pero entre más temprano se pueda rehabilitar mejor para él y toda su familia. “La cirugía de catarata congénita en México se hace con alta seguridad y eficacia; se lleva a cabo desde los primeros días de nacido, no hay que esperar ni siquiera 30 días y lo que hacemos es quitar ese cristalino opaco y colocar un lente con un tamaño que, mediante proyecciones matemáticas, colocamos dentro del pequeño ojo, nos ayudamos con equipos de alta tecnología con los que observamos los tejidos oculares en 3D”, precisa cirujano oftalmólogo Ramírez Estudillo.

También: Ojos muy grandes: el síndrome de Axenfeld-Rieger

Es entre los 12 y 14 años de edad cuando el ojo humano deja de crecer y es en esta edad a la que nos enfocamos en el tamaño del lente que se implantará, explica el entrevistado.

La recomendación de ambos médicos es tener un alto control prenatal para evitar el daño ocular en el pequeño; la alimentación, el descanso y la óptima hidratación en la mujer embarazada son esenciales para los ojos de su hijo.

En México nace un niño con catarata por cada dos mil nacimientos, pero los golpes contundentes en los ojos de los niños también opacan el cristalino y generan catarata. Por eso, es fundamental, evitar que el pequeño sea expuesto a cualquier tipo de lesión directa y contundente en los ojos.